Cuestionan a Pierluisi ante acuerdo entre Luma Energy y sindicato que encarecería trabajos de reconstrucción

Luma Energy tendrá bajo su supervisión $10,000 millones en fondos federales para la reconstrucción de la red eléctrica

Por Manuel Guillama Capella

El gobernador Pedro Pierluisi apeló a la necesidad de Luma Energy de mantener una buena percepción ante los ojos de la ciudadanía para que establezca algún tipo de excepción al acuerdo que mantiene con un sindicato estadounidense, mediante el que se obliga a todos los contratistas que realicen proyectos bajo la supervisión del consorcio a emplear trabajadores afiliados a dicho sindicato.

Pierluisi participó esta tarde en una convención de la Asociación de Contratistas Generales (ACG) en la que, durante su participación, se le cuestionó su postura ante la relación laboral que la compañía mantiene con el International Brotherhood of Electrical Workers Local 222 (IBEW 222), sindicato al que se fusionó la Unión Insular de Trabajadores Industriales y Construcciones Eléctricas (Uitice), que representa a los empleados que trabajan para Luma Energy.

El acuerdo entre IBEW 222 y Luma Energy tendría repercusiones particularmente sobre los trabajos de reconstrucción de la red eléctrica, para los que hay cerca de $10,000 millones en fondos federales asignados y sobre los que el consorcio, como empresa operadora del sistema, tendría la responsabilidad de supervisión.

Acuerdo entre IBEW 222 y UITICE El sindicato IBEW Local 222 anunció en julio la fusión con la Uitice. / IBEW 222

“En las obras en que Luma participa usualmente se cumple con el convenio, desde el punto de vista de la paga que reciben los trabajadores y las condiciones de trabajo de la fuerza laboral. Los contratistas de aquí se quejan de que lo que Luma acordó con esa unión de fuera de Puerto Rico son unos niveles de pago nunca antes visto en la isla, y mencionaron, por ejemplo, que un capataz de obra gana alrededor de $65 la hora. Me indican que puede distorsionar todo el mercado en Puerto Rico el que se les obligue a todos los contratistas pagar ese tipo de salario a toda la fuerza que labore en los proyectos de la reconstrucción de la red”, planteó Pierluisi en un aparte con la prensa luego de su participación en la convención de la ACG, en un hotel de Río Grande.

Durante la actividad, el presidente de la ACG, Umberto Donato, le expuso al primer ejecutivo que el acuerdo tendría el efecto de “eliminar” la participación de la industria doméstica de los proyectos de reconstrucción del sistema eléctrica debido a los elevados costos laborales que implica.

De acuerdo con Donato, los contratistas generales puertorriqueños no acostumbran a reclutar trabajadores unionados, sino que operan bajo el modelo de ‘open shop’,

Te recomendamos:

“Si los contratistas del patio, ante esa disyuntiva, deciden no firmar (el acuerdo bajo los términos de Luma e IBEW 222) y tenemos $10,000 millones en trabajos eléctricos requiriendo personal, ¿qué va a pasar? Muchos de los trabajadores que ahora mismo trabajan con las empresas que están aquí van a optar por renunciar, porque van a recibir una paga del doble, triple, cuatro veces más alta en proyectos que sabemos que son temporeros, mientras contratistas del patio se queda sin su gente. Cuando esos fondos se acaben en ocho años, Puerto Rico vuelve a su realidad y hemos destruido el sector privado”, subrayó Donato en su intervención junto a Pierluisi.

Impulsará excepciones

De acuerdo con Pierluisi, ya ha mantenido conversaciones con el presidente de Luma Energy, Wayne Stensby, con la intención de persuadirlo a que se exima a Puerto Rico, menos parcialmente, de las disposiciones del acuerdo con la unión estadounidense.

“Le pedí que hayan excepciones, dependiendo del tamaño del proyecto, del tipo de empleado que labora en el proyecto. Esto todavía no ha culminado, esas obras no han comenzado, los proyectos acaban de ser aprobados por el Negociado de Energía hace un mes o dos, así que veremos dónde acaba esto”, dijo el primer ejecutivo a la prensa.

Durante la convención de la ACG, uno de los vicepresidentes de Luma Energy, Don Cortés, detalló que la empresa tiene 37 proyectos con fondos federales que han sido aprobados tanto por el Negociado de Energía como por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) y se encuentran en fase de “diseño”. Otros 28, en tanto ya recibieron el visto bueno del Negociado y se le presentaron a FEMA, mientras que 29 se encuentran en trámite ante el ente regulador local.

“Quiero que estas obras sean de la mayor calidad, que los obreros estén bien pagos y con buenas condiciones de trabajo y que, como todo en mi vida como gobernador, tenemos que encontrar ese balance entre los reclamos de un sector y otro”, dijo Pierluisi.

“A Luma le conviene que las obras se den y se den lo antes posible, porque Luma, si la red falla, la ciudadanía de quien se queja es de Luma. O sea, no les conviene que haya gran controversia aquí. Lo que le conviene a ambas partes es llegar a un punto medio que sea aceptable, porque a nadie le conviene que las obras se paralicen por esta controversia. Tampoco le conviene a nuestro pueblo que todos los contratistas y personal venga de afuera, porque sería bueno que participen los nuestros. Estoy exhortando a las partes a que lleguen a ese punto medio”, añadió el gobernador al preguntársele qué herramientas tendría el gobierno para convencer a Luma Energy de que obvie la aplicación de su acuerdo con IBEW 222.

De acuerdo con el gobernador es irrealista pensar que Luma Energy pudiera traer “decenas de miles de personal” a Puerto Rico para realizar las obras de reconstrucción.

Según Pierluisi, un elemento positivo del convenio entre Luma Energy, los futuros contratistas e IBEW 222 es que prohíbe los cierres laborales y huelgas en los proyectos supervisados por el consorcio.

Loading...
Revisa el siguiente artículo