Encuentran culpable a Raphy Pina de los cargos federales por posesión ilegal de armas

La defensa de Pina, compuesta por los abogados María Domínguez y Francisco Rebollo, ya decidió que apelaría la determinación del jurado

Por Manuel Guillama Capella

Luego de deliberar por casi tres horas, el jurado encontró al productor musical Raphy Pina culpable de los dos cargos federales por posesión ilegal de armas.

Cada uno de los cargos por los que el jurado determinó la culpabilidad de Pina conllevan una pena máxima de 10 de prisión.

El juez Francisco Besosa fijó el 1 de abril de 2022 como la fecha de sentencia y determinó que Pina deberá permanecer en Puerto Rico bajo arresto domiciliario hasta esa fecha.

La fecha de sentencia señalada por Besosa coincidirá con el segundo aniversario del allanamiento en el cual agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) encontraron, en una residencia de la urbanización Caguas Real, las dos pistolas y las más de 500 municiones que dieron paso a la acusación contra el productor y manejador de artistas de música urbana.

“De 12 ‘rounds’, acabo de perder el primero. Yo soy un guerrero y voy a seguir pa’lante y le voy a demostrar al mundo quién es Raphy Pina”, fueron las primeras palabras del empresario a la prensa a su salida del Tribunal Federal, donde estuvo acompañado por su pareja, la cantante dominicana Natti Natasha, sus tres hijos adolescentes y otros familiares.

Te recomendamos:

A la que resultó ser la última jornada del juicio, también asistió el reguetonero Daddy Yankee, de cuya carrera musical Pina ha sido un estrecho colaborador por largos años.

“Respetamos la decisión del jurado pero no estamos de acuerdo. Pero, a la misma vez, contentos de que podemos celebrar el año en casa de Pina. Está ahora mismo pasando un proceso bien difícil, pero lo veo sereno, con templanza, contento de que puede despedir el año con su gente, con su hija, y eso es lo importante”, dijo Yankee a los medios.

Tras conocerse el veredicto en sala, la abogada de defensa María Domínguez indicó que, según las guías de sentencia –que toman en cuenta los delitos probados y el historial del convicto–, Pina pudiera estar enfrentando entre tres y tres años y medio de prisión. Las penas estatutarias máximas por cada uno de los dos cargos por los que Pina fue encontrado culpable ascienden a 10 años.

Besosa le preguntó si Pina mostraba alguna preferencia por que, como parte de las limitaciones de movimiento que impondría el tribunal hasta la fecha de sentencia, se le permitiera estar en Puerto Rico o Miami, a lo que Domínguez respondió que se acogerían a lo que el juez dispusiera.

El juez federal, al acoger la petición de la defensa para que se le concediera a Pina una fianza que le permitiera evitar la cárcel hasta luego de la sentencia, determinó que el productor debería mantenerse recluido en su domicilio, de donde solo podría salir para actividades educativas, religiosas, médicas, de salud mental, visitas a sus abogados, comparecencias judiciales, citas de control de abuso de sustancias u otras aprobadas previamente por el oficial de probatoria.

Pina, además, estará sujeto a monitoreo mediante un dispositivo electrónico.

El otro abogado de la defensa, Francisco Rebollo, aseguró que la decisión de apelar el veredicto ya está tomada.

“Esto no termina aquí, nosotros tenemos una serie de controversias legales que entendemos que son meritorias y ya estamos en el trabajo de la apelación. Definitivamente, ya se decidió que se va a apelar. Las controversias legales que tenemos entendemos que son meritorias”, señaló el letrado.

De concretarse la apelación del veredicto de culpabilidad, la defensa de Pina pudiera solicitar que se mantuvieran las condiciones de arresto domiciliario y fianza en tanto se completa el proceso judicial.

A preguntas de la prensa, Rebollo aseguró que su cliente es elegible para cumplir su sentencia bajo condiciones de libertad supervisada, incluso a pesar del hecho de que en 2015 se declaró culpable por un delito de fraude bancario. Por ese caso, Pina fue sentenciado a dos años de libertad supervisada, de los que cumplió con 14 meses.

“Es una sentencia que cualifica para probatoria pero está en las manos del juez, es totalmente discrecional del juez. (El caso previo) es una consideración que se usa para la sentencia pero no es una complicación mayor”, arguyó el abogado.

Rebollo aceptó que Pina tuvo ofertas de la fiscalía federal para hacer alegación de culpabilidad, pero que fueron rechazadas ante el convencimiento de la “inocencia” que mantenía el productor musical.

El primer cargo por el que el jurado –compuesto de siete mujeres y cinco hombres– encontró culpable a Pina fue por posesión ilegal de armas, mientras que el segundo cargo fue por posesión de un arma modificada para disparar de manera automática.

Ambas armas, así como las 526 municiones ocupadas en el allanamiento, fueron encontradas en una bóveda detrás de un espejo del dormitorio principal de la residencia en la urbanización Caguas Real, según declararon en el juicio agentes del FBI.

La fiscalía federal convenció al jurado de que Pina se encontraba en “posesión constructiva” del armamento, a pesar de que al momento del allanamiento no se encontraba en la residencia. La posesión constructiva, en esencia, implica que el acusado mantiene control y autoridad sobre los objetos, incluso si no los maneja físicamente.

El principal argumento esbozado por la defensa giró alrededor de la premisa de que Pina no había vivido en Caguas Real por “años”, y que múltiples otras personas tenían acceso a la vivienda, según testificó el martes la supervisora de la compañía de alarmas de seguridad que proveía servicio a la residencia.

“Muy orgulloso del trabajo del personal del FBI, muy orgulloso del trabajo de fiscalía federal. No importa la ley, no importa quién sea, justicia es justicia”, sostuvo el jefe del FBI en Puerto Rico, Joseph González, luego de conocerse el veredicto.

El ministerio público estuvo representado en el caso por los fiscales José Ruiz y María Montañez Concepción.

Loading...
Revisa el siguiente artículo