Continúa proceso de identificación de facilidades "dignas" para COPU en la UPR

El edificio en el que estaba ubicado la Escuela de Comunicación –que podría perder su acreditación si no obtiene un espacio adecuado– fue destruido por María

Por David Cordero

Una reunión que había sido pautada para hoy entre el rector interino del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), doctor Luis A. Ferrao, y la dirección y representación docente de la Escuela de Comunicación (COPU), fue pospuesta para la próxima semana, como parte del proceso que se lleva a cabo para identificar instalaciones “dignas” y “seguras”, luego de que el huracán María destruyera el edificio que ocupaba COPU.

“Así lo acordaron el rector y l director de la Escuela”, indicó Mario Alegre, director interino de la Oficina d Comunicaciones del Recinto, quien confirmó la reunión, aunque aún no se ha determinado una fecha específica. Sobre la identificación de instalaciones para la Escuela, Alegre señaló que “ya está bastante adelantado el proceso”. El director interino confirmó a Metro, además, que el presidente de la Junta de Gobierno de la UPR, Walter Alomar, visitará el recinto riopedrense la próxima semana, como parte del seguimiento a la reubicación de COPU.

"El licenciado Alomar va a visitar la Escuela en algún momento de la semana próxima, para ver en persona lo que hay y lo que se está proponiendo. Es una visita para que él pueda atestiguar de forma presencial lo que se le ha dicho”, dijo Alegre.

La facultad de COPU denunció hace poco más de una semana la falta de instalaciones adecuadas y seguras para impartir sus cursos y atender las necesidades de su comunidad, así como exigió, a la alta gerencia universitaria, que consulte con los docentes las decisiones futuras sobre la unidad académica.

Desde que se reanudaron las clases el pasado 30 de octubre, la Escuela no cuenta con suficientes salones de clases y equipo; los cursos se ofrecen en diferentes lugares del recinto; y el profesorado no tiene oficinas para atender a sus estudiantes. El edificio que albergaba la unidad fue clausurado debido a los daños que sufrió a consecuencia del huracán María el 20 de septiembre.

Luego de la denuncia, Ferrao se reunió con profesores y el director de la Escuela y reiteró un compromiso para atender la situación.

Los docentes y el director de la Escuela, doctor Jorge Santiago Pintor, sometieron el pasado viernes una carta a Rectoría en la que detallaron las necesidades de COPU, no solo respecto a instalaciones dignas y seguras, sino para cumplir con las condiciones para la reacreditación de parte de la Acrediting Council on Education in Journalism and Mass Communications (ACEJMC) en febrero de 2019, tal cual se les solicitó en la reunión previa con el rector interino.

Respeto a esa carta, la doctora Lourdes Lugo-Ortiz, catedrática de COPU y portavoz de los profesores, indicó que la directora interina de la Oficina de Planificación, Belkis Fabregas, había respondido al director de la Escuela que ya se había identificado un lugar que respondiera a las necesidades de COPU, “un lugar adecuado y coherente, es decir, en un mismo espacio”, apuntó la profesora, al tiempo que dijo que aún no le han informado al personal docente y no docente de la Escuela, sobre el espacio en el que serían ubicados.

“Hemos estado trabajando de la misma manera; seguimos dando nuestras clases, seguimos con nuestro compromiso con la Universidad, con el país y con la educación en Comunicación”, expresó Lugo-Ortiz, en entrevista con Metro. “No obstante seguimos trabajando en un ambiente que no es el mejor”, añadió.

Sobre la reunión pautada para la próxima semana, Lugo-Ortiz apuntó que "esperamos que nos puedan informar con bastante precisión sobre las instalaciones adecuadas, seguras y dignas que se nos han asignado”.

La facultad de COPU denunció hace poco más de una semana la falta de instalaciones adecuadas y seguras para impartir sus cursos y atender las necesidades de su comunidad, así como exigió, a la alta gerencia universitaria, que consulte con los docentes las decisiones futuras sobre la unidad académica.

Desde que se reanudaron las clases el pasado 30 de octubre, la Escuela no cuenta con suficientes salones de clases y equipo; los cursos se ofrecen en diferentes lugares del recinto; y el profesorado no tiene oficinas para atender a sus estudiantes. El edificio que albergaba la unidad fue clausurado debido a los daños que sufrió a consecuencia del huracán María el 20 de septiembre.

“Por la falta de instalaciones, la facultad, los estudiantes y el personal administrativo de la Escuela se vieron obligados a estar dispersos en distintas instalaciones del recinto, ocasionando el desmembramiento de la comunidad y de los quehaceres académicos”, apuntó la doctora Lugo-Ortiz.

Loading...
Revisa el siguiente artículo