Pierluisi niega haber influido en el pedido de renuncia a Jorge Haddock como presidente de la UPR

El mandatario se limitó a decir que permanecerá “pendiente” al proceso de búsqueda de un nuevo jefe universitario

Por Manuel Guillama Capella

El gobernador Pedro Pierluisi se distanció de la determinación de la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que ayer votó unánimemente para retirarle la confianza al presidente de la institución, Jorge Haddock.

Al recalcar que no tuvo “injerencia” en la decisión de la Junta de Gobierno, Pierluisi hizo un llamado a reemplazar a Haddock a la mayor brevedad posible, si en efecto se concreta su salida luego de casi tres años en la jefatura de la UPR.

“Yo siempre he respetado la autonomía de la universidad. No he nombrado a ninguno de los miembros de la junta así que, obviamente, no tuve ninguna injerencia en esa votación, en esa decisión, pero estoy muy pendiente. Lo importante aquí es que no se interrumpa la labor de la universidad. La universidad es clave para el futuro de Puerto Rico, siempre ha contado con mi apoyo”, dijo el mandatario a preguntas de la prensa.

“Ahora lo que quiero que haga la Junta (del Gobierno) es que si se da la renuncia, como se ha reportado, inmediatamente se nombre a un presidente interino y comience un proceso de búsqueda de un presidente en propiedad, que sea justo, transparente y resulte en tener un presidente como la universidad se merece”, agregó Pierluisi, quien esta mañana visitó el área del Caño Martín Peña en la que se desarrolla un proyecto para relocalizar un tubo de agua potable.

Te recomendamos:

Aunque la Junta de Gobierno de la UPR no ha hecho un anuncio oficial de su determinación de retirarle la confianza al presidente de la institución, ayer Haddock emitió unas declaraciones en las que expresaba su “sorpresa” ante la “decisión”, al tiempo que en los medios se reportaba la votación que se llevó a cabo mediante referéndum electrónico.

“Admito que me toma por sorpresa la decisión, debido a los resultados obtenidos y a que mi contratación tiene una vigencia de cinco años”, indicó el presidente en la tarde de ayer.

“Responsablemente y pensando siempre en la universidad primero, me preocupa la dilación que provocará en el proceso de transformación institucional y la posible pérdida de fondos federales o el atraso que provocaría en la distribución a los estudiantes y a los recintos. Como es de conocimiento público, fui designado monitor de los fondos por el Departamento de Educación de Estados Unidos, lo cual agilizó la entrega de las ayudas económicas a los estudiantes y la utilización de más de $400 millones otorgados a la UPR. Mi designación evitó que se tuviera que nombrar un ente externo a la universidad como se ha requerido a otras entidades”, añadió Haddock, quien no fue específico sobre si acataría el mandato de la junta.

Esta mañana, el secretario interino de Educación, Eliezer Ramos, quien es la única persona designada por Pierluisi que ocupa un cargo en la Junta de Gobierno de la UPR, confirmó el resultado unánime de la votación para remover a Haddock. Metro supo que la decisión del organismo rector contempla que Haddock abandone el cargo el 31 de julio.

“No, pero voy a estar pendiente, y si puedo aportar al proceso lo voy a hacer”, respondió esta mañana Pierluisi a la pregunta de si tenía candidatos en mente para reemplazar a Haddock.

Haddock comenzó su término como presidente en septiembre de 2018, luego de ser seleccionado por la Junta de Gobierno tras un proceso competitivo que incluyó a cinco finalistas. Desde un inicio, su contratación, fue criticada por el salario de $240,000 anuales que se le concedió, en contravención con una certificación vigente de la Junta de Gobierno que fija el sueldo del presidente en $105,000.

Además, en el contrato se incluyó una cláusula que le concedía a Haddock una plaza docente si permanecía al menos dos años en el cargo, término que se cumplió en septiembre pasado.

En los pasados meses, la UPR ha sido cuestionada tras la pérdida de la acreditación del programa de residencia en Neurocirugía en el Recinto de Ciencias Médicas, institución que recientemente decretó también una moratoria al programa de grado asociado en Tecnología Radiológica.

A nivel sistémico, paralelamente, se han cuestionado las prácticas de reclutamiento y contratación de docentes, en momentos en que, ante una crisis presupuestaria, prácticamente se ha detenido el ofrecimiento de plazas permanentes y ascensos.

La UPR, desde 2017, ha perdido más de la mitad del dinero que solía recibir proveniente del fondo general, como consecuencia de los planes fiscales de la Junta de Control Fiscal.

Loading...
Revisa el siguiente artículo