Federales acusan tres personas de supuesto tráfico ilegal de aves migratorias en Puerto Rico

Vendían, ofrecían e intercambiaban aves como búhos por una gran cantidad de dinero

Por CyberNews

El fiscal federal W. Stephen Muldrow informó el jueves que un gran jurado federal acusó a tres hombres de supuesta conspiración para participar en el comercio ilícito de aves migratorias; venta, oferta de venta y trueque de aves migratorias (Ley del Tratado de Aves Migratorias); y tráfico de vida silvestre (Ley Lacey).

“El tráfico ilegal de aves migratorias representa una seria amenaza para nuestros ecosistemas”, dijo Muldrow en comunicación escrita. “Felicito al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, la Oficina de Aplicación de la Ley y al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales por su investigación de este asunto. La Oficina del Fiscal de los Estados Unidos continuará procesando enérgicamente a aquellas personas que participan en la venta ilegal de vida silvestre protegida”, añadió.

Los acusados ​​fueron arrestados el 13 de enero de 2021 por agentes del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, la Oficina de Cumplimiento de la Ley y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.

Los imputados y los cargos son los siguientes: Carlos David Flores Ríos, alias “Carlos Flores Ríos” quien enfrenta un cargo de conspiración; cinco cargos por vender, ofrecer para vender y canjear aves migratorias, específicamente búhos de orejas cortas (Asio flammeus); y un cargo por tráfico de vida silvestre. Edgardo Marín Candelaria enfrenta un cargo de conspiración y un cargo por tráfico de vida silvestre. Marín Candelaria vendió dos búhos chico sabiendo que los búhos habían sido capturados en violación de la Ley de Aves Migratorias. Y Misael Cruz Rivera enfrenta un cargo por vender, ofrecer vender e intercambiar aves migratorias, específicamente un cernícalo americano (Falco sparverius).

Según la acusación, el propósito de la conspiración era que los imputados se enriquecieran injustamente mediante el tráfico, captura, captura, venta y trueque de aves migratorias. Los acusados ​​y co-conspiradores capturaron y poseyeron aves migratorias; los retenía ilegalmente en viviendas temporales; ofreció las aves a la venta en grupos de chat privados de Internet; vendió las aves a compradores locales; negoció el precio de las aves, pagó y recibió pagos por el tráfico de aves migratorias en Puerto Rico y otros lugares.

“La Oficina de Cumplimiento de la Ley del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos persigue activamente a quienes buscan obtener ganancias de la explotación comercial ilegal de nuestros recursos naturales. Estas actividades delictivas dañan especies en peligro y ecosistemas frágiles en todo Puerto Rico y el Caribe. Continuaremos trabajando con nuestros socios para llevar ante la justicia a aquellos que deliberadamente ignoran las leyes ambientales”, dijo Aurelia Skipwith, directora del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos.

“Los vendedores y posibles compradores de estos animales saben que las Autoridades Federales junto con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) realizan investigaciones sobre la posesión y venta de estas especies. Es ilegal, representan una amenaza para la flora y fauna de Puerto Rico y lo que es más preocupante, incluso podrían representar un peligro para la vida de las personas. Exhortamos a la ciudadanía a no patrocinar estos negocios ilícitos, ya sea poseyéndolos o comprándolos”, afirmó el secretario de Recursos Naturales y Ambientales, Rafael Machargo.

La fiscal federal adjunta Carmen Márquez Marín está a cargo del procesamiento del caso. Si son declarados culpables, los acusados ​​podrían enfrentar una pena máxima de prisión de cinco años y una multa máxima de 250,000 dólares por la conspiración para participar en el comercio ilícito de aves migratorias y cada cargo de la Ley Lacey; y hasta dos años de prisión y una multa máxima de hasta 250,000 dólares por cada cargo de la Ley de Aves Migratorias.

Las acusaciones contienen solo cargos y no son evidencia de culpabilidad. Se presume que los acusados ​​son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad.

Te recomendamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo