Organizaciones presentan plan para reducir los residuos que llegan a los vertederos de Puerto Rico

Proponen reducir un 50% de los residuos que llegan a los vertederos para el 2028.

Por Sadot Santana Miranda

Ante la crisis de residuos sólidos y el inminente cierre de varios vertederos, un grupo de organizaciones presentó hoy un plan para que propone reducir o desviar para el 2028 el 50% de los residuos que llegan a los vertederos de la isla.

El plan, en el que participaron unas 11 entidades, incluye la creación de un Fideicomiso de Generación Circular —el cual se encargará de diseñar estrategias para el manejo de residuos— y una serie de estrategias para manejar y reducir residuos sólidos como residuos orgánicos, papel, cartón, plástico, foam, vidrio, metales, residuos de construcción y demolición, residuos electrónicos y electrodomésticos y neumáticos y aceites usados.

"Cada cierto tiempo, los propios medios de comunicación destacan las diversas situaciones críticas que enfrentamos ante el manejo actual de los residuos en Puerto Rico. Sin embargo, no vemos respuestas o acciones sostenidas de las entidades de gobierno que permitan salir del ciclo de incumplimiento y detrimento ambiental ya la salud. Por esa razón, nos dimos a la tarea de diseñar una hoja de ruta que permita el uso coherente y sostenible de los recursos que en PR se desechan hoy", comentó Ingrid Vila, presidenta y cofundadora de Cambio, entidad coordinadora del plan multisectorial Generación circular: Hacia una economía circular.

Un estudio realizado por las entidades apuntó a que en la isla se genera alrededor de 8,290 toneladas de residuos sólidos diarios, lo cual equivale a 5.19 libras por persona. Asimismo, señalaron que actualmente existen unos 29 vertederos en la isla, de los cuales 11 cuentan con órdenes de cierre debido a incumplimiento con regulaciones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés).

"Si vamos a hablar de atender el problema de residuos de manera integral tenemos que primero reconocer que el modelo económico lineal que impera impulsa el desperdicios de recursos ya que se basa en extraer insumo vírgenes o recursos vírgenes, proceder entonces a la manufactura al consumir y a desechar. Y este modelo mantiene una relación directa entre el aumento de actividad económica y el aumento en los desechos por lo que entonces resulte inadecuado para atender las amenazas al cambio climático y las limitaciones en recursos porque no son infinitos", dijo Vila durante una conferencia de prensa virtual.

Ante esto, Vila indicó que la isla debe moverse a una economía circular que identifique estrategias de reducción y desvío de residuos sólidos en la isla. David de Sevilla, presidente de la organización Basura Cero, mencionó que el desarrollo de una economía circular podría generar hasta unos 6,600 empleos directos e indirectos.

"[El Plan] propone que Puerto Rico adopte una economía circular y solidaria en la que se reconozcan los residuos como recursos se favorezcan, la reducción y el aprovechamiento sostenible, se tome en cuenta el cambio climático, se maximice el desarrollo económico local y la innovación, se fomente la responsabilidad y se incluya la más alta participación y expansión de todos los sectores y actores de nuestra sociedad", señaló Vila, quien añadió que el Plan descarta las plantas incineradoras como una opción para reducir residuos sólidos debido a sus "efectos nocivos a la salud y medioambiente".

"Las estructuras y entidades con la responsabilidad del manejo adecuado de residuos no han logrado poner en marcha soluciones sostenibles y que se sostenga ante cambios de administraciones de gobierno y parte de la falla es que no se reconoce que el manejo de los residuos requiere de la participación activa de todos los sectores de la sociedad y para que participen hay que cambiar el modelo de gobernanza para asegurar progreso continuo", agregó Vila.

De Sevilla apuntó que en la isla el 34% de los residuos proviene de residuos orgánicos y propuso que se reduzcan estos mediante la disminución de la temperatura en almacenes de supermercados para aumentar la duración de productos comestibles y la creación de supermercados para productos excluidos de la cadena de venta por razones de tamaño, forma o defectos en el empaque. Propuso, además, que se prohíba el depósito de estos residuos orgánicos en los sistemas de relleno sanitario para el 2028. Ante esto, recomendó la creación de composteras municipales, comunitarias y privadas.

Incluso, de Sevilla propuso la creación de un programa de incentivos que fomenten el buen manejo de residuos sólidos.

El desarrollo del Plan contó con la participación de organizaciones como Cambio, Basura Cero Puerto Rico, Center for Sustainable Community Solutions de Syracuse University,  Climate Think: Institute for Climate Law and Policy, la Coalición de Coordinadores de Reciclaje Municipal, la Coalición de Organizaciones Anti-Incineración, Haser, Martín Peña Recicla, el Puerto Rico Recycling Partnership, Sierra Club y la corporación de acción ambiental Tais. Fue subvencionado por la Fundación Segarra Boerman.

Te recomendamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo