Sin rastro de la guagua blindada que Rosselló compró por $245,000

Más de dos años después de que se generara la polémica compra, el gobierno no ha recibido el vehículo, que se habría destinado para uso de la Policía

Por Manuel Guillama Capella

Casi 20 meses después de completar el pago para obtener una guagua blindada que inicialmente se iba a utilizar para transportar al entonces gobernador, Ricardo Rosselló Nevares, el Departamento de Seguridad Pública (DSP) no tiene idea del paradero del vehículo que, en total, le costó $224,100 al gobierno.

Así lo dejó plasmado el secretario de Seguridad Pública, Pedro Janer, en una carta a la contralora Yesmín Valdivieso con fecha del pasado 29 de mayo.

El Departamento de Seguridad Pública ha confrontado problemas en localizar el estatus actual de la adquisición, que en origen se produjo desde La Fortaleza. Según documentos que hemos localizado, el pasado 25 de octubre de 2018, el Negociado de la Policía de Puerto Rico hizo un pago ‘por el balance restante’ de la compra del vehículo por la cantidad de $58,150. Al día de hoy, la propiedad no ha sido entregada ni a la Administración de Servicios Generales (dueño fiscal de la propiedad), ni al Departamento de Seguridad Pública”, lee la misiva de Janer.

El 23 de febrero de 2018, la Oficina del Gobernador, a través de la Administración de Servicios Generales (ASG), generó una orden de compra por $245,000 para adquirir una guagua Chevrolet Suburban “Premier”. Aunque el costo base del vehículo era de $86,950, las especificaciones de seguridad y comodidad que se le añadirían para el uso de la primera familia elevaban el precio hasta $245,000, una vez tomado en cuenta un “descuento especial” de $27,550.

Luego de que el 17 de julio de ese año el programa televisivo Jay y sus Rayos X revelara el contenido de la orden de compra, La Fortaleza informó que Rosselló Nevares no tenía conocimiento del precio al momento de realizarse la transacción, pero que una vez lo supo ordenó que la guagua pasara a manos de la Policía.

Al día siguiente, el exsecretario de Seguridad Pública Héctor Pesquera indicó que el vehículo se destinaría para el uso de la División de Armas y Tácticas Especiales (SWAT) del Negociado de la Policía, y que en ese momento se encontraba en Texas “en proceso de elaboración”.

Documentos suministrados a Metro por el DSP —luego de una petición de información sobre el estatus del vehículo— revelan el tracto de las gestiones que realizadas por la agencia para recibir el vehículo de manos de la compañía Texas Armoring, con sede en San Antonio.

El 23 de octubre de 2018, el entonces administrador de La Fortaleza, Luis Martínez Suárez, escribió al comisionado de la Policía, Henry Escalera, para indicarle que, debido a que la Policía pasaría a ser dueño de la guagua, sería responsable de pagar el balance adeudado a la compañía tejana.

Según se evidencia en esa carta y en una factura de Texas Armoring, la Oficina del Gobernador había desembolsado, el 9 de marzo de ese año, $165,950. En la factura de Texas Armoring se indica entonces que el balance para completar los $224,100 ascendía a $58,150, sujeto a que se recibiera esa cantidad a más tardar el 24 de octubre del 2018. De lo contrario, el costo de la guagua revertiría a los $245,000 originales.

En su carta a Valdivieso, Janer indicó que el pago de $58,150 se emitió el 25 de octubre, aunque una cronología elaborada por el DSP y que se incluye entre los documentos enviados a la contralora sostiene que el dinero se desembolsó el día siguiente.

En diciembre de 2018, Pesquera, en declaraciones escritas a Metro, afirmó que la Policía todavía no había recibido el vehículo porque la compañía estadounidense se encontraba trabajando en las adaptaciones necesarias para el uso por parte de SWAT. En marzo de 2019, una portavoz de prensa del DSP aseguraba que el vehículo llegaría en abril de ese mismo año, pero no sucedió.

Desde entonces, según la carta de Janer, el DSP y la ASG “han confrontado grandes retos para lograr comunicación adecuada con la empresa Texas Armoring e indagar sobre la entrega del vehículo”.

De acuerdo con el funcionario, en una fecha que no se precisa en la carta, el exsubadministrador de ASG José Roa Martínez se comunicó con Mike Weaver, quien en su página de LinkedIn aparece como coordinador de logística de Texas Armoring. Sin embargo, Weaver presuntamente indicó que tenía instrucciones de hablar únicamente con Mike Avilés y Jesús Hernández.

“Tanto el señor Mike Avilés como Jesús Hernández laboraban para el DSP para la fecha en que se transfiere la adquisición del vehículo de La Fortaleza al DSP. A esta fecha, el señor Avilés renunció como empleado del DSP, y el señor Hernández, al ser un empleado en destaque en el DSP, está de regreso a su puesto en el Departamento de Hacienda”, suscribió Janer en la carta a Valdivieso.

Sin embargo, tan reciente como el 28 de mayo, de acuerdo con las copias de correos provistos por el DSP, Weaver respondió a un mensaje de Melinda Romero, jefa de personal en la agencia. “Saludos Melinda. Yo soy el punto de contacto para este proyecto. Regresaré a la oficina la semana que viene y proveeré una actualización del estatus del vehículo. Siéntase en la libertad de llamarme directamente si tiene alguna pregunta”, escribió Weaver.

Entre octubre y noviembre de 2019 hubo comunicación constante entre el DSP y Texas Armoring. El 9 de octubre, Trent Kimball, tras recibir un correo de Abimelec Pérez, entonces director de Servicios Generales del DSP, respondió que referiría la situación al “gerente de producción” de Texas Armoring.

Entre el 17 de octubre y el 5 de noviembre, Weaver y Pérez intercambiaron al menos nueve correos electrónicos en los que mayormente intentaban cuadrar una llamada en conferencia entre Texas Armoring y personal del DSP.

De los correos electrónicos, sin embargo, parece desprenderse que la llamada nunca se concretó.

“Saludos, desafortunadamente hoy no puedo a las 4:00 p.m. Yo estaré disponible martes-jueves a las 2:00 p.m. CST (hora del centro de Estados Unidos) esta semana. Por favor, déjenme saber qué día es más conveniente para ustedes”, reza el mensaje de Weaver el 5 de noviembre, dirigido a Pérez con copia a varios funcionarios del DSP, entre ellos Elmer Román, entonces secretario de la agencia y ahora secretario designado de Estado.

Al menos en los documentos anejados a la carta a la contralora no se evidencia que el DSP haya intentado comunicarse nuevamente con Texas Armoring hasta el 26 de mayo de este año, cuando Romero envió el correo que produjo la respuesta de Weaver dos días después. Ya para esa fecha, este diario había solicitado información sobre el estatus de la compra del vehículo y su ubicación.

En ese correo del 26 de mayo, la funcionaria indicó que “varios cambios en el liderato del Departamento de Seguridad Pública de Puerto Rico han creado confusión sobre el estatus de la guagua Chevrolet Suburban 2018”.

Al solicitarle una “investigación exhaustiva” a la Oficina del Contralor, Janer afirmó que “no tuvimos transición al asumir nuestro cargo como secretario de Seguridad Pública y no hemos podido identificar un expediente detallado de la transacción en cuestión. Continuamos gestionando más evidencia con relación al mismo”.

Janer fue nombrado al cargo por la gobernadora Wanda Vázquez en diciembre de 2019.

El referido a la Contralora sería el segundo sobre el mismo asunto, ya que en julio de 2018, el entonces presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer le hizo un referido. Nunca se supo la gestión de la Oficina de la Contralora con ese referido.

En octubre de 2019, el entonces secretario del DSP, Elmer Román indicó en Jugando Pelota Dura que la guagua no había llegado, pero que cuando llegara a la Isla, ofrecía una trillita en ella. Aquí el video de aquella expresión:

Loading...
Revisa el siguiente artículo