Melinda Romero: “no se puede hablar de mi papá si no se habla de la estadidad”

La hija del exgobernador comparó el amor que su padre sentía por su familia con el que mostró por Puerto Rico y la lucha por la anexión

Por Manuel Guillama Capella

Los casi 28 años que Carlos Romero Barceló estuvo ocupando cargos electivos y los otros tantos que permaneció involucrado en la vida política del país no le impidieron forjar una estrecha relación con su familia, aunque el exgobernador no necesariamente lo hubiera percibido de esa forma, relató su hija, Melinda Romero Donnelly.

“Al igual que les sucede a todos ustedes aquí, y particularmente a los que han ocupado el puesto de gobernador de Puerto Rico, son puestos que le restan tiempo, no calidad, pero le restan tiempo a la familia. Creo que de todos los que están aquí, que son funcionarios, han tenido que tomar esas decisiones difíciles y a veces en contra de lo que es su más sentido querer. Llegaron los nietos y subsanó toda esa ausencia que él percibía que no nos había otorgado (atención), aunque era una percepción de él y no de nosotros, y se entregó a ellos en cuerpo, alma, pasión y espíritu”, afirmó Romero Donnelly durante el acto que organizó hoy la Asamblea Legislativa en memoria del exgobernador, quien falleció el pasado domingo a los 88 años.

Te recomendamos:

De los cuatro hijos de Romero Barceló –Carlos, Andrés (quien falleció hace dos años), Juan Carlos y Melinda– solo la última hizo carrera como política, habiendo llegado a ser representante por el Partido Nuevo Progresista (PNP) entre 1997 y 2004 y senadora de 2009 a 2012.

“Soy la menor de tres hermanos varones, pero soy la que salió igualita a mi papá, en carácter, terquedad, impaciencia, pero también un corazón bien grande. Quizás esa es la parte que muchos de ustedes conocen, pero no todo el mundo necesariamente lo vio y lo pudo percibir y recibir ese gran amor. Imaginen la pasión que Carlos Romero sentía por esta isla, que solamente luchó por que todos fuéramos iguales, que viviéramos en igualdad de condiciones con aquellos ciudadanos que son parte de la nación de la cual nosotros también somos ciudadanos. Que no podía haber distinción entre unos y otros y que todos merecíamos tener las mismas oportunidades. Esa pasión y amor por Puerto Rico era la misma pasión y amor por la familia nuestra”, enfatizó Romero Donnelly, quien habló en representación de la familia.

Además de Melinda, estuvieron presentes en la ceremonia otro hijo de Romero Barceló, Carlos, así como la viuda, Kate Donnelly, y varios nietos.

Romero Donnelly resaltó la eterna batalla de su padre –quien gobernó entre 1977 y 1984– para conseguir la estadidad para Puerto Rico, que incluyó luchas dentro del propio PNP.

“Mis respetos a los compañeros del Partido Popular y el Partido Independentista (pero) no se puede hablar de mi papá si no se habla de la estadidad”, dijo Romero Donnelly a los senadores y representantes, así como pasados líderes legislativos, reunidos en la rotonda del Capitolio.

“Su gran lucha con el PNP fue que tenían que incluir en el logo la igualdad. No podía seguir siendo la estadidad porque la estadidad era un adjetivo. La igualdad era para todos, y a través de la estadidad él lo que buscaba era la igualdad. No todo el mundo estaba de acuerdo porque se iba a ver feo la igualdad abajo (en el logo), pero se las ganó y ese es el logo del PNP ahora: igualdad. Esa igualdad nosotros la vamos a lograr y la vamos a terminar”, puntualizó Romero Donnelly.

Loading...
Revisa el siguiente artículo