Opinión

Columna de Alejandro Figueroa: Opiniones sobre el impacto de la pandemia

Lee aquí el escrito del abogado estadista.

Alejandro Figueroa | Columnista

PUBLICIDAD

Dos años después de una pandemia que se ha cobrado casi un millón de vidas en Estados Unidos, el COVID-19 ha marcado profundamente a nuestra sociedad, impactando la salud mental y física de la nación, así como su economía. Ese trauma colectivo ha tenido un efecto importante, a veces subestimado, en la política del país.

Ahora que la tasa de mortalidad por COVID-19 ha caído al nivel más bajo desde principios de agosto, antes de la ola asociada con la variante Delta, la pandemia ya no domina el debate político como lo hizo en 2020 y gran parte de 2021. La inflación, la criminalidad y la guerra en Ucrania han desplazado al COVID en la lista de las principales preocupaciones de los ciudadanos.

PUBLICIDAD

Pero la pandemia continúa ensombreciendo el estado de ánimo nacional. Su impacto continuo, junto con la inflación, proporciona una de las principales razones por las que el presidente Biden no ha sacado mucho provecho político de una rápida recuperación económica que redujo el desempleo a niveles de 3.6% en marzo.

Algunas de las mejores pruebas sobre el impacto social continuo de COVID-19 provienen de Kaiser Family Foundation, que ha realizado encuestas al público durante la pandemia.

Los padres reportan preocupaciones generalizadas, según refleja la última encuesta de Kaiser. Casi dos tercios de los padres (63%) dijeron que la pandemia había afectado la educación de sus hijos. Un poco más de la mitad (55%) expresó que la pandemia había impactado la salud mental de sus hijos.

Pero los niños no son los únicos que han resultado afectados. La mitad de los adultos encuestados por Kaiser dijeron que la pandemia ha tenido un efecto negativo en su salud mental personal, y el 41% informó un impacto negativo en su salud física.

Entre todos los adultos, una cuarta parte (25%) expresó que la pandemia había impactado su situación laboral. Esto alcanzó el 36% entre los menores de 30 años. Cuatro de cada 10 adultos dijeron que la pandemia ha impactado su situación financiera, desde el 46% de los menores de 30 años hasta el 37% de los mayores de 65 años.

PUBLICIDAD

Es casi seguro que esos problemas explican parte de la disminución de la aprobación de Biden entre los jóvenes, un problema grave para los demócratas, que dependen de una gran mayoría de votantes más jóvenes para compensar la ventaja republicana entre los mayores de 65 años.

Las consecuencias de la pandemia han sido más duras para las personas con ingresos más bajos, muchas de las cuales tienen trabajos que no les permiten trabajar desde casa y viven en lugares abarrotados que no brindan muchas oportunidades para el distanciamiento social.

Aunque la tasa de muertes y hospitalizaciones ha disminuido drásticamente, la mayoría de los estadounidenses aún no se sienten cómodos volviendo a la normalidad anterior a la COVID. La mayoría (60 %) opina que las personas deberían seguir usando mascarillas en espacios públicos cerrados para limitar la propagación de la COVID y evitar otro aumento de casos; mientras que un el 40% piensa que las personas deberían dejar de usar máscarillas en la mayoría de los lugares públicos para que la vida pueda volver a la normalidad.

El público está dividido equitativamente en los mandatos de mascarillas. Cuando se les preguntó si el gobierno debería extender el requisito actual de máscaras para aviones, trenes y otras formas de transporte público, que expirará el 18 de abril, el 48% dijo que estaba a favor de una extensión, el 52% se opuso.

Un poco más de una cuarta parte de los estadounidenses (27%) dice que básicamente ha vuelto a la normalidad, mientras que el 14% dice que nunca cambió significativamente sus actividades. Como era de esperar, esas cifras muestran una gran variación por partido: entre los republicanos, la mayoría dice que nunca cambió sus actividades (20%) o que volvió a la normalidad (35%), mientras que el 28% dice que está limitando sus actividades en cierto grado.

La mayoría de los votantes no juzgan a los presidentes ni a los partidos políticos por sus logros políticos específicos; muy pocos de ellos llegan a la conciencia pública. En cambio, juzgan en función de cómo se sienten acerca de sus vidas, como en la famosa pregunta de Ronald Reagan en su debate de 1980 con el presidente Carter: “¿Estás mejor que hace cuatro años?”

En 2020, Biden derrotó al presidente Trump en parte por la fuerza de su promesa de ganar la batalla contra el virus y acelerar el regreso a la normalidad. Pero la normalidad ha resultado esquiva para la mayoría de los estadounidenses. Hasta que eso cambie, Biden seguirá pagando un alto precio político que parece ir creciendo más rápido que la propia inflación.

MÁS COLUMNAS DE ALEJANDRO FIGUEROA:

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags

Lo Último