Noticias

Alcalde de Cataño presenta su renuncia

Metro supo que Félix "El Cano" Delgado Montalvo entregó hoy una carta de dimisión que entra en efecto a partir de mañana

Por J. Miguel Santiago Colón

El alcalde de Cataño, Félix "El Cano" Delgado Montalvo, renunció a su puesto como ejecutivo municipal, confirmaron hoy, martes, varias fuentes de Metro Puerto Rico.

Este medio supo que Delgado Montalvo entregó hoy una carta a la administración municipal en la que detalla su dimisión. En cualquier momento entre hoy y mañana se anunciaría la dimisión y se juramentaría al cargo al vicealcalde.

Te recomendamos:

Al momento, se desconocen las razones que presenta el alcalde para justificar su renuncia, si alguna.

A mediados de este año, Delgado Montalvo fue sujeto de presuntas irregularidades luego de que este medio reseñó que su administración alquilaba una guagua Cadillac Escalade 2021 a unos $4,500 mensuales para uso oficial del municipio.

Tras esto, la contralora Yesmín Valdivieso Galib ordenó una auditoría a las finanzas del municipio. No obstante, los resultados de la investigación aún se desconocen.

Sin embargo, luego de la tormenta de críticas que afloró a causa de la noticia, el alcalde canceló el contrato el día después de que se hizo público la contratación e incluso reconoció que no la determinación no fue la más "acertada".

Además de la irregularidad con el precio del arrendamiento, una investigación de este medio arrojó que solo dos compañías compitieron en las subasta que anunció el municipio y la diferencia en precio que ambas presentaron fueron de $500 solamente. Ambas empresas estarían relacionadas, según informes de prensa. Al final del proceso, el contrato se le otorgó a Bou Maintenance Service, una empresa que ofrece servicios de jardinería.

Ante todas las irregularidades, Delgado Montalvo mantuvo hasta el día de hoy que no hubo ilegalidad alguna sobre el proceso de arrendamiento que incurrió el municipio.

"Yo estoy tan tranquilo porque sé que el proceso se hizo correctamente… En términos legales, ellos (los auditores) pueden investigar, pueden hacer la investigación que sea. No van a encontrar nada ilegal en el proceso", reaccionó el alcalde durante una entrevista que le realizó este medio.

"Lo que me preocupa es que están dando opiniones sin haber pasado juicio sobre los documentos, eso sí me preocupa a mí", añadió en reacción a comentarios negativos sobre su administración.

Como resultado de un allanamiento, la Oficina del Contralor incautó dos computadoras pertenecientes al municipio, pero luego se aclaró que los dispositivos no eran propiedad del alcalde.

"Solo puedo decir que son unos desembolsos de unas contrataciones que hay en el Municipio, pero no puedo entrar en ese detalle", expresó en ese entonces la contralora durante una entrevista radial.

Según salió a relucir en aquel momento y pudo ser corroborado por fuentes de este diario, los auditores investigaban el uso de empleados municipales en negocios privados vinculados al alcalde y otros ejecutivos municipales. Así mismo, se indagaba sobre facturas al municipio infladas.

En agosto pasado, Metro reportó que el municipio de Cataño prestó unos reflectores portátiles, así como recursos de la policía municipal, para asistir en la celebración del cumpleaños de un ciudadano privado, si bien las instancias en las que los ayuntamientos pueden hacer donativos o cesiones de esta naturaleza están limitadas por las disposiciones del Código Municipal (Ley 107-2020).

En un video colgado en Facebook el pasado 31 de julio en el perfil de Eduardo Ríos Rolón, se escucha al hombre agradeciendo la ayuda municipal mientras enfoca la cámara en los preparativos para su celebración de cumpleaños. Ríos Rolón es un residente de Cataño con historial delictivo, según el registro de casos del Tribunal Federal en Puerto Rico.

Para que Ríos Rolón, quien, según se desprende de los récords judiciales, se declaró culpable en 2009 de un delito federal por narcotráfico y fue sentenciado a nueve años en prisión, fuera elegible para una cesión de recursos municipales, tendría que demostrarse que es una “persona indigente” y que existía un “propósito o fin público legítimo”, relacionado con “necesidades de salud, educación, deportes o cultura”.

Los periodistas Aiola Virella y Juan Marrero colaboraron con esta historia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo