Sigue creciendo la popularidad de Alexandria Ocasio-Cortez

La representante está en boca de todos

Por AP

Créalo o no, hay otros miembros del Congreso además de Alexandria Ocasio-Cortez.

A veces cuesta imaginarse que hay más legisladores a juzgar por la popularidad de la representante neoyorquina, que genera una atención digna de un Donald Trump. Ha salido en la primera plana de los dos tabloides de Nueva York, la mencionan a cada rato en el programa “Saturday Night Live”, es blanco de una investigación del Washington Post y en una conferencia de conservadores la compararon con un personaje de McDonald’s que se roba hamburguesas. Todo esto en lo que va del mes.

El fin de semana pasado fue mencionada en la conferencia South by Southwest, donde el científico Bill Nye brindó su apoyo a su proyecto de ley sobre el medio ambiente.

Audaz, joven, maneja muy bien las redes sociales. Es idolatrada por la izquierda, denostada por la derecha e irresistible para los periodistas.

“Es un calco de Donald Trump, en el otro extremo”, afirmó Frank Sesno, director de la School of Media and Public Affairs de la Universidad de George Washington y ex jefe de la oficina de Washington de CNN. “Él es viejo, ella es joven. Él es de derecha, ella es de izquierda. Lo que tienen en común es su estilo osado, su determinación. Y su retórica es la retórica descarada, a veces soez, que imponen las redes sociales”.

Te podría interesar: 

En la antesala de una campaña presidencial en la que el gran interrogante es hasta qué punto los demócratas girarán hacia la izquierda, Ocasio-Cortez ha pasado a ser un símbolo del ala progresista del partido a pesar de que, con sus 29 años, es demasiado joven como para postularse ella a la presidencia.

Su status especial es obvio en las redes sociales. En la segunda mitad de febrero el hashtag @AOC (las iniciales de Ocasio-Cortez) fue mencionado 3,64 millones de veces en Twitter. Eso es más que los hashtags de los presidentes de la cámara baja Nancy Pelosi (1,22 millones de veces) y del Senado Mitch McConnell (696,000) juntos.

Desde que llegó al Congreso, las historias sobre Ocasio-Cortez tienen un promedio de 2.200 “me gusta”, compartidas o comentarios en Facebook, según la empresa analítica de las redes sociales NewsWhip. Eso es el doble que el movimiento típico que generan los artículos sobre Pelosi. Ningún otro demócrata se acerca a esos números.

Circularon artículos de todos los colores sobre Ocasio-Cortez, desde uno del Washington Post en torno a si cuestionables manejos financieros de su jefe de despacho van en contra de su discurso en torno al papel del dinero en la política hasta otro en el que un periodista del Daily Mail investigó a su madre y descubrió que le gustaría que su hija se casase.

Ocasio-Cortez a menudo apela a las redes sociales para responder a estas historias. Cuando circuló un video que hizo con amigas durante su época de universitaria en la que se la ve bailando, combinó otro video con un par de movimientos de baile en su despacho con el mensaje: “Si los republicanos pensaron que las mujeres bailando en la universidad son algo escandaloso, esperen a que se enteren de que las mujeres bailan también en el Congreso”.

Luego de que el New York Post plantease que Ocasio-Cortez, promotora de una legislación “verde” que protege el medio ambiente, maneja vehículos que consumen mucha gasolina, ella hizo notar que también usa aviones y acondicionadores de aire. “Vivir en el mundo en que vivimos no es un argumento en contra de los esfuerzos por un futuro mejor”, dijo en un tuit.

“Entendió cómo usar las redes sociales de una forma increíblemente efectiva, para hablarle a sus votantes y a los poderosos con una voz muy auténtica”, dijo la veterana ejecutiva de medios informativos Kate O’Brian.

La victoria de Ocasio-Cortez sobre el influyente representante Joseph Crowley en las internas demócratas le ganó el afecto de muchos jóvenes. Y le vino bien a los republicanos, a quienes les gusta pintar a los elementos más extremos como típicos cuadros demócratas, según Sesno. El Partido Republicano, por su parte, es dominado por hombres blancos, mayores, y aquí viene una joven hispana de Nueva York.

“Les viene bien presentarla como la imagen del Partido Demócrata”, expresó Nicole Hemmer, autora de "Messengers of the Right" (Los mensajeros de la derecha, de la editorial University of Pennsylvania Press, 2016), sobre el impacto de los medios conservadores en la política. “Ella es joven, un símbolo de que el partido se corre hacia la izquierda, y no tiene miedo de usar la palabra ‘socialismo’”.

En enero, los conductores de programas de horas pico del Fox News Channel Tucker Carlson, Sean Hannity y Laura Ingraham tuvieron 27 espacios enfocados en Ocasio-Cortez. Y ninguno dedicado a McConnell, según Media Matters, organización de corte liberal que estudia el mercado informativo

“No es ningún misterio”, dijo Tim Graham, del Centro de Investigaciones de los Medios de Prensa, conservador. “AOC es una máquina de decir cosas bobas, meter la pata y hacer afirmaciones extremas, que da la impresión de ser una amateur. Lo que la hace atractiva es al mismo tiempo su desgracia. Fue una bartender”.

Sus opositores a veces se pasan de la raya, como cuando circuló un supuesto selfie de ella desnuda (no era ella) o cuando el activista conservador Sebastian Gorka dijo que el proyecto de ley ambiental de Ocasio-Cortez busca “dejarte sin hamburguesas”.

Ocasio-Cortez declaró a la revista The New Yorker de la semana pasada que “la voraz histeria” en torno a su persona es desmedida.

“Siento como si tengo una segundo trabajo”, manifestó. “Tengo un trabajo a tiempo completo en el Congreso y después soy la gran villana o la gran esperanza. Es desgastante. Soy una persona normal”.

Hemmer, profesora de la Universidad de Virginia, opina que Ocasio-Cortez “no es un fenómeno pasajero”.

“Va a seguir en esto y será interesante ver cómo evoluciona”, indicó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo