Duro impacto de Trump a la isla

En su primer año como presidente de Estados Unidos, la relación entre el mandatario y Puerto Rico ha sido una relación enfrentada

Por David Cordero

La relación entre Puerto Rico y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante su primer año en la Casa Blanca, ha sido una relación intensa y enfrentada. Durante sus primeros doce meses, es posiblemente el presidente estadounidense que en más ocasiones se ha referido a la isla públicamente.

“La actitud que exhibió con respecto al huracán María es, obviamente, de alguien que no conoce y que vino para exaltarse a sí mismo. No fue honesto con el pueblo de Puerto Rico. Yo creo que Trump intentó coger de tonto al pueblo de Puerto Rico”, afirmó Rafael Cox Alomar, abogado y profesor asociado de la Escuela de Leyes de la Universidad del Distrito de Columbia (Washington D. C.).

El nombre de Puerto Rico no es extraño para Trump. Desde antes de llegar a la presidencia había realizado negocios en isla y, como mandatario, sus referencias al territorio anteceden por mucho el paso del huracán María.

En Twitter, su medio preferido, escribió el nombre de Puerto Rico por primera vez a finales de abril, cuando denunció que los demócratas trataban de “rescatar” el sistema de salud local con el dinero pagado en impuestos por los estadounidenses. Luego, a principios de mayo, Casa Blanca emitió expresiones oficiales en las que la administración Trump dijo estar decepcionada con la asignación de $300 millones para Puerto Rico en aquel momento a través del Omnibus Bill.

La relación se agudizó para mal a partir de septiembre, tras el paso del huracán María. Luego de tardar casi dos semanas en visitar el territorio, a su llegada subestimó la cifra de muertes por el paso del huracán, y ese mismo día, lanzó rollos de papel toalla a damnificados como si se tratara de una lotería de artículos de primera necesidad, acción que fue calificada por muchos como “humillante” e “indignante”.

“La actitud que exhibió con respecto al huracán María es, obviamente, de alguien que no conoce y que vino para exaltarse a sí mismo. No fue honesto con el pueblo de Puerto Rico. Yo creo que Trump intentó coger de tonto al pueblo de Puerto Rico”, afirmó Rafael Cox Alomar, abogado y profesor asociado de la Escuela de Leyes de la Universidad del Distrito de Columbia (Washington D. C.).

Si lo describiéramos en términos de jerarquía, el segundo gran impacto de Trump a Puerto Rico en su primer año fue la reforma fiscal federal.

“La forma en que manejó el tema de la reforma contributiva y el impacto que tuvo sobre nosotros denotan que a este señor no le interesa Puerto Rico”, indicó el analista, quien fue candidato a la comisaría residente en Washington por el PPD.

La reforma contributiva trata a la isla como una jurisdicción foránea, con relación a las corporaciones en Puerto Rico, e impone un impuesto de 12.5 % a la propiedad intelectual de las compañías que operan desde la isla.

Demócratas y republicanos nos han tratado con igual desdén. Lo que sucede es que Donald Trump ha retomado el discurso, que bien pudo haber esbozado Theodore Roosevelt, cuando dice que somos unos vagos, que los puertorriqueños quieren que les hagan todo”, indicó. “En el siglo XXI uno vuelve a escuchar ese tipo de discurso y, entonces, Trump se convierte en esa persona que vuelve a utilizar esos estilos”, añadió el profesor.

Vea también:

Donald Trump alcanza su primer año como presidente

Gobierno tendrá que aclarar más dudas antes de recibir dinero del Tesoro

Loading...
Revisa el siguiente artículo