Opinión de Alejandro Figueroa: Build Back Better y el compromiso con el ambiente

Lee la columna de opinión del abogado estadista, Alejandro Figueroa.

Por Alejandro Figueroa

Durante las últimas dos semanas, miles de representantes de más de 200 naciones, organizaciones no gubernamentales y empresas se reunieron en Glasgow, Escocia, para promover la acción colectiva sobre la amenaza más peligrosa que enfrenta nuestro planeta: la crisis climática.

En resumidas cuentas, la COP26, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático reconfirmó que debemos reducir rápida y drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el aumento de la temperatura global y evitar las peores consecuencias del cambio climático.

En esta ocasión, bajo el liderato del presidente Biden, Estados Unidos está de vuelta para liderar la lucha. Después de cuatro largos años de negación de la ciencia climática por parte de la administración Trump, Estados Unidos está a punto de realizar la mayor inversión en la historia de la nación para combatir el cambio climático.

Junto con la ley bipartita de empleo e inversión en infraestructura, conocida como el “Infrastructure Bill”, la Ley “Build Back Better” representa nuestra mejor oportunidad para acción ante la crisis que enfrentamos.  La inversión total en la Ley Build Back Better en programas que atienden la crisis climática es de $555 mil millones, más de seis veces mayor que la última gran inversión climática bajo la Ley Estadounidense de Recuperación y Reinversión de 2009. Este proyecto de ley histórico ayudaría a cumplir con el objetivo nacional de reducir la contaminación por gases de efecto invernadero a la mitad para 2030, al mismo tiempo que abona a la reducción de los costos de energía, brinda a nuestros niños aire y agua más limpios y protege a las comunidades vulnerables que a menudo sufren los peores efectos del cambio climático.

El proyecto de ley reducirá los costos de energía al proporcionar importantes reembolsos a los consumidores por el cambio a vehículos eléctricos y fortalecer los créditos fiscales de energía y eficiencia en el hogar. Hará menos costoso comprar autos que no consuman combustibles fósiles al proporcionar hasta $12,500 para la compra de vehículos eléctricos fabricados en Estados Unidos.  Hará que nuestro aire sea más seguro para respirar al imponer sanciones más estrictas a las empresas que permiten la emisión de contaminantes al aire. Y va a hacer que nuestra agua sea más segura para beber al reemplazar las tuberías de plomo.

Estas políticas no solo combatirán el cambio climático y protegerán nuestro planeta, sino que crearán cientos de miles de buenos empleos y harán crecer nuestra economía. Con estos programas se pretende dar al traste con el mito de que la acción para atender la crisis climática solo puede ocurrir a expensas de nuestra economía.

Invertir en combatir los efectos del cambio climático es una inversión en nuestra economía, en empleos y en la competitividad estadounidense en el escenario global. Eso siempre ha sido cierto, y es una razón más por la que el Senado debe aprobar la Ley “Build Back Better” con todos los programas climáticos que incluye actualmente.

Cuando hacemos inversiones audaces en la acción climática, no solo estamos protegiendo nuestro planeta, estamos elevando a millones de familias trabajadoras con trabajos bien remunerados.  El Senado federal tiene el deber de aprobar la Ley “Build Back Better” con sus inversiones históricas en programas que combaten los efectos del cambio climático. Cualquier otra cosa sería un fracaso moral para la nación a expensas de las generaciones venideras.

MÁS COLUMNAS DE ALEJANDRO FIGUEROA:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo