Inefectivo Salud en el proceso de citar adultos mayores para vacunación contra Covid-19

Como consecuencia, la Guardia Nacional opta por atender libremente a las personas de 65 años o más que lleguen sin un turno

Por Manuel Guillama Capella

Ante las extensas filas de autos y denuncias de desorganización en los procesos de vacunación contra el Covid-19 que lleva a cabo la Guardia Nacional, que a partir de hoy atiende paralelamente a personas que deben administrarse la segunda dosis y a adultos mayores que reciben la primera, la directora del Programa de Vacunación del Departamento de Salud, Iris Cardona, admitió que las autoridades deben reforzar la comunicación a la población para evitar complicaciones mayores.

Cardona mencionó que recibir a personas a las que no se les ha citado para recibir la primera dosis o que acuden a administrarse la segunda dosis fuera de la fecha dispuesta complica el orden y logística que busca mantener la Guardia Nacional.

La tarea de citar a personas de 65 años o más para que se vacunen en los centros que opera la Guardia Nacional, sin embargo, recae sobre el propio Departamento de Salud y, al menos para la jornada de hoy, los turnos no se habían asignado en su totalidad. Al coliseíto Pedrín Zorrilla en Hato Rey, por ejemplo, Salud logró citar a menos de una tercera parte de las 500 personas que se pueden atender diariamente.

Te recomendamos:

Esa deficiencia provoca que la Guardia Nacional, para evitar el desperdicio de vacunas, acepte inocular a cualquier adulto mayor que llegue a los predios del recinto deportivo.

Miguel Ortiz, de 67 años, viajó desde Yauco hasta el Pedrín Zorrilla porque, según explicó a Metro, se le hizo imposible encontrar algún proveedor con vacunas disponibles más cerca de su hogar.

“Me apunté en una farmacia en Yauco pero no me llamaron. Llamé a la farmacia y me dijeron que no había vacunas. Yo soy aventurero, estoy con mi esposa solo. Subí para acá (a San Juan) y me dio por entrar aquí (al coliseíto). No me preguntaron nada sobre turno. Fueron bien amables”, relató Ortiz mientras esperaba a concluir el periodo de observación luego de recibir su primera dosis de la vacuna. Ortiz agregó que su esposa, empleada de una escuela, no lo acompañaba porque espera vacunarse la semana entrante.

Al momento, el Departamento de Salud no había provisto a Metro un desglose de los turnos que se asignaron para hoy en cada uno de los seis centros que opera la Guardia Nacional.

Para atender simultáneamente a ambos grupos, la Guardia Nacional dispuso que las personas que 65 años o más que buscaban la primera dosis entraran a los predios del Pedrín Zorrilla por la avenida Domenech, mientras las personas que tuvieran que administrarse la segunda lo hicieran por la avenida Roosevelt.

Sin embargo, ya en horas de la madrugada de hoy, la fila de la avenida Roosevelt alcanzaba la avenida Andalucía, en Puerto Nuevo y se extendía hasta la avenida Piñero.

Cardona, en entrevista con este medio, rechazó que la situación hubiera provocado escasez de segundas dosis.

“Eso lo vamos a investigar porque no debe haber razón para que exista escasez de una segunda dosis, a menos que el proveedor las haya malutilizado. Ciertamente las segundas dosis vienen atadas al que recibió la primera. Una vez tenemos la lista de personas que reciben la primera dosis y el proveedor que las administró, las vacunas le llegan directamente al proveedor unos días antes de la fecha que les corresponda. No es correcto que haya escasez de segundas dosis. Si así se dio en algún centro hay que ver qué fue lo que ocurrió y cómo se utilizaron las dosis de vacunas”, afirmó Cardona.

En el Pedrín Zorrilla, la vacuna que se administra es la que fabrica la compañía Moderna, que requiere una segunda dosis 28 días después de la primera. Cardona precisó, no obstante, que esa segunda dosis, o ‘booster’, puede ser efectiva si se aplica entre 23 a 42 días después de la primera, por lo que la política del Departamento de Salud es administrarla incluso si la persona no acude exactamente al día 28.

“Hacemos un llamado a las personas que les toca la segunda dosis a que aprovechen la oportunidad porque en ese periodo, del día 21 (en el caso de la vacuna de Pfizer) o 28, está garantizado su espacio. Si no ocurre esto, y (la vacuna) se saca del refrigerador, ciertamente se va a administrar a alguien más y esa segunda dosis, para la persona que no la pudo coger, nos complica la logística. La instrucción es que todo el mundo reciba la segunda dosis”, dijo Cardona.

¿Qué personas acudan a recibir la segunda dosis fuera de fecha puede provocar que no haya una dosis disponible para alguien que vaya el día estipulado?, le preguntó Metro.

“No necesariamente. No debe ocurrir. Estamos sacando una dosis extra de cada frasquito y tenemos una contabilidad bastante afinada. Si una persona va dos semanas después no debemos tener un problema mayor, pero si mil personas hacen lo mismo, podríamos tener un problema de logística serio”, respondió la infectóloga pediátrica, al subrayar que tal escenario no ha ocurrido.

Keyza Cruz, jefe del personal de enfermería que trabaja en el Pedrín Zorrilla, detalló que para hoy, además de las 500 vacunas separadas para los adultos mayores que fueran a recibir su primera dosis, se reservaron 500 adicionales correspondientes a la segunda dosis.

Jacqueline Graulau, quien se identificó como maestra en un centro ‘Head Start’, se manifestó satisfecha con la organización que había visto en el coliseíto, adonde acudió para administrarse la segunda dosis. Mencionó que, en su caso, llegó a eso de las 7:00 a.m. a la entrada del parque Luis Muñoz Marín, y tomó cerca de dos horas en lo que rodeó el complejo deportivo por la avenida Andalucía hasta ingresar por la avenida Roosevelt.

“No he tenido problemas. Pero quiero que se organicen para que, al menos en las personas de 65 años o más, las vacunen en sus pueblos. Hay una señora de Villalba, es cuesta arriba el viaje, las horas en la fila”, dijo la maestra.

Una portavoz de la Guardia Nacional indicó que después de las 4:00 p.m. podrían informar el total de personas que recibieron vacunas en la jornada de hoy.

Cardona, en tanto, detalló que hasta ayer se habían administrado 288,974 dosis de la vacuna contra el Covid-19, de las cuales 54,972 correspondían a la segunda dosis.

En total, se habían distribuido a los proveedores 442,460 vacunas de las 526,225 que el gobierno federal ya ha entregado a Puerto Rico.

Entre las restantes, dijo Cardona, hay unas 20,000 que se repartirían a centros de vacunación entre hoy y mañana, y cerca de 60,000 que están reservadas para la segunda dosis.

Loading...
Revisa el siguiente artículo