¿Quieres azúcar regular o de dieta?

—De dieta, mija, que me sube el azúcar.

Pero, si te acabas de comer un pedazo enorme de lasaña con arroz blanco por el la’o y un jugo de parcha.

-Ah, la parcha es pa’ bajar la presión, pero, no pedí postre, solo un cafecito con leche y azúcar de dieta porque tengo diabetes.

Pues vamos a caminar unos minutos para ayudar a quemar esas calorías.

—Ve tú, que yo voy a fumar.   

Es posible que hayas tenido alguna conversación parecida a esta con algún amigo o familiar que tiene diabetes tipo 2 que relaciona los dulces con los niveles altos de glucosa, pero no con el exceso de alimentos, el sedentarismo, o el tabaquismo. Esto significa que no entiende lo que es la diabetes ni cómo se maneja.

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica, grave, progresiva que requiere estricto control para evitar complicaciones. Se desarrolla cuando el páncreas deja de producir suficiente hormona insulina o cuando esta ya no es funcional. La insulina es necesaria para mover el azúcar en la sangre hasta las células y darle energía. Sin insulina hay demasiada glucosa en la sangre, y esto puede dañar el corazón, los ojos, los riñones, o los nervios entre otros.

Hay que tomar en serio el control de la diabetes y la prevención de sus complicaciones. En 2015, la diabetes fue la causa directa de 1.6 millones de muertes según estimados de la Organización Mundial de la Salud. Cuando la diabetes está descontrolada, los niveles de azúcar aumentan, permanecen alto y, con el tiempo, pueden dañar gravemente muchos órganos o sistemas como estos que señala la Asociación Americana de Diabetes. Ojos: las personas con diabetes tienen mayor riesgo de ceguera que las personas sin diabetes. Los exámenes de la vista periódicos ayudan a detectar cualquier problema temprano y atenderlo adecuadamente.

TE PODRÍA INTERESAR

Nervios: el daño en los nervios causado por la diabetes se llama neuropatía diabética. Aproximadamente, la mitad de todas las personas con diabetes tienen algún tipo de daño neurológico. Esto es más común en quienes han tenido la enfermedad por varios años.

Corazón: dos de cada tres personas con diabetes mueren de enfermedades del corazón o derrame cerebral. La presión arterial alta hace que tu corazón trabaje más de su capacidad; los triglicéridos altos aumentan el riesgo de un ataque al corazón.

Riñones: un alto nivel de glucosa contribuye a que los riñones pierdan su capacidad de filtrar los productos de desecho, lo que resulta en nefropatía. Si el daño en los riñones es irreparable necesitarás diálisis o trasplante del riñón.

Comparto contigo recomendaciones para disminuir el riesgo de complicaciones de salud por diabetes tipo 2 y vivir bien. Hazte chequeos médicos regulares aunque te sientas bien. Monitorea tu azúcar. Usa tus medicamentos según indicado. Sigue una dieta sana porque ayuda a mantener los niveles deseados de colesterol y glucosa en la sangre, así como controlar la presión arterial. Realiza, al menos, 30 minutos de actividad física diaria. Y deja de fumar, está probado que aumenta el riesgo de muerte.   

Loading...
Revisa el siguiente artículo