El número de casos de influenza reportados en Puerto Rico alcanzó la cifra de 1,464 durante la tercera semana de enero, solo 36 casos por debajo del nivel de alerta epidémica en la isla.

La cifra representa un aumento de 434 casos, en comparación con la semana anterior. A pesar de los datos, la epidemióloga del Estado, doctora Carmen Deseda, no estuvo disponible para responder cómo el Departamento de Salud  (DS) ante un nuevo aumento de casos durante las próximas semanas.

“Todo paciente que tenga una fiebre persistente, aunque sea leve, que tenga tos y malestar severo corporal, debería preocuparse por su pudiera tener o no influenza”, indicó el doctor Raymond Sepúlveda, emergenciólogo y director médico del Hospital HIMA San Pablo en Cupey.

Respecto al informe de la segunda semana de enero, cuando se reportaron 1,030 casos, Deseda señaló que que si en las próximas semanas se sobrepasan los 1,500 casos de influenza en la isla “estaríamos en alerta”.

También hubo un aumento en hospitalizaciones, con 63 en la tercera semana, en comparación con las 48 de la segunda. La región de Ponce sigue siendo la más afectada, y de dentro de ella, Peñuelas, Adjuntas, Santa Isabel y Coamo son los municipios más afectados. 

En total, se han registrado 10,507 casos durante la temporada 2017-2018, 459 hospitalizaciones y hasta el momento no se han reportado fatalidades. Durante la temporada 2016-2017, se reportaron un total de 53,708 casos, con 1,019 hospitalizaciones y 14 muertes por influenza A y B.

Hospitales alerta ante aumento

Ante la situación de aumento en casos de influenza, hospitales alrededor de la isla se mantienen en alerta. De acuerdo al director médico del Hospital HIMA San Pablo en Cupey, doctor Raymond Sepúlveda, entre un 10% y 12% de las personas que llegan hasta la sala de emergencias de dicha institución hospitalaria, presentan síntomas de influenza. Luego de realizar las pruebas pertinentes, Sepúlveda indicó que, en promedio, entre un 1% y 4% de las personas, resultan positivo al tipo A o B del virus.

Si usted ya ha sido diagnosticado con influenza, “lo primordial es la hidratación agresiva y medicamentos que no sean derivados de la aspirina, como es el acetaminofén, cada cuatro por 24 horas mínimo”, indicó el emergenciólogo.

Durante la tercera semana, nuevamente el renglón de infantes entre los 0 y 4 años representa el grupo de mayor cantidad de casos registrados. Asimismo, el grupo de menores de 5 a 9 años es el segundo renglón con más casos.

En ese sentido, el doctor Sepúlveda indicó que lo primero que los padres deben vigilar  es si algún miembro de la familia presenta ya síntomas o es positivo a influenza. “Lo segundo es vigilar si hay o no casos de influenza en la escuela o el cuido donde atienden su niño”, apuntó,  al tiempo que reiteró que los padres deben estar atentos a síntomas como fiebre insidiosa, tos –no necesariamente con flema– y dolor en el cuerpo.

Recomendaciones de los CDC respecto a infantes y menores:

  • Los bebés menores de 6 meses corren un alto riesgo de presentar complicaciones graves relacionadas con la influenza pero no pueden ser vacunados. Sin embargo, usted como padre, familiar o cuidador sí puede vacunarse y evitar un contagio al bebé.
  • Manténgase alejado de personas enfermas lo más que pueda y haga lo mismo con el niño bajo su cuidado.
  • Si el niño al que cuida tiene 6 meses o más, debería recibir la vacuna contra la influenza todos los años.
  • Ciertas medidas de prevención diarias, como cubrirse la boca al toser y el lavado de manos frecuente, pueden ayudar a evitar la propagación de gérmenes.
  • Los medicamentos antivirales están disponibles para tratar la influenza en niños y adultos y estos pueden aliviar la gravedad de su enfermedad y acortar su duración. También pueden prevenir complicaciones graves por la influenza.

Vea también:

Los síntomas de la influenza que debes conocer

Alerta ante pico de casos de influenza en la isla

Loading...
Revisa el siguiente artículo