Persisten retos en inscripción de bebés de parejas del mismo sexo

Una pareja heterosexual no casada puede inscribir a sus hijos a nombre de los dos padres, pero una pareja del mismo sexo que no está casada debe pasar por un proceso de adopción.

Por Sadot Santana Miranda

Si bien un bebé nacido entre un matrimonio de dos mujeres puede ser inscrito a nombre de ambas, el Registro Demográfico (RD) aún no permite esto de forma automática a parejas del mismo sexo que no están casadas.

Así lo reconoció Wanda Llovet, directora del RD, quien mencionó que cuando único se inscribe al bebé a nombre de una pareja del mismo sexo es cuando están casados. De no estarlo, la funcionaria indicó que tendrían que recurrir a un proceso de filiación por adopción, lo cual conllevaría iniciar un proceso en los tribunales. Es decir, en este ejemplo, la madre no gestante tendría que ‘adoptar’ al bebé que planificó con su cónyuge mujer para poderlo inscribir a su nombre en el RD. Una vez el tribunal otorgue dicha adopción, la madre no gestante podría acudir al Registro para entonces inscribir la criatura a su nombre.

“Desde el 2019, el Registro Demográfico está haciendo inscripciones de nacimiento de parejas del mismo sexo que estén en matrimonio. Cuando van al tribunal a solicitar el proceso de adopción es cuando la pareja no está casada. Si está casada, nosotros en el Registro Demográfico hacemos la inscripción a nombre de dos madres o a nombre de los dos padres”, mencionó la funcionaria en entrevista telefónica con Metro. La funcionaria indicó que, entre mayo de 2020 a mayo de 2021, 14 bebés fueron inscritos a nombre de parejas del mismo sexo.

Este diario cuestionó las razones por las cuales no se le permite a una pareja del mismo sexo que no está casada a reconocer al bebé a pesar de que a las parejas heterosexuales se permite que el hombre ‘reconozca’ a la criatura pese a no estar casado con la madre gestante.

¿Dos mujeres que no están casadas entre sí, una de ellas podría reconocer el bebé que tuvo su pareja?, preguntó Metro. “No lo puede hacer”, respondió Llovet. “Lo que pasa es que en las parejas heterosexuales está papá y mamá, que sabemos que hubo el embarazo y que papá contribuyó con ese embarazo. En este momento, cuando son dos madres no tenemos esa información que podamos añadirla a la información que enviamos al departamento de Estados Unidos del CDC para los datos estadísticos de los nacimientos”, continuó. Un hombre no está obligado a probar que es el padre de un bebé para poder inscribirlo. El Estado presume que "contribuyó con ese embarazo".

El abogado Omar Afanador, asesor legal de la agencia, admitió que “hay falta de expresiones legislativas sobre este tema”. Sin embargo, manifestó que la función del Registro se limita a ejecutar lo que le permite la ley.

En entrevista con Metro, el abogado y activista de derechos para la comunidad LGBTTQI, Osvaldo Burgos, alertó que este proceso de inscripción —también conocido como filiación voluntaria— podría incidir en los derechos de las parejas del mismo sexo. Incluso, debido a casos como el de un hombre transgénero que sea gestante, el letrado catalogó como “peligroso” que el actual Código Civil presuma que el parto define la maternidad.

“En el Código [de 2020], la filiación voluntaria todavía está pensada en una relación de posibilidad biológica, es decir entre hombre y mujer”, señaló el también portavoz del Comité Amplio para la Búsqueda de la Equidad (CABE). Burgos planteó que estas disposiciones del Código —que están establecidas en el Capítulo III de dicho documento— podrían ser impugnadas en los tribunales. “Es de preocupación porque entonces limitaría u obligaría a personas en pareja del mismo sexo, que quieran tener una familia y que quieran tener hijos, los obligaría a casarse lo cual no es una obligación en parejas heterosexuales”, comentó Burgos. “Esto no es un detalle que se les escapó a quienes redactaron el Código. Esto lo redactaron a propósito porque quienes redactaron ese Código no creen en los derechos de las parejas del mismo sexo”, añadió.

Hace dos años, Burgos representó a un matrimonio de mujeres quienes intentaron inscribir a su bebé a nombre de ambas madres. Sin embargo, en aquel momento, se enfrentaron a que funcionarios del Registro no le permitió a la madre no gestante inscribir la criatura a su nombre. Si bien en 2017 los tribunales locales —y eventualmente el Tribunal Supremo de Estados Unidos en Pavan v. Smith— respaldaron los argumentos de Burgos para permitir la inscripción a estos matrimonios, el letrado expuso que teme que aún haya empleados del Registro que continúen requiriendo a estas personas a someterse a un proceso de adopción antes de inscribir a la criatura. “No he recibido casos recientes que haya tenido que llevar a los tribunales. Pero sí he recibido personas que han pedido orientación sobre el asunto porque todavía hay funcionarios en el Registro Demográfico que entienden que la filiación por matrimonio —que es lo que habíamos llevado una de ellas— no lo querían reconocer”, dijo Burgos.

En cuanto a este tipo de inscripción, Llovet comentó que el Registro ha cambiado la documentación requerida para inscribir a un bebé y descartó que tengan personal que se niegue a realizar estas labores.

“Obviamente, todos los procesos que son nuevos que conllevan cambios hay limitaciones y hay retos. Pero te diría que en este momento todo el personal está adiestrado en que si llega una pareja que está en matrimonio y va a inscribir un bebé puede hacerlo, siempre y cuando esté en matrimonio”, dijo Llovet, quien aseguró que los cambios en la documentación incluyen que las personas puedan marcar que una inscripción de una criatura será a nombre de dos mujeres o de dos hombres.

Por su parte, la abogada Ada Conde también señaló que ha atendido casos en donde empleados del Registro se han negado a inscribir la criatura a nombre de uno de los cónyuges del matrimonio del mismo sexo', y donde les indican que deben pasar por el proceso de ‘adoptar’ al bebé de su pareja antes de inscribirlo a su nombre. Conde, quien aún mantiene una acción contra el gobierno ante el Tribunal Federal en torno al matrimonio igualitario, mencionó que han tenido que acudir con las parejas para instar al personal del Registro a que complete la inscripción. “Han tenido que inscribir porque lógicamente nos movilizamos al Registro que está cometiendo el discrimen y se resuelve la situación sin tener que escalar a tener que radicar un injunction en el Tribunal Federal para que los encuentren incursos en desacato”, dijo Conde en entrevista telefónica con Metro.

Inclusive, debido a estas discrepancias que ha provocado el Código Civil es que, en febrero pasado, Conde y un grupo de demandantes, pidió al juez federal Gustavo Gelpí a que mantuviera viva la controversia contra el gobierno ya que dicho documento mantiene disposiciones que podrían contravenir decisiones judiciales federales.

Te recomendamos este vídeo sobre las siglas LGBTTQA:

Notas de nuestro especial por el Mes PRIDE:

 

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo