Opinión: Nos toca a los populares

Lea la opinión: Nos toca a los populares de la asesora legislativa Lara Mercado

Por Lara Mercado

En las pasadas semanas, el Partido Popular Democrático se vio enfrascado en una ola de controversias internas, externas y multidireccionales que, en nada, ha abonado al deber fiscalizador que se espera de una organización política de oposición, y que poco ha servido, más allá de levantar ronchas por rencillas y corajes viejos entre líderes de la colectividad y sus seguidores. Los reclamos, legítimos, de transparencia y mayor apertura sobre las gestiones de miembros de la colectividad se han perdido en la pelea chiquita interna.

Soy popular desde que tengo conciencia política. He trabajado en colegios, previo a las máquinas de escrutinio electrónico, cuando se llevaban los números con palitos; he caminado bajo el sol con una camiseta que lleva el nombre de un candidato en el que creo y apoyo; he llenado endosos para presentar en la Comisión Estatal de Elecciones y, mientras pueda, seguiré contribuyendo a mi partido de diversas maneras. Soy inequívocamente popular y no tengo interés de aspirar a un puesto electivo. Como popular, solo deseo un mejor partido en el que todos nos sintamos escuchados, reflejados y representados.

Hoy el PPD enfrenta dos importantes retos: qué representa y quiénes son, o somos, el PPD. Los procesos a través de los cuales la colectividad decidirá qué representa y cómo trabajará por la justicia social y el desarrollo del país de cara al 2020 deberán discutirse con seriedad y con apertura. Sin embargo, el tiempo apremia para elegir quiénes nos representarán a través de la Junta de Gobierno, que para todos los efectos es la cara del partido durante el proceso de reorganización y en preparación al próximo ciclo electoral. El 2 de diciembre es la fecha para la que se ha anunciado una Asamblea General y, con ella, la elección de una nueva Junta de Gobierno.

Para esta elección habrá una diversidad de puestos disponibles, entre ellos la presidencia y las vicepresidencias. Estos tres puestos, según el reglamento del partido, se pueden llenar de dos maneras. “El presidente, vicepresidente y vicepresidenta serán electos por el voto libre, directo y secreto de los populares de todo Puerto Rico o por delegados de la Asamblea General mediante el voto libre y secreto, aunque en papeletas separadas”. La decisión sobre el método a utilizarse para esta elección, según se presenta en dicho reglamento, recae en la Junta de Gobierno.

Existiendo, entonces, el mecanismo para que los populares de todo Puerto Rico participemos del proceso, solicito a la Junta de Gobierno del Partido Popular Democrático que realice una elección abierta para que, a través del voto “libre, directo y secreto”, todos los populares podamos elegir el liderato que nos representará públicamente. Será importante también evaluar la viabilidad de enmendar el reglamento para que este mecanismo de votación se extienda a los siete puestos por acumulación que, al momento, solo pueden ser elegidos a través del voto de la Asamblea General.

Te podría interesar:

La Junta de Gobierno se encargará de la administración del partido, el proceso de reorganización, la gestión fiscalizadora y, no menos importante, deberá abrir el espacio para que todos los populares podamos repensarnos y dilucidar qué representamos y por qué somos opción para los electores en el futuro inmediato y a largo plazo. Queda de nosotros, los populares, elegir un liderato en el que confiar nuestras aspiraciones de cara al próximo ciclo electoral.

***

Aprovecho la oportunidad que me brinda esta publicación para felicitar a los senadores José Nadal Power, Eduardo Bhatia Gautier, Zoé Laboy Alvarado y José Vargas Vidot por su excelente participación en la maratónica vista pública de los Proyectos del Senado 950 y 1000. El primero busca limitar los derechos a las mujeres de decidir sobre sus cuerpos inventando trabas innecesarias a quienes buscan practicarse un procedimiento seguro y legal, cobijado por nuestra constitución, y altamente regulado por el Estado. El segundo, medida apoyada por toda la delegación del PPD en el Senado, busca prohibir las “terapias de conversión” que con su pseudociencia dicen “curar” a los homosexuales. Espero que las delegaciones del PPD, tanto en Cámara como en Senado, así como todos los que creen en los derechos y la igualdad, defiendan a las mujeres y a jóvenes víctimas de personas que insisten en llevar nuestra sociedad al oscurantismo e imponer sus visiones moralistas y sectarias en un país diverso que aspira al respeto de la dignidad de todo ser humano.

Loading...
Revisa el siguiente artículo