Por robar pirotecnia y equipos electrónicos son las acusaciones contra cuatro policías

Un confidente del FBI deltó las actividades ilegales de los oficiales entre 2016 y 2017 en pueblos del Este de la Isla.

Por Metro Puerto Rico

El 27 de agosto de 2020, un gran jurado federal en el Distrito de Puerto Rico emitió una acusación formal contra cuatro oficiales de la Policía de Puerto Rico acusados de conspiración para cometer robo, conspiración para robar y convertir propiedad del gobierno, y robo para su beneficio personal, anunció W Stephen Muldrow, Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico. El FBI estuvo a cargo de la investigación del caso.

La acusación formal alega que a partir de fecha desconocida y hasta el 29 de diciembre de 2016 en el Distrito de Puerto Rico, los imputados, Sargento Miguel Conde-Vellón, Luis Rodríguez-García y Carlos Boyrie-Laboy —de la División de Drogas de Humacao— conspiraron para cometer robo y extorsión al ilegalmente tomar dinero y propiedades de un confidente del gobierno, que los acusados creían que estaba involucrado en la venta de pirotecnia.

Lee aquí la acusación:

Acusación federal by Metro Puerto Rico on Scribd


El 29 de diciembre de 2016 los imputados Conde-Vellón, Rodríguez-García y Boyrie-Laboy, mientras actuaban en su calidad oficial como agentes de la Policía y portaban armas de fuego, realizaron un ingreso forzado no autorizado a una residencia ubicada en el Barrio Duque de Naguabo aue creían que era el escondite utilizado por el supuesto vendedor ilegal de pirotecnia. Los acusados registraron la residencia, localizaron y tomaron posesión de dos cajas de fuegos artificiales que contienen cada una 40 piezas de fuegos artificiales genéricos, dos cajas que contienen cada una 53 piezas de fuegos artificiales Thunder Max, una caja que contiene 18 piezas de fuegos artificiales de Premiere FWK y $ 2.995,00  que creían que eran producto de una actividad ilegal de la persona. De hecho, la pirotecnia y el dinero robados por los acusados eran propiedad de Estados Unidos, con un valor combinado de más de $ 1,000. Se establece que la priotecnia habría sido robada a una tienda por departamentos.

El 15 de junio de 2017 o alrededor de esa fecha, los acusados, Conde-Vellón, Rodríguez-García, Boyrie-Laboy y Quermie Márquez-Rivera, mientras actuaban en su capacidad oficial como agentes de la Policía y portaban armas de fuego, realizaron una entrada forzada no autorizada a una residencia. ubicado en Calabazas Ward en Yabucoa, que creían que era el escondite utilizado por el supuesto vendedor ilegal de equipo electrónico robado. Los acusados registraron la residencia para localizar y robar dinero en efectivo y bienes pertenecientes al presunto vendedor ilegal de equipos electrónicos. Encontraron y robaron dos tabletas Samsung y $ 6,350.00 que creían que eran producto de una actividad ilegal de un informante confidencial. De hecho, el equipo electrónico y el dinero robados por los acusados eran propiedad de los Estados Unidos, con un valor combinado de más de $ 1,000.

En ambos casos, ninguno de los acusados obtuvo, o intentó obtener, una orden de registro para los lugares en los que ingresaron para robar propiedades y efectivo. Después de robar el dinero y las propiedades, ninguno de los cuatro imputados reportó el registro, los detalles de la detención ni la incautación de la cantidad total de dinero y propiedades a la PPR. Los acusados se dividieron entre ellos el producto de los robos.

La fiscal federal adjunta Marie Christine Amy está a cargo del procesamiento del caso. Si son declarados culpables, los acusados enfrentan una sentencia de hasta 20 años de prisión por la violación de 18 U.S.C. § 1951, hasta 10 años de prisión por la violación de 18 U.S.C. § 641, y hasta 5 años de prisión por la violación de 18 U.S.C. § 371. Las acusaciones contienen solo cargos y no son evidencia de culpabilidad. Se presume que los acusados son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad.

Te recomendamos:

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo