Gobierno tendrá que aclarar más dudas antes de recibir dinero del Tesoro

La JCF quiere saber por qué exactamente hay dinero restringido en las cuentas bancarias del gobierno de P. R.

Por David Cordero

La vista sobre la liquidez del gobierno de Puerto Rico y todas sus instrumentalidades y entidades llevada a cabo hoy por la Junta de Control Fiscal (JCF), sirvió para desglosar las cuentas del gobierno y corroborar la suma total, pero si de este proceso dependiera la entrega del dinero del préstamo aprobado por el Congreso luego del paso del huracán María, la Isla está lejos de recibir esa suma.

Según explicó el director de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal de Puerto Rico (AFAF) será Gerardo José Portela Franco, el análisis de las cuentas del gobierno presentado hoy ante la JCF, es solo el primer paso de un total de cinco y no se ha establecido aún una línea de tiempo para determinar cuándo podría estar culminada la investigación.

"El Tesoro está diciendo básicamente que antes de que se pueda entregar dinero que son last resources financing (fuentes de financiamiento de último recurso), tiene que saber exactamente dónde estás parado y para eso hay que entender exactamente cuáles son las restricciones y si ese dinero está disponible o no", apuntó Carrión

De acuerdo a Portela, el segundo paso será "contratar a una firma independiente que haga una investigación forense de esas cuentas, de dónde vienen esas fuentes de dinero, para entonces llevar a cabo otro análisis adicional legal que nos permite saber si pueden ser restringidas o no".

Además de Portela, ante la Junta también se presentó Pedro Soto Vélez, principal oficial financiero de AAFAF; Raúl Maldonado Gautier, secretario del Departamento de Hacienda; José I. Marrero Rosado, director ejecutivo de la Oficina Gerencia y Presupuesto; Francisco Peña Montañez, secretario auxiliar de Hacienda; y Antonio Tejera, contralor de la UPR.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, así como de la Agencias Federal de Manejo de Emergencias (FEMA), informaron a AFAF el pasado 9 de enero que Puerto Rico tendrá que llegar a una cantidad específica de flujo de caja, antes de desembolsar al gobierno estatal el préstamo aprobado por el Congreso de más de $4 mil millones para la recuperación del territorio luego del impacto del huracán María.

En la vista –que se celebró en el Centro de Convenciones de Puerto Rico– se determinó que al 31 de diciembre de 2017, la suma total en las alrededor de 800 cuentas bancarias del gobierno de Puerto Rico era de $6,881 mil millones. Pero esa información no será suficiente para el Tesoro federal, indicó José Carrión III, presidente de la JCF, al tiempo que dijo que dicha agencia federal podría requerir al gobierno que "apriete un poco más la utilización" de fondos.

"El problema que yo creo que surgió de la conversación con AFAF, es que hay una serie de recursos que de faz indican que hay más dinero de lo que se pensaba inicialmente, pero que mucho de ese dinero está comprometido por una razón u otra", apuntó Carrión.

"La naturaleza de esos compromisos y restricciones es lo que tiene que ser aclarado, porque en la medida que esas restricciones sean autoimpuestas, no externas, yo creo que se le va a requerir al país que realmente apriete un poco más la utilización de los recursos antes de poder proseguir al préstamo del Tesoro", añadió.

"El Tesoro está diciendo básicamente que antes de que se pueda entregar dinero que son last resources financing (fuentes de financiamiento de último recurso), tiene que saber exactamente dónde estás parado y para eso hay que entender exactamente cuáles son las restricciones y si ese dinero está disponible o no", apuntó Carrión, reiterando que "ese análisis es necesario". De acuerdo al presidente del ente federal creado por el Congreso en la Ley Promesa, el Tesoro le está diciendo al gobierno de Puerto Rico, "asegúrense que realmente hace falta el dinero antes de venir a mi".

Carrión enfatizó en que el Tesoro de los Estados Unidos está siendo "sumamente" diligente y detallado en sus requerimientos de información para continuar el proceso de desembolso del préstamo  y que aunque la Junta estuviera conforme con la información brindada hoy, "al final del día eso es irrelevante porque a quien tengo que convencer es al Tesoro y la respuesta fundamental es que tenemos que ser lo más diligente, lo más detallado, lo más riguroso y lo más rápido posible en proveer la información si queremos mover al Tesoro hacia delante".

Ana Matosantos, miembro de la JCF, también explicó por su parte que, basado en las decisiones que está tomando el Tesoro –que son quienes deciden los requisitos–, resulta indispensable explicar en detalle los balances, pero antes de informar al Tesoro si están disponibles o no, es necesario entender las restricciones.

"Sin entender esa información y sin saber esa contestación de si las restricciones son unas que se pueden cambiar o si ese dinero en realidad no está disponible, no le puedo dar una contestación (sobre cuándo el Tesoro desembolsará el dinero del préstamo)", apuntó Matosantos. "Cuando se sepa la información, entonces se sabe cuáles son las necesidades (del gobierno de Puerto Rico), por eso es importante que se haga rápido", añadió.

El director de la AFAF indicó que el gobierno tiene un saldo presupuestario disponible al momento de $1,700 mil millones y que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) se quedarán pronto sin fondos a raíz del impacto del huracán, que dejó daños por alrededor de $95,000 millones.

Portela dijo que el gobierno trabaja en medidas extraordinarias para transferir dinero del fondo general a la AEE y la AAA y que ambas agencias puedan continuar con las tareas de restauración, especialmente la AEE. Sin embargo, sobre ese particular, Christian Sobrino, representante del gobierno ante la JCF, esas medidas no son sostenibles a largo plazo y provocarían un impacto directo en otras agencias.

Además hizo hincapié en que el gobierno no tiene acceso a gran cantidad de los fondos a los que se aludió en el análisis, precisamente porque están restringidos, ya sea porque se trata de fondos federales destinados a un uso específico, son fondos destinados a pagos o están protegidos por alguna legislación estatal.

"Sería una situación altamente precaria, de no desembolsarse los fondos (del préstamo aprobado por el Congreso)”, apuntó Sobrino. "Estamos entre la espada y la pared. […] Eso va a impactar el fondo general, eso va a requerir que el fondo general reciba una inyección de capital”.

Vea también:

Congresistas demócratas cuestionan facultades de la JCF

Rosselló sobre préstamo: Lo van a tener que desembolsar como sea

Gobierno federal establecerá nueva política para desembolsar préstamo por desastre

Loading...
Revisa el siguiente artículo