Opinión

Alejandro Figueroa: ¿Motivar a la base o atraer a los votantes indecisos?

Lee aquí la columna del abogado estadista.

Una buena parte de los análisis políticos giran en torno a cuál de esas estrategias debería tener prioridad en las campañas. Los que estamos pendientes a los que transcurre en Washington en este momento, estamos presenciando un experimento en tiempo real sobre cuál funciona mejor. Los republicanos de la Cámara de Representantes parecen estar apostando su mayoría a motivar a su base de votantes conservadores. Por el contrario, el presidente Biden, que movió a la izquierda durante los primeros dos años de su presidencia, ha comenzado el año con pasos hacia el centro mientras prepara una campaña de reelección que aún no ha sido anunciada pero que claramente está en marcha.

El flanco débil de los republicanos en las elecciones de mitad de termino quedó evidenciado cuando una parte significativa de los votantes en el centro del electorado, independientes y moderados, los vieron como extremistas, según indican las encuestas a boca de urna. Esa creencia de que los republicanos eran “demasiado extremos” fue una de las principales razones por las que los demócratas pudieron contener sus pérdidas entre los votantes que estaban molestos por el estado de la economía. Los ayudantes de Biden y otros demócratas están viendo esas mismas encuestas y claramente tienen la intención de hacer de las acusaciones de extremismo republicano un elemento central de su campaña durante los próximos dos años.

Se ganan las elecciones sumando, no restando, pero los republicanos están tan motivados por lo que impulsa a una franja estrecha de su base que están perdiendo la capacidad de apelar a la mayoría del país. La agenda republicana es “sobre lo que enciende las redes sociales de derecha”, en lugar de temas que la mayoría de los votantes consideran prioritarios.

Los funcionarios de la Casa Blanca comparten ese sentimiento y han trabajado para crear contrastes. Cuando los republicanos de la Cámara estaban enredados en su batalla interna por la presidencia, Biden viajó a Kentucky para apoyar al líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, y promocionar la ley de infraestructura bipartidista que proporciona dinero para mejorar un puente importante .

Luego, Biden dio otro paso con una medida que es atractiva para los votantes de centro: anunció un nuevo plan de inmigración que ayudaría a algunos cubanos, nicaragüenses y haitianos a solicitar la entrada legal a los Estados Unidos. El plan, que acompañó una visita de Biden a la frontera, generó airadas objeciones de los defensores de los inmigrantes. Expresaron su indignación por el uso de Biden de una política implementada por primera vez por el expresidente Trump. Pero la medida de Biden respondió a la preocupación generalizada entre los votantes que sienten que la frontera sur está fuera de control.

Queda por ver si la nueva política funciona a largo plazo, pero, por ahora, forma parte de un esfuerzo de la Casa Blanca para posicionar a Biden como centrista y pragmático, lo que parece haberle dado dividendos al presidente.

El presidente Biden ha tenido un par de semanas realmente buenas. Con la inflación disminuyendo, el mercado laboral manteniéndose fuerte y los republicanos aún desconcertados por su pobre desempeño en las elecciones de mitad de término, está en la posición más fuerte de su presidencia.

No todo ha ido bien para Biden, como la noticia de que se habían encontrado documentos clasificados de la administración de Obama en su casa y en las instalaciones de almacenamiento. El general Merrick Garland anunció el jueves que había designado un abogado especial para investigar el asunto. Sin embargo, hasta ahora, la aprobación del trabajo de Biden ha aumentado lenta pero constantemente. En su posición con el público, el presidente ahora ha recuperado el terreno que perdió durante el transcurso de 2022.

Los republicanos de la Cámara, la mayoría de los cuales representan distritos muy conservadores donde Biden sigue siendo profundamente impopular, no han tratado de igualar los llamamientos del presidente al medio. Hasta ahora, han jugado en su base. Dada la fuerza que tiene el ala derecha del partido en la Cámara, McCarthy tiene poco margen para hacer lo contrario.

Los primeros votos que tomaron los republicanos de la Cámara esta semana sentaron las bases para investigaciones de gran alcance sobre las denuncias de mala conducta del hijo del presidente, Hunter Biden, y las acusaciones de que los demócratas han politizado al FBI y otras agencias de aplicación de la ley. Esos temas ocupan un lugar bajo en la escala de prioridades públicas, según muestran las encuestas, pero funcionan de manera predecible para aumentar la intensidad entre los votantes pertenecientes al corazon del rollo. Lo mismo ocurre con los primeros proyectos de ley que tomó la nueva mayoría de la Cámara, que caían en la categoría que conocen como medidas simbólicas: medidas que no tienen ninguna posibilidad seria de convertirse en ley pero que transmiten a los votantes lo que representa un partido.

Idealmente, tales votos agradan a un electorado mayoritario y ponen al partido contrario a la defensiva. Los primeros proyectos de ley que los líderes republicanos llevaron al pleno, sin embargo, se colgaron notablemente esa segunda prueba: los demócratas parecían felices de votar en contra de ellos. Un proyecto de ley impondría sanciones penales a los médicos si no brindan atención a los bebés nacidos vivos durante un intento de aborto, un evento extremadamente raro. Los republicanos vieron el proyecto de ley como un primer paso en un esfuerzo por restringir el aborto, una alta prioridad para muchos en su partido. Pero después de una elección intermedia en la que el aborto desempeñó un papel importante en la movilización de los votantes demócratas, postergaron las votaciones sobre una legislación más amplia que buscaban los grupos antiaborto. Todos menos un demócrata en la Cámara se opusieron al proyecto de ley. Argumentaron que las leyes existentes ya requieren que los médicos brinden atención en una situación tan inusual y que el proyecto de ley sentaría un precedente peligroso al someter los abortos a la ley penal federal.

La otra medida recortaría aproximadamente $71 mil millones del dinero que el Congreso aprobó el año pasado para mejorar la tecnología y el servicio al cliente en el IRS durante la próxima década y reforzar la capacidad de la agencia tributaria para auditar a los estadounidenses de altos ingresos. Recortar las apelaciones del IRS a un electorado central anti-impuestos en el Partido Republicano: los republicanos han sugerido en repetidas ocasiones, pero falsamente, que el IRS usaría el nuevo dinero para contratar a decenas de miles de nuevos agentes fiscales para perseguir a los contribuyentes de clase media. Los demócratas, por el contrario, describieron el proyecto de ley como un obsequio para los multimillonarios: “una ganancia inesperada para los ricos que evaden impuestos y las grandes corporaciones que violan la ley al engañar al sistema para que no pague nada en impuestos federales. De hecho, el Departamento del Tesoro estimó en 2021 que la falta de personal y la tecnología obsoleta llevaron al IRS a no cobrar alrededor del 15 % de los impuestos adeudados, y la mayor parte de la evasión fiscal involucró a los estadounidenses más ricos.

Los miembros del Congreso que corren mayor riesgo por la estrategia republicana centrada en la base son aquellos que representan posibles distritos indecisos. Y, como hemos visto anteriormente, la suerte que corren los Partidos en las elecciones congresionales tiende a ser la mismas que acaban corriendo en las presidenciales. Así las cosas, aun con unos primeros dos años que pudieran caracterizarse como flojos o, incluso, desastrosos, los demócratas pudiesen encaminarse a cuatro años mas en la Casa Blanca.

Más columnas de Alejandro Figueroa:

Tags

Lo Último

Te recomendamos