Opinión de Denis Márquez: No es un reto, es una crisis

Lee la columna de opinión del representante por el Partido Independentista Puertorriqueño, Denis Márquez.

Por Denis Márquez

El país está arropado por una crisis social y económica, consecuencia directa de la quiebra del gobierno. Los recortes presupuestarios y la falta de empleados para brindar servicios esenciales son la norma desde la imposición de la Junta de Control de Fiscal, como resultado de nuestra condición colonial. Ante esto, es una responsabilidad del gobierno hablarle con claridad al país de la existencia de la crisis y los graves problemas que existen. Esconder el problema, además de un acto de cobardía, es negarle al país la oportunidad de obtener información y conocimiento público para evaluar y fiscalizar al gobierno.

En varias ocasiones funcionarios desvían la discusión compleja y difícil de la crisis, utilizando palabras y frases para no reconocer la misma. Como cuando el Secretario de Recursos Naturales despacha con “es un reto” la falta de más de 200 vigilantes en su agencia que provoca la desprotección de nuestras reservar naturales, bosques, costas y cuerpos de aguas entre otros. Cuando todo esto es parte de los recortes presupuestarios impuestos por la Junta, de la terrible política pública de despidos de empleados públicos y el “congelamiento” de plazas vacantes.

También, cuando una funcionaria del Departamento de Educación utiliza el eufemismo del “reto”’ ante los múltiples problemas que tiene el programa de educación especial. La falta de servicios y terapias a las niñas y niños del programa, las multas diarias por el incumplimiento con la sentencia del caso judicial y la nueva multa por no realizar evaluaciones a los estudiantes provocan molestia e indignación y constituye una falta de honestidad institucional ante lo que esto representa para miles de estudiantes y su derecho humano y constitucional a la educación.

Otro ejemplo reciente es el Director de los Puertos, que también define como “reto” la escandalosa situación del monopolio y control de los puertos de San Juan, con la nefasta consecuencia a la seguridad alimentaria y al comercio del país.

Es tiempo de reconocer que vivimos una crisis, no solo para atender los problemas, sino además para señalar responsabilidades, y concientizar a toda la sociedad de la necesidad de una transformación.

Más columnas de Denis Márquez:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo