Opinión

El sistema del colegio electoral y las elecciones de 2024

Lee aquí la columna del abogado estadista.

Traumatizados por los resultados de 2000 y 2016, cuando los republicanos George W. Bush y Donald Trump ganaron la presidencia a pesar de obtener menos votos que sus oponentes demócratas, muchas personas de izquierda y de centro izquierda han desarrollado una profunda aversión al sistema del colegio electoral llegando al punto de denunciarlo como antidemocrático.

Una encuesta de Gallup realizada en 2020, por ejemplo, encontró que aproximadamente 9 de cada 10 demócratas estaban a favor de abolir el colegio electoral y elegir al presidente únicamente en función de quién obtiene el apoyo de la mayoría de los votantes. Solo 2 de cada 10 republicanos estuvieron de acuerdo.

En respuesta a ese sentimiento, los legisladores de 25 estados, la mayoría de ellos con mayorías demócratas, votaron a favor de un acuerdo interestatal diseñado para eludir el colegio electoral y elegir al presidente por voto popular. Dicho acuerdo no estará vigente para 2024, pero podría estarlo para 2028.

La ironía sería profunda si los demócratas lograran abolir el sistema justo a tiempo para que volviera a favorecerles. ¿Podría pasar eso? Sí, y el punto de inflexión está mucho más cerca de lo que mucha gente parece creer.

El colegio electoral tiene varios defectos:

Primero, el sistema alienta a los candidatos presidenciales a dedicar la mayor parte de su tiempo y energía en los pocos estados cuyos votos están realmente en juego (no más de ocho para el ciclo electoral del 2024), aunque no hay mucha evidencia de que esos estados obtengan algo más que una tonelada de anuncios políticos en la televisión.

Segundo, existe el riesgo, pequeño pero no nulo, de que los miembros del colegio electoral voten por alguien que no sea el candidato que ganó en su estado.

Tercero, debido a que el sistema garantiza al menos tres votos electorales a cada estado y el Distrito de Columbia, amplía el poder de las jurisdicciones más pequeñas. Los 581,000 residentes de Wyoming controlan tres votos electorales; Los 39 millones de California tienen 54. Sobre una base proporcional, eso le da a los residentes mayoritariamente republicanos de Wyoming casi cuatro veces la influencia electoral de los californianos. Lo mismo ocurre con los votantes fuertemente demócratas de Vermont, que también obtienen tres votos electorales.

Cuarto, pero no menos importante, la falla que más llama la atención es la capacidad del sistema para elegir a un presidente que cuente con el apoyo de una minoría de votantes en todo el país, una característica que ha brindado victorias a los republicanos dos veces en las últimas seis elecciones.

Eso es una rareza por lo general, pero no siempre. En 1948, por ejemplo, el colegio electoral tenía una marcada inclinación republicana. El presidente demócrata Harry Truman ganó de todos modos, pero su margen en el colegio electoral fue muy escaso a pesar de su saludable victoria en el voto popular. En 2000, el candidato demócrata, el vicepresidente Al Gore, tuvo menos suerte. Una ligera inclinación republicana en el colegio electoral fue suficiente para darle a Bush la Casa Blanca después de que la Corte Suprema lo declarara ganador en Florida. Y, por supuesto, en 2016, una inclinación republicana bastante grande en el colegio electoral entregó la Casa Blanca a Trump a pesar de que Hillary Clinton obtuvo más votos.

En 2020, el presidente Biden superó un sesgo aún mayor del colegio electoral para ganar: obtuvo el voto popular por 4.5 puntos porcentuales, pero solo obtuvo una ventaja del 0.6 % en los votos electorales.

La razón por la que el colegio electoral y el voto popular no siempre mantienen una relación directamente proporcional es que los resultados de las elecciones son mucho más cerradas en algunos estados que en otros. En los últimos años, eso ha ocurrido en estados como California.

En 2020, por ejemplo, Biden ganó el estado por 29 puntos, obteniendo alrededor de 5 millones de votos más de los que necesitaba para capturar sus votos electorales. Eso aumentó su margen de voto popular nacional, pero no le ganó nada en el colegio electoral. El demócrata acumuló un margen igualmente desproporcionado en el voto popular en Nueva York, aumentando su margen de voto popular a nivel nacional en otro par de millones. Mientras tanto, las elecciones en los estados indecisos a menudo atraen a unas pocas decenas de miles de votantes.

Debido a que la mayoría de la gente presta atención al colegio electoral solo cuando algo sale mal, y ambas anomalías en la memoria viva favorecieron al Partido Republicano, mucha gente asume que el voto electoral siempre se inclina hacia los republicanos. Esto no es necesariamente la realidad.

En las dos victorias del presidente Obama, por ejemplo, el colegio electoral tuvo un sesgo demócrata aunque nadie le prestó mucha atención. Desde la Segunda Guerra Mundial, el colegio electoral ha tenido una inclinación demócrata nueve veces y una republicana 10.

Fácilmente, este fenómeno podría darse nuevamente. Supongamos que en las próximas elecciones California y Nueva York siguen siendo azules, pero los márgenes demócratas se reducen un poco, y supongamos que, al mismo tiempo, los demócratas ganan los estados indecisos.

Eso describe más o menos lo que sucedió en 2022: los republicanos se comieron los márgenes demócratas en California y Nueva York y, en conjunto, sus candidatos a la Cámara obtuvieron más votos. Pero los demócratas barrieron el campo en las contiendas estatales en Arizona, Michigan y Pensilvania y ganaron las contiendas por el Senado en Nevada, Georgia y New Hampshire. Si esos resultados hubieran ocurrido en una carrera presidencial, los demócratas habrían perdido el voto popular pero ganado el voto del colegio electoral.

Eso nos lleva al Pacto Nacional Interestatal de Voto Popular propuesto, que está diseñado para “cortocircuitar” el colegio electoral sin enmendar la Constitución. La idea es que los estados acuerden mutuamente dar sus votos electorales al candidato que gane el voto popular nacional, no al candidato que gane cada estado individual. El pacto entraría en vigencia si es promulgado por estados que en conjunto suman 270 votos electorales, la mayoría del colegio electoral.

La Legislatura de California aprobó el pacto en 2011, y los patrocinadores argumentaron que impulsaría a los candidatos a prestar más atención al estado. En ese momento, era en gran medida una proposición teórica. Una docena de años después, parece más real. Los estados con 205 votos electorales se han adherido.

Así que imagine que es la noche de las elecciones de 2028 y el pacto de voto popular está en vigor. La candidata demócrata Gretchen Whitmer ganó en California por 20 puntos y superó a los grandes estados indecisos, pero parece haber perdido el voto popular a nivel nacional ante el republicano Ron DeSantis, quien acumula grandes márgenes en Florida y Texas. ¿Los votantes de California realmente estarían de acuerdo con los votos electorales del estado para convertir a DeSantis en presidente?

Los partidarios del plan del voto popular dicen que su reforma estaría a salvo de las influencias partidistas: la victoria sería para el ganador del voto popular, independientemente del partido. Pero la historia de la política es un relato repetido de consecuencias inesperadas. Dado el desequilibrio partidista en este caso, los legisladores de los estados que han considerado unirse para el pacto deberían considerar si todavía quieren desarmar a su bando si la oposición no hace lo mismo.

Más columnas de Alejandro Figueroa:

Tags

Lo Último

Te recomendamos