Encuentran culpable a Jensen Medina Cardona por el asesinato de Arellys Mercado Ríos

La jueza Gema González, del Tribunal de Fajardo, lo encontró culpable de los tres cargos, incluyendo el de asesinato en primer grado y dos violaciones a la Ley de Armas

Por Manuel Guillama Capella

Más de dos años después del asesinato de Arellys Mercado Ríos en el muelle de Villa Marina en Fajardo, la jueza Gema González declaró culpable al cerrajero Jensen Medina Cardona por el crimen que estremeció al país.

Tras escuchar desde horas de la mañana las argumentaciones finales de la defensa y el ministerio público, la jueza del Tribunal Superior de Fajardo anunció su fallo en el caso de Medina Cardona, quien además del cargo de asesinato en primer grado enfrentaba sendos cargos por violaciones a los artículos 5.04 y 5.15 de la Ley de Armas.

“Luego que este tribunal tuvo la oportunidad de revisar toda la prueba presentada por ambas partes, la prueba tanto documental, testifical, como los videos, todo lo que tuvimos presente, este honorable tribunal, en el caso NSCR 2019-00469, por infracción al artículo 93 (a) del Código Penal, encuentra a don Jensen Medina Cardona culpable”, anunció González tras el regreso de un receso de poco más dos horas para deliberar, luego de que tanto la defensa como el ministerio público sometieran sus argumentaciones finales.

Te recomendamos:

Además del cargo por asesinato en primer grado codificado en artículo 93 del Código Penal, la magistrada encontró al hombre culpable por los dos cargos presentados por la fiscalía relacionados con la Ley de Armas.

Para el cargo de asesinato en primer grado, el Código Penal impone un término de reclusión de 99 años.

Como ocurrió a lo largo de las decenas de vistas en el juicio, Medina Cardona permaneció impasible y sin emitir expresión alguna al escuchar el fallo de la jueza.

Tras ordenar que los alguaciles tomaran custodia de Medina Cardona, González fijó la vista de sentencia para el 11 de enero de 2022, a las 9:00 a.m., y le advirtió al convicto que, de no comparecer, el proceso se llevaría a cabo en su ausencia. Medina Cardona se limitó a asentir mientras la jueza le dirigía la palabra.

Dilatado proceso judicial

Con la convicción de Medina Cardona concluye un capítulo de un extenso proceso judicial que comenzó luego de la muerte de Mercado Ríos, asesinada el 18 de agosto de 2019 cuando regresaba al muelle fajardeño luego de un pasadía en bote junto a su novio y una pareja de amigos.

La discusión que derivó en el asesinato de la joven, de 34 años, se giró en torno a un celular que Medina Cardona había olvidado en el área de la marina. Al regresar en busca del aparato, lo hizo con una pistola enganchada en su cintura, la misma que disparó luego de confrontar al grupo de amigos en el que se encontraba Mercado Ríos.

En los más de dos años y dos meses transcurridos desde entonces, el proceso se ha dilatado entre innumerables trámites procesales, mociones de la representación legal del acusado, controversias por la fianza y complicaciones por la pandemia del Covid-19.

En su argumentación final esta mañana, el principal abogado de la defensa, Jorge Gordon Menéndez, se concentró en la teoría de que Medina Cardona no tuvo la intención de cometer el asesinato por el que fue encontrado culpable, sino que la muerte de la mujer fue una consecuencia involuntaria del “forcejeo” mientras este reclamaba su celular.

“El chispetazo viene de abajo hacia arriba precisamente en el momento del último empujón. ¿Cuál es el conocimiento, propósito e intención, según lo describe el Código Penal, del señor sin camisa (Medina Cardona) en ese momento? Ninguno. Están en un forcejeo donde los movimientos de los cuerpos, honorable juez, no existe intención de disparar”, expuso el letrado a la jueza.

Citando las disposiciones del Código Penal que describe los “comportamientos” que no constituyen “acción voluntaria”, Gordon Menéndez se refirió al texto que lee: “cualquier otro movimiento corporal que no sea producto del esfuerzo o determinación del actor”.

“Hay que tomar en consideración los actos voluntarios y queridos por el actor, y ver el resultado del mismo, si él quería ese resultado”, añadió el abogado en su argumentación.

González celebró el juicio por Derecho, luego de que en enero de 2020 la defensa de Medina Cardona renunciara al juicio por jurado. Posteriormente, la representación legal del ahora convicto intentó revertir esa decisión, al amparo de una sentencia del Tribunal Supremo estadounidense que concluyó que todos los veredictos de culpabilidad deben ser unánimes.

Sin embargo, González desestimó en febrero pasado la moción.

Los fiscales Yamil Juarbe y Eduardo Beale estuvieron a cargo de la argumentación final por parte del ministerio público. Juarbe, en su exposición, expresó que, como fiscales, tienen el rol de hablar a nombre de las víctimas, tanto dentro como fuera de la sala judicial.

“Arellys tiene un mensaje. Tú me mataste. Tú me quitaste la vida”, exclamó Juarbe en un momento dado, mientras apuntaba el dedo a Medina Cardona, sentado entre sus abogados en el banquillo de los acusados.

“Doña Nitza, yo no le puedo devolver a su hija en vida. Pero este rayo de luz que está aquí de la rama judicial le puede devolver a usted y al pueblo de Puerto Rico la fe en su sistema de justicia”, agregó el fiscal, dirigiéndose esta vez a Nitza Ríos, la madre de Mercado Ríos, quien ha estado presente en sala a lo largo del extenso proceso judicial.

Aunque González encontró culpable a Medina Cardona, todavía queda pendiente de resolución una solicitud de nuevo juicio presentada por la defensa, que argumenta que el ministerio público no puso a disposición de la defensa copias de los videos originales en la tecnología de Network Video Recording (NVR), de mayor calidad a las de Digital Video Recording, que fueron las utilizadas en el juicio.

La moción de solicitud de nuevo juicio se encuentra ante el Tribunal Supremo.

“Se guardaron las mejores imágenes en el NVR para ellos. Por una sola razón… porque evidentemente, la mejor evidencia documental o digital se podía ver claramente los movimientos de las personas que estaban en el muelle de cemento y sobre el muelle de madera. Eso fue lo que sucedió. No fue hasta más de un año y medio después de los hechos, inesperadamente, que la defensa pudo obtener la mejor evidencia que hemos traído aquí ante su señoría, que es el NVR clonado. Donde las imágenes se ven claras y nítidas”, puntualizó Gordon Menéndez en la argumentación final.

Loading...
Revisa el siguiente artículo