Opinión

Alex Delgado: ¿Habrá primaria entre Pierluisi y Jenniffer?

Lee aquí la columna del periodista y director de programación de NotiUno.

En política nada está escrito. El cuatrienio pasado lo demostró. El 1 de julio del 2019, el entonces gobernador Ricardo Rosselló parecía encaminarse a revalidar como gobernador en las elecciones del 2020 ante un desarticulado Partido Popular Democrático (PPD). Un mes después, ya no era gobernador ni candidato.

Entra Wanda Vázquez como gobernadora y su paso por La Fortaleza fue de más desaciertos que aciertos. Los planetas se alinearon para que el PPD diera una pela en el 2020, pero volvieron a perder. Por eso digo que en política nada está escrito.

La comisionada residente Jenniffer González arreció sus ataques el pasado fin de semana contra el presidente de su partido y gobernador, Pedro Pierluisi, al señalar que bajo su administración se amenaza y amedrenta a quien asista a las actividades de ella. “Quiero reconocer a todos los presidentes del PNP de cada uno de los municipios que están aquí hoy, aunque los hayan llamado para amenazarlos con que los van a botar. A mí me gusta decir las cosas de frente, y aquellos que los hayan amenazado con botarlos de las agencias del gobierno, tranquilos, que falta poco. Aquí no hay miedo…”, dijo González en una actividad política a la que asistieron algunos de sus seguidores.

Lo que denunció Jenniffer González sobre la administración de Pierluisi es, a todas luces, un delito. Si la información es cierta y realmente ella es una figura que no tiene miedo, uno entendería que no le temblaría la mano y que llevaría el caso ante el Secretario de Justicia, Domingo Emanuelli, porque, después de todo, “aquí no hay miedo”.

Por otra parte, el gobernador Pierluisi perdió la oportunidad de demostrar compromiso con la trasparencia al no solicitar a Emanuelli, públicamente, que descargue su responsabilidad y cite a González para que se presente ante un fiscal y declare bajo juramento. El gobernador se escamó y rechazó que se realice una investigación porque, según él, eso no había ocurrido. Lució temeroso de que se investigue.

El secretario Emanuelli no debe esperar a que alguien lleve algo. Con lo que ha trascendido públicamente puede invitar a González a declarar lo que supuestamente sabe. Esto no se trata de un anónimo, es la propia González quien hace la denuncia pública. Mirar para el lado no puede ser opción.

¿Habrá primaria en el PNP?

Yo creo, hoy jueves 2 de febrero del 2023, que González no retará a Pierluisi. Pero, como digo, en política nada está escrito y eso puede cambiar. ¿Está intentando González debilitar la figura del presidente de su propio partido para forzar su retiro y ella aspirar? Creo que nadie debe tener duda.

González, dentro de su partido, tiene sus quilates políticos y no sería cualquier retadora. No ha ocultado su ambición de querer ser gobernadora. Fue una piedra en el zapato de Ricardo Rosselló y la primera en solicitar su renuncia. Hoy es otra piedra en el zapato de Pierluisi. Hace unas semanas, cuando trascendió una intervención federal con unos primos del gobernador, expresó: “Yo soy González Colón, no Pierluisi”. Ahora insinúa que el gobernador amenaza empleados públicos que la apoyen a ella.

¿Por qué entiendo hoy que no habrá primaria?

El pasado cuatrienio fue el peor en la historia del PNP estando en el poder: el manejo de la emergencia del huracán María, la renuncia de Rosselló, el manejo de terremotos, las escándalo de pruebas del Covid, entre otros eventos... Y la colectividad prevaleció en las urnas, contra todos los pronósticos. Hasta el momento, no ha ocurrido algo con Pierluisi como para establecer que no tiene probabilidad de ser reelegido. ¿Puede eso cambiar? ¡Por supuesto! Pero, hasta hoy, no ha ocurrido algo trascendental. Si a eso le suma que el PPD sigue desarticulado, pues no es descabellado pensar que las probabilidades de que Pierluisi sea reelecto son reales hoy.

Hace unos días trascendió que el gobernador tiene en $2.2 millones en recaudados para la campaña. González ha reportado poco más de $260,000 hasta septiembre. Ella lleva meses insinuando que va a correr para la gobernación, pero, aún así, el dinero parece no llegarle como para retar a un gobernador. Mientras no anuncie si va o no a retar al gobernador, sus recaudos no aumentarán de forma considerable.

¿Por qué no anuncia? Entiendo que porque no ha podido darle aún un tiro de gracia político a la aspiración de Pierluisi. Si Pierluisi tiene números que indican que prevalece en las elecciones del 2024 y no ocurre algo de impacto que desacredite directamente su imagen, entiendo no va a quitarse.

El el 2016, Pierluisi tuvo una primaria con Ricardo Rosselló y el partido se dividió por la misma mitad. Rosselló prevaleció con el 51%. En el 2021, Rosselló obtuvo alrededor de 73,000 votos por nominación directa para “cabildero de la estadidad”, siendo el que más votos obtuvo en un evento en el que, evidentemente, participó solo el corazón del rollo del PNP. Ricardo Rosselló sigue siendo una figura relevante en ese corazón del rollo, y es ese elctorado el que principalmente participa en las primarias. Luego de que Jenniffer González fuera la primera en empujar a Rosselló por el barranco al solicitar su renuncia en el 2019, ¿ven ustedes a Rosselló o su electorado cerrando filas detrás de la candidatura de Jenniffer González sobre Pedro Pierluisi? Pues no lo sé, pero creo que es algo que amerita incluirse en el análisis.

Entiendo que Jenniffer González tendría que luchar contra las fuerzas de Rosselló y Pierluisi dentro del corazón del rollo, aunque Rosselló no haga expresión pública a favor de uno o de otro. No olviden que, en ocasiones, este hace más movimientos políticos por debajo del radar que sobre la superficie. Para esos dos sectores, si las encuestas públicas proyectan que el gobernador puede ser reelecto y aún así González lo reta, pues podrían tomar dicho reto como un simple capricho más que como una necesidad de que el partido prevalezca en las elecciones generales. Si el gobernador no prevaleciera en dichas proyecciones, entonces ella sí tiene una razón para retar a Pierluisi.

Hasta el momento, en mi opinión, Jenniffer González podría estar inclinada, pero no decidida. ¿Cuál es la diferencia entre una cosa y la otra? Decidida es que va a aspirar a la gobernación en las próximas elecciones no importa qué. Inclinada es que lo haría si se dan unas circunstancias. Una de ellas es que ocurra algo trascendental que inhabilite a Pierluisi como candidato a la reelección. Mientras eso no ocurra, pienso que Jenniffer González no lo retará, aunque necesita mantener viva la posibilidad ante sus seguidores. El tiempo dirá.

Más columnas de Alex Delgado:

Tags

Lo Último

Te recomendamos