Sobre la mesa la posibilidad de más ausencias masivas en la Policía estatal

El presidente de uno de los gremios policiacos sostuvo que un paro en el periodo navideño presentaría un escenario “bien delicado”

Por Manuel Guillama Capella

Tras un fin de semana de Halloween en el que cerca de la mitad de la matrícula de la Policía de Puerto Rico se ausentó a sus labores, Fernando Soler, líder de uno de los gremios que agrupan a los oficiales de la Uniformada, advirtió que la paciencia ante las “promesas” que históricamente les ha hecho el gobierno se está agotando.

“Ya los policías están cansados de las promesas, están cansados de que siempre les den el mismo ‘jingle’ de vamos a resolver y no resuelven nada. Ahora la situación se ha tornado un poquito más seria y, si no le dan paso a la Ley 81, porque esa ley ya está aprobada, este ausentismo sí va a seguir. Eso sí es preocupante para el pueblo de Puerto Rico”, dijo el presidente del Concilio Nacional de Policías (Conapol).

El comisionado de la Policía, Antonio López Figueroa, informó que el viernes las ausencias alcanzaron las 4,755, mientras el sábado se elevaron a 4,989. Aunque en un comunicado emitido el domingo se informó una cifra preliminar de 30 ausencias, se esperaba que el dato final, que se revelaría hoy, se acercara a los del viernes y el sábado.

La Policía estatal cuenta con cerca de 10,500 agentes activos, por lo que casi la mitad habría aprovechado para faltar con cargo a sus licencias de enfermedad por tres días, el periodo máximo por el cual pueden ausentarse sin presentar una justificación médica, indicó Soler.

El principal reclamo de los oficiales se relaciona con la Ley 81 de 2020, que buscaba garantizar unas pensiones más altas para los policías y otros empleados del Departamento de Seguridad Pública. El estatuto, firmado por la exgobernadora Wanda Vázquez, permitiría que los policías de 58 años de edad y más de 30 años de servicio se retiren con una pensión equivalente al 55% de su salario, mientras los que se retiraran con más de 30 años de servicio y entre 55 y 57 años de edad devengarían una pensión del 50% de su salario.

Sin embargo, la ley nunca ha entrado en vigor debido a la oposición de la Junta de Control Fiscal (JCF).

“Con la información que está corriendo (este tipo de acciones va a seguir) si, de una vez y por todas, la señora Jaresko (Natalie, directora ejecutiva de la JCF) no da paso a la Ley 81. Es preocupante que estos compañeros vayan a utilizar esto en el mes de diciembre, que es un mes bien delicado y bien fuerte. Vamos a estar en navidades y yo creo que de hoy hasta diciembre hay oportunidad para que se tome una decisión a favor de todos los policías de Puerto Rico”, recalcó el presidente de la Conapol.

Con el objetivo de dar seguimiento a la reunión que sostuvieron la pasada semana el gobernador Pedro Pierluisi y la secretaria de la Gobernación, Noelia García, con representantes de varios gremios, La Fortaleza ya les cursó una segunda citación para el 4 de noviembre.

Soler reconoció como positivas varias de las ideas que se dialogaron en la pasada reunión, como la celebración de una feria de empleo para agentes retirados bajo la Ley 447 de Retiro. Públicamente, Pierluisi también ha hablado de posponer –por vía administrativa– la edad de retiro obligatorio de los agentes de 58 a 62 años, así como incorporar al plan de salud gubernamental a aquellos policías retirados que carezcan de cubierta médica.

Según Soler, Pierluisi les prometió que, una vez concluyeran las discusiones sobre el proyecto legislativo para dar paso a la reestructuración de deuda del gobierno –ahora la Ley 53-2021–, entraría a “trabajar de lleno” en los intentos para implementar la Ley 81 de Retiro Digno. En comparecencias ante la prensa, Pierluisi ha dicho que “se cae de la mata” que la Ley 81 no se puede poner en vigor hasta que concluya la quiebra del gobierno central, lo que podría ocurrir en el verano entrante, según sus propios estimados.

“Esperamos que las noticias que nos den a nosotros y todas las asociaciones sean positivas”, subrayó Soler.

Ayer, Metro intentó sin éxito comunicarse con líderes del Sindicato de Policías Puertorriqueños, el Frente Unido de Policías Organizados y la Corporación Organizada de Policías y Seguridad.

En una rueda de prensa el miércoles, Pierluisi había descartado que los policías respondieran masivamente a los llamados a ausentarse, asegurando que, como mucho, se registrarían “excepciones”.

En ese sentido, Soler se mostró satisfecho con el mensaje que las ausencias del fin de semana han enviado al liderato gubernamental.

“Lo más asombroso es que en las encuestas que han hecho los medios de noticias el pueblo ha apoyado el reclamo que están haciendo estos compañeros de que se apruebe esa Ley 81 y tengan un retiro digno”, manifestó Soler.

Soler, de otra parte, rechazó que la ausencia de casi la mitad de la fuerza policiaca propiciara que incrementara la actividad delictiva en los pasados tres días, incluso cuando cuando múltiples crímenes cobraron notoriedad, particularmente el caso de un joven de 17 años que fue encontrado muerto luego de ser secuestrado frente al restaurante El Hipopótamo, en Río Piedras, entre la noche del sábado y la madrugada del domingo.

“Esos lamentables sucesos que han pasado, hay que ser sincero, los crímenes por acecho, esté trabajando o no la Policía, van a ocurrir, porque tú no sabes cuándo una persona de esas del bajo mundo va a matar a un oponente, o qué personas tienen en el listado que le van a quitar la vida”, planteó el líder gremial.

Al cierre de esta edición, la oficina de prensa de la Policía no había confirmado el total de asesinatos registrados desde el viernes, cuando comenzó el patrón de ausentismo masivo. Al menos hasta el domingo a media mañana, se habían registrado 10 asesinatos en el fin de semana.

Loading...
Revisa el siguiente artículo