Opinión

César Vázquez: Maquillando un cadáver

Lee aquí la columna del fundador y presidente de Proyecto Dignidad.

Imagen de columnista del doctor César Vázquez Muñiz, fundador y presidente de Proyecto Dignidad.

Cada cuatro años, los dos partidos que nos han llevado a la quiebra presentan caras nuevas para que nos olvidemos de su ineptitud y corrupción. Es parecido a maquillar un cadáver. El proceso de descomposición del cuerpo progresa, pero al cambiarle la cara se ve mejor. Esta parece ser la estrategia del señor Gobernador al influir para que se nombre a dirigir a LUMA a alguien que goce de credibilidad y buena reputación ante el pueblo.

Aunque se nombre al Mago de las Finanzas, al Chapulín Colorado o a Josué Colón, la disfuncionalidad de la estructura corporativa de LUMA, el desconocimiento del sistema y la insuficiencia de personal capacitado en LUMA no cambian. Aparte, continúa lo deteriorado de la infraestructura eléctrica. Una persona que trabaja para una empresa cuyos tres socios tienen igual poder se verá imposibilitada de dirigir efectivamente. No será su culpa sino de la organización – pero como pararrayo será el blanco de ataque.

LUMA - Quanta Services, IEM, ATCO - no tienen ninguna identificación con Puerto Rico. Vinieron a hacer dinero, lo más que puedan y tan rápido como puedan. Cuando no puedan, se irán. Tan desvergonzados son que en un momento pidieron “un relevo de responsabilidad que habría impedido reclamaciones por todo tipo de negligencia, incluidas negligencia crasa y hasta mala conducta intencional o dolo”. Esta protección cubriría “todos sus ejecutivos, oficiales, empleados y contratistas”. Como James Bond, pidieron licencia para matar, “license to kill”.

Un nuevo ejecutivo a la cabeza de la operación de LUMA en Puerto Rico no cambia la realidad de un contrato que no responde a los intereses de Puerto Rico. La falta de métricas de servicio concretas que puedan ser fiscalizables, la falta de penalidades que realmente sean un disuasivo para la ineptitud y la incapacidad de la Autoridad para las Alianzas Publico-Privadas (AAPP) para fiscalizar el contrato siguen presentes. El que negoció ese contrato le hizo un flaco servicio, por no decir que traicionó a Puerto Rico. Sigue en su misma posición, aunque reconoció que, a 18 meses de concedido el contrato de LUMA, no había hecho nada para fiscalizarlo. Como en el cuento de las ropas del rey, todos ven la desnudez menos el que gobierna. Realmente es que no les conviene reconocerlo.

LUMA realmente se organizó para aprovechar al máximo los cerca de $10,000 millones marcados para la reconstrucción del sistema eléctrico. Veremos prácticas por las que uno de sus socios ya fue sancionado en otra jurisdicción, contratándose a sí mismo a través de nuevas corporaciones o subsidiarias de sus compañías matrices. También surgirán nuevas corporaciones de allegados al gobierno que serán contratados. Mucho del dinero terminará en empresas de “los mismos implicados”, aquellos que se han hecho multimillonarios haciendo negocios con el gobierno por los últimos 25 a 30 años. Esta realidad de los miles de millones de dólares es la que explica por qué el proceso de licitación en la AAPP fuera irregular, por no decir amañado. Se llama el “tumbe mode”. Colón será el pararrayo.

Lo mismo está pasando en Puertos, con las centrales generatrices, con Las Cavernas del Río Camuy y sabe Dios con que otra propiedad pública. Los artífices del “tumbe” tienen los colmillos afilados. No les importa que solo tendremos esta oportunidad para reconstruir nuestro sistema eléctrico. No les importa que si no tenemos energía eléctrica confiable a un precio razonable no tendremos desarrollo económico que nos permita un crecimiento económico sostenible. No les importa que nuestros jóvenes se tengan que ir o que nuestros viejos se hundan más en la pobreza. No les importa porque, dado el tumbe, planifican vivir fuera de aquí.

¿Y el gobernador Pierluisi? Maquillando el cadáver. ¡Bien gracias!

Más columnas de portavoces de Proyecto Dignidad:

Tags

Lo Último

Te recomendamos