Arthur Hanlon comparte la magia de la Navidad en nuevo video

El pianista graba video de villancicos, las primeras cuatro canciones que aprendió con el instrumento

Por AP

Para el pianista Arthur Hanlon la Navidad tiene una magia especial. Le provoca una felicidad inmensa, una combinación de recuerdos familiares de su niñez: el aire frío del invierno, las noches junto a la chimenea, los olores a madera húmeda de árboles. Pero, sobre todo, de aquel piano que su padre compró de sorpresa cuando tenía seis años, y que marcó su vida para siempre.

Se emociona al punto de las lágrimas al hablar de lo que para él representa la Navidad, y eso es lo que quiere transmitir con un video de villancicos que acaba de grabar y que lanzó exclusivamente el viernes en su página de Facebook como parte de una campaña de la red social para celebrar las fiestas.

“Mi meta, mi reto también, es transportar a la gente con lo que estoy tocando”, expresó Hanlon en una entrevista reciente con The Associated Press. “Transportarla con memorias, con el poder de la Navidad, lo profundo, la familia”.

Michelle Colón llega a los 100 mil seguidores en Instagram tras la preliminar

Michelle Colón llega a los 100 mil seguidores en Instagram tras la preliminar

El concurso internacional se realiza en Eilat, Israel

Para el video, Hanlon escogió tocar las primeras cuatro canciones que aprendió en piano: “Silent Night”, “Angels We Have Heard on High”, “O Holy Night” y “Carol of the Bells”.

Con las manos sobre el teclado de un imponente piano rojo de cola, el artista se transporta a diferentes escenarios navideños en una pantalla gigante de fondo que los hace parecer reales, como si estuviera tocando en ese mismo lugar: pinos inmensos que giran como un carrusel con coloridas luces que titilan al compás de la música, calles con edificios y negocios decorados para la Navidad, copiosas nevadas que caen sobre una cabaña de madera, siervos que corren bajo cielos azules estrellados.

Para cada canción, los colores y las imágenes son diferentes. Pero todos reflejan el espíritu de las fiestas.

“Queremos transmitir una vibra positiva, la hermosura de lo que es la Navidad”, explicó Edgar Marrera, el director visual del proyecto.

El video de unos 20 minutos se grabó en el escenario de una iglesia enorme del sur de la Florida repleta de pinos de Navidad, pero sin público. La AP fue el único medio periodístico invitado.

Nueve cámaras filmaron a Hanlon tocando el piano en el escenario del anfiteatro donde los feligreses suelen escuchar las misas, acompañado por un pequeño grupo de músicos: Josh Esther en bajo, Rey “Chino” Díaz en la percusión, Sergio Cavalieri en teclados; BJ Willingham en la batería y King Sophia en el violonchelo.

Harlon, que nació en Detroit y ha dedicado gran parte de su carrera a la música latina, intercala cada canción con segmentos en los que explica la importancia de la Navidad.

“Estoy super emocionado de estar aquí. Estoy tan contento de celebrar la magia de la Navidad”, expresa poco antes de contar que esas cuatro canciones las aprendió a tocar de oído en el primer piano que su padre llevó a la casa, escuchando a un amigo de la familia.

La idea del video surgió después del éxito que consiguió otro que Hanlon grabó en vivo casi de manera espontánea en la Navidad de 2020, en medio del confinamiento impuesto por la pandemia, en un parque público de la isla de Key Biscayne. En esa oportunidad, pocas horas después de haberlo difundido el 18 de diciembre, había sido visto por más de 2 millones de personas.

Hanlon, que ha trabajado con artistas como Arturo Sandoval, Tito Nieves, Juanes, Maná, Marc Anthony y Ozuna, entre otros, se sentía encerrado en medio de cuatro paredes por la pandemia, triste porque no podría celebrar las fiestas de fin de año rodeado de sus afectos. Decidió improvisar un concierto al aire libre, sin avisarle a casi nadie. Sólo un puñado de niños que se acercó al parque para escucharlo.

Para Hanlon, hijo de una familia trabajadora de inmigrantes irlandeses, la Navidad lo lleva a recordar su niñez y sus primeros pasos en la música.

A mediados de la década de 70, cuando tenía seis años, su padre los sorprendió en casa con un pequeño piano de cola tres días antes de Navidad. Aunque nunca había estudiado música, quería que sus hijos lo hicieran porque estaba seguro de que les ayudaría con la creatividad. Esa noche, cuando empezó sus tres semanas de vacaciones escolares, llamó a su vecino y mejor amigo Bob para que los deleitara tocando el piano color café, que colocaron al lado del árbol de Navidad.

Hanlon se paró al lado mientras Bob tocaba villancicos y pudo sentir la fuerza de la música. El vecino, que no había estudiado música sino tocaba a modo amateur, se convirtió en su fuente de inspiración.

“Fue instrumental para mí”, recuerda sobre Bob, quien le enseñó a tocar el piano por oído hasta que a los ocho años Hanlon empezó a tomar clases con un profesor.

Esa Navidad marcó un antes y un después para el artista, que hasta entonces sólo escuchaba música cuando su madre encendía la radio.

“La pasión de mi vida fue la música”, asegura el pianista. “El 24 (de diciembre) a la noche se siente la energía, la magia de la Navidad”.

Te recomendamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo