$15 mil

La gama de reacciones a este incidente ha puesto de manifiesto, nuevamente, que Puerto Rico enfrenta serios retos y que hay mucho trabajo que hacer y mejores decisiones que tomar.

Por Lily Rivera

El lamentable accidente de la niña puertorriqueña de siete años que fue impactada por una guagua mientras viajaba en un vehículo todoterreno con otras personas, en Aruba, ha levantado diversas reacciones. Desde destacar el acto altruista del policía retirado de Nueva York, quien le brindó los primeros auxilios y ayudó económicamente para trasladarla a Puerto Rico, hasta la lluvia de críticas por “el show mediático de la primera dama” al presentarse a la Base Muñiz en Isla Grande para recibir a la menor. Otros recordaron la “incapacidad del Gobierno para atender las innumerables complicaciones del huracán María”.

Algunos señalaron el manejo errático de las muertes tras María, y hasta hubo exigencias de que el Gobierno auspicie el traslado aéreo ($15 mil) de la nena a la isla. (A lo mejor Unidos por Puerto Rico tenga dinerito para ello, o alguno de los que por décadas han vivido del dinero público desde sus puestos y accesos de lujo, responda a la conciencia y aporte).

La gama de reacciones a este incidente ha puesto de manifiesto, nuevamente, que Puerto Rico enfrenta serios retos y que hay mucho trabajo que hacer y mejores decisiones que tomar. Pero demuestra que todavía en la isla, con todas las dificultades conocidas, el pueblo confía en su sistema de salud pública, y espera que este provea a la niña el mejor cuidado posible.  Y eso es esperanzador. 

Noticia relacionada

Dentro de tantos desafíos, Puerto Rico ha tenido algunos avances. Uno de los logros importantes que hay que reconocer es que, por primera vez en la historia de nuestro país, se ha logrado conseguir 100 % de pareo federal para Medicaid por dos años. Cosa que, usualmente, funciona con que el Gobierno estatal ponga una parte, y los federales, otra. Y es un grant, no un préstamo. Así que no hay que devolver los chavos. Esto es importante saberlo, reconocerlo y procurar lograr más beneficios en adelante, porque nuestra isla tiene una población médico -indigente y de adultos mayores enorme y los servicios de Medicaid son para atenderlos a ellos.

El Bipartisan Budget Act, de 2018, PL 115-123, en su Título III, Sección 20301 (Medicaid) ha puesto a la disposición de Puerto Rico $4,900 millones para atención médica a casi la mitad de los puertorriqueños.  Eso es buenísimo. Solo falta que procuren más fondos para más servicios de salud para los años venideros y que, en una próxima situación, como la de Aruba, haya traslado aéreo para cualquier boricua que lo necesite, sin esperar que caiga dinero del cielo. Con personas de las que, desde siempre, “viven de la teta del Gobierno”, a $5 mil por cabeza obtendríamos el traslado no solo de la niña, sino de cualquier puertorriqueño que lo necesite. Ahí está el dinero.

TE PODRÍA INTERESAR:

Las expresiones de la autora no representan necesariamente el sentir del medio

Loading...
Revisa el siguiente artículo