Prevén cambios en Cámara a proyectos de aborto y terapias de conversión

Representantes de Minoría afirman que por la naturaleza de la Cámara, los proyectos de aborto y terapias de conversión podrían tener transformaciones en ese Cuerpo

Por Lyanne Meléndez García

Los proyectos recientemente aprobados en el Senado para regular el aborto y prohibir las terapias de conversión sobre cambiar la orientación sexual o identidad de género en un individuo, podrían sufrir cambios en la Cámara de Representantes.

Así coincidieron los portavoces de la Minoría del Partido Popular Democrático (PPD), Rafael Tatito Hernández, y del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez, quienes establecieron que por la naturaleza de representatividad de población de la Cámara, tiende a ser un cuerpo más conservador, por lo que esperan que podrían haber cambios en ambas medidas. Mientras, el portavoz de la Mayoría, Gabriel Rodríguez Aguiló, sostuvo que aún es prematuro establecer si habrán o no enmiendas a las piezas legislativas.

Hernández afirmó que aún no se han discutido los proyectos en su delegación, sin embargo, personalmente se inclina a favorecer ambas medidas, aunque enmendaría el proyecto 950 sobre el aborto.

“El proyecto del aborto lo que terminó siendo es un proyecto de regulación de los estándares, basado en los principios de Rode vs Wade”, dijo al señalar que donde único cree que se puede modificar es el área de haber limitado a menores de poder utilizar este tipo de clínicas sin la autorización de los padres.

Según el legislador popular, “privarle a esa joven de evitar un hijo que a través de una situación que no tiene los recursos para poderlos sostener o llevar esa familia, porque no necesariamente fue planificado o viene de una relación amorosa, tal vez fue un maltrato o abuso, es entonces una visión retrograda”.

Ante la posición conservadora que anticipa, el representante del PPD propone que entonces se establezcan unas guías para determinar casos donde algunos jóvenes no tengan que requerir obligatoriamente  una autorización.

En cambio, el representante del PIP sostuvo que “tomando como experiencia el Código Civil” no le extrañaría que ambos proyectos sufran cambios con una visión más conservadora.

“El proyecto sobre el aborto la posición mía es en contra del proyecto tanto en la versión original como en la forma que en fue enmendado en el Senado. Me parece que a estas alturas en el siglo 21 en vez de restringir derechos deberían extenderlos”, expuso Márquez, quien detalló que se trata de un asunto de derecho a la intimidad de las mujeres y acceso a servicios de salud.

Añadió que “no me sorprendería que fuera enmendado para parecerse más al proyecto original porque existe una visión conservadora en la Cámara, aún más que en los miembros del Senado”.

En el caso del proyecto 1000 para prohibir terapias de conversión planteó que “auguro que va a tener problemas en la Cámara por lo mismo, hay una visión conservadora y este es un proyecto que trata de reconocer unos derechos”.

Rodríguez Aguiló prefirió no anticipar si habrían enmiendas al destacar que es “muy prematuro”, pero que se le dará su debido proceso de evaluación.

“Apenas se aprobaron la semana pasada. Vamos a darle el debido proceso una vez el Senado cumpla con el trámite y llegan a la Cámara, van a la Comisión correspondiente y se le dará el debido proceso de evaluación”, precisó el portavoz de la Mayoría.  Señaló que no puede establecer el tiempo que tomará de evaluación el proyecto. Anticipó que podría ser que vaya a la Comisión de lo Jurídico o a Salud, o “puede ser en primera instancia a una y luego a otra”.  Recordó que este proceso de asignarlo a una Comisión se decide a través Secretaría y Presidencia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo