Las mamografías en Puerto Rico se han retrasado desde el cierre total decretado por la gobernadora Wanda Vázquez para contener los contagios de coronavirus en la Isla hasta el presente, detallaron diversos miembros de la industria de la salud.

Samuel Peluyera, director de Centro de Imágenes del Hospital del Centro Comprensivo de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico (UPR), detalló que 250 a 300 mujeres dejaron de hacerse sus mamografías de cernimiento durante la pandemia.

“Para los meses de marzo y abril reflejaron una disminución en pacientes a realizarse sus mamografías de cernimiento por los ajustes operacionales, las órdenes ejecutivas, además del desconocimiento e incertidumbre que se vivió en el país ante esta pandemia del COVID-19”, informó.

Ya para junio y julio se reflejó un aumento en las mamografías, esto luego de una labor de orientación a los pacientes.

Consecuencias a largo plazo

Peluyera insistió en que las mujeres vayan a realizarse sus mamografías para la detección temprana del cáncer del seno.

“Si no se inicia una campaña agresiva en cuanto a que las mujeres salgan a realizarse sus mamografías –en los centros donde se realizan hay protocolos para reducir el riesgo a contagio– sí puede ser que a largo tengamos un aumento significativo en lo que son biopsias y cáncer del seno”, afirmó.

Peluyera opinó que aún están a tiempo de reducir esa brecha y evitar más cáncer de seno. Asimismo, expuso que el Centro de Imágenes tiene un protocolo que incluye desinfección de los equipos entre pacientes, suplido de equipos de protección al personal, entrevistas previas al estudio, citas cada media hora para reducir el contacto físico entre pacientes, desinfección total de las áreas todos los días y adiestramiento al personal.

Preparación de instalaciones

“Cuando se hizo el lockdown muchas instalaciones (estaban) en preparación a cómo iban a manejar el flujo de pacientes. Hubo algunas instalaciones, te puedo decir que más de un 50-60% de las instalaciones privadas, que no están aliadas a un hospital, se pusieron en pausa porque hubo un proceso de preparación para poder mantener el flujo de pacientes”, afirmó Aimee Santiago, presidenta de la Junta de Directores de Susan G. Komen.

Esta recordó que muchas de las mamografías se realizan en unidades móviles durante ferias de salud, que quedaron suspendidas por la emergencia del COVID-19.

“Cuando se va a hacer las pruebas es algo que tú no puedes hacer virtual. Tu puedes hacer la papelería y todo eso, tú lo puedes hacer a través de Internet o por fax, pero la mamografía tiene que ser ahí en vivo”, manifestó Santiago.

Asimismo, expuso que luego de la etapa de preparación de las instalaciones enfrentaron el temor de los pacientes de contagiarse con el COVID-19.

“Ahí es donde se crea este retraso. Incluso nosotros tenemos pacientes que interrumpieron sus quimioterapias por este mismo temor”, añadió.

Sin embargo, Santiago expuso que ese retraso en el tratamiento no fue significativo.

Además, afirmó que al momento no hay un estimado de cuántas mamografías se han retrasado por la pandemia, ya que reciben estadísticas de organizaciones de base comunitaria que emiten informes semestrales.

“La que habíamos visto preliminarmente sí te puedo decir que muchos de nuestros centros, de nuestros grupos, que tenían programadas una gran cantidad de mamografías estaban por debajo de un 30 % de las estadísticas basadas en años anteriores”, puntualizó Santiago.

Asociación de Hospitales

El presidente de la Asociación de Hospitales de Puerto Rico, Jaime Pla Cortés, expresó que la pandemia ha reducido las visitas en los hospitales, hecho que según indicó puede tener consecuencias negativas en los pacientes cuando se trata de una detección temprana.

“En un momento del lockdown se dejaron de hacer procedimientos en los hospitales. Especialmente en el primer lockdown y hubo personas que se quedaron a pendientes a hacerse sus procedimientos, ya fueran externos como sería una mamografía o algún procedimiento invasivo que requiriera una hospitalización”, precisó.

El presidente de la Asociación destacó que durante un tiempo esos pacientes se quedaron sin sus servicios, ya fuera a nivel de hospital y ambulatorios.

“Es una de las razones por las cuáles tan pronto terminó el primer lockdown la Asociación de Hospitales inició una serie de anuncios de televisión, de radio, de periódico, tratando de dejarle saber a los pacientes que tenían que regresar a sus tratamientos médicos”, recordó Pla Cortés.

Asimismo, el doctor sostuvo que las personas han regresado a hacerse sus estudios. Sin embargo, no han retornado a los niveles pre pandemia.

“Tienen que retomar sus procedimientos,  si no, va a ser más difícil en el futuro. Hay procedimiento de detección temprana del cáncer del seno, cuando vaya a hacérselo puede ser tarde”, agregó Pla Cortés.

De igual forma, comentó que a largo plazo se podrá observar si ese retraso incidió en las tasas de mortalidad de cáncer del seno en la Isla.

“Los censos de los hospitales, que en un momento determinado estaban cerca del 80 %, ahora mismo está cercano al 60 %. Quiere decir que hay un 20 % menos de la utilización de los servicios hospitalarios”, recalcó.

Lyanne Meléndez colaboró en esta historia.

 

Te recomendamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo