Conforme Mellado con los resultados de las restricciones de la última orden ejecutiva

El secretario de Salud advirtió, sin embargo, que no es momento de celebrar, pues las cifras de contagios y las muertes continúan elevadas

Por Manuel Guillama Capella

El secretario de Salud, Carlos Mellado, reconoció que la imposición de la última orden ejecutiva para controlar la transmisión de Covid-19 en Puerto Rico ha tenido el impacto esperado para controlar los contagios, aunque descartó precisar si ello redundaría en la extensión de las medidas más allá del 23 de septiembre, cuando culmina la vigencia del decreto.

Paralelamente, el funcionario celebró que en pasadas semanas se ha acelerado el aumento en las tasas de vacunación contra el virus, si bien, como ha recalcado anteriormente, no es realista el objetivo de obtener la inmunidad de rebaño en el futuro inmediato.

“El último ajuste que el señor gobernador (Pedro Pierluisi) fue muy positivo. Eso viene atado con las órdenes ejecutivas (exigiendo la vacunación) y yo creo que eso ha sido positivo. Tan es así que (la tasa de positividad ha bajado) de 11.6% a 7.54%. Las hospitalizaciones se mantienen en las 400 y la mortalidad es difícil bajar esa curva, lo vamos a seguir viendo lamentablemente y va a llegar en su momento que van a disminuir”, afirmó el secretario en conferencia de prensa.

La última orden ejecutiva, que entró en vigor el 2 de septiembre, impuso un cierre comercial entre 12:00 a.m. y 5:00 a.m. y la aplicación de la Ley Seca en el mismo horario.

Te recomendamos:

Mellado aludió a que según avanza la vacunación y se obtienen las “herramientas” para combatir la enfermedad en los casos sintomáticos la posibilidad de un ‘lockdown’ total se aleja del marco de posibilidades.

Sin embargo, el galeno insistió que la “cooperación” ciudadana –con relación al uso de mascarillas y el distanciamiento– es vital para evitar repuntes futuros, como los que el país ha experimentado en abril y, más recientemente, entre julio y agosto, impulsados por las variantes Alfa y Delta, respectivamente.

“Cada vez que vamos teniendo más información del virus y las variantes podemos sentirnos más cómodos haciendo ajustes. Hasta ahora estos ajustes han funcionado y esperamos que la ciudadanía continúe cooperando. De más está decir a la ciudadanía que estamos en pandemia, que no estamos celebrando nada porque estamos bien altos todavía a nivel de positividad, pero hay que ser optimistas y vamos a seguir trabajando para que ningún puertorriqueño sufra de Covid y que, si le da, sea un catarro común y corriente”, planteó el titular de Salud, agencia que en el fin de semana expidió 85 multas a individuos y negocios que incumplieron con la orden ejecutiva.

¿Con ese escenario se estaría considerando la posibilidad de que luego del 23 de septiembre se eliminen las restricciones actualmente impuestas?, le preguntó Metro.

“No estoy diciendo eso. Lo que estoy diciendo es que cada día vamos a ir evaluando lo que vamos a hacer”, sostuvo Mellado, quien hoy anunció, en el Hospital Universitario de Bayamón, una iniciativa para administrar infusiones de tratamiento monoclonal a pacientes en etapas tempranas de la infección.

Hasta la fecha, 1,351 pacientes de Covid-19 han recibido el tratamiento desde que comenzó a utilizarse en agosto de 2020, aunque Mellado espera incrementar ese ritmo mediante los acuerdos del Departamento de Salud con los hospitales para proveerles citas a pacientes que cumplan con los criterios tan pronto se registre el resultado positivo al virus.

Satisfecho con el ritmo de vacunación

De otra parte, Mellado atribuyó el avance en el proceso de vacunación a una serie de elementos que incluyen las restricciones impuestas a las personas que rechacen la inoculación y los comercios que se nieguen a exigirla a sus empleados y clientela.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), al momento, calculan que en Puerto Rico el 75.7% de la población total ha recibido al menos una dosis de la vacuna, mientras el 64.4% ha completado la serie. Entre la población hábil –de 12 años en adelante– Las cifras representan el 85.2% con al menos una dosis y el 73% completamente vacunados.

De acuerdo con Mellado, en Puerto Rico diariamente se están administrando unas 8,000 vacunas diarias.

“Hay de todo entre las personas que no se han querido vacunar. Había personas que sencillamente tenían sus miedos o sencillamente lo dejaron para lo último porque entendían que la inmunidad de rebaño, con el 70% (de la población vacunada), me protegía a mí. Era el concepto, pero nos hemos dado cuenta con la variante Delta que el panorama cambió. Así que necesitamos tener la mayor cantidad de (personas) vacunadas y creo que mucha gente ha visto esto y lo han entendido. Número dos, el esfuerzo de los alcaldes ha sido sumamente importante. Aquí tenemos un ejemplo en Bayamón, y en muchos otros municipios también están haciendo su trabajo”, dijo Mellado, quien estuvo en compañía del ejecutivo bayamonés, Ramón Luis Rivera Cruz.

“Número tres, las órdenes ejecutivas del señor gobernador. Creo que mucha gente se ha dado cuenta de que ‘mira, si no me vacuno va a haber muchas cosas que no podré hacer por razones de seguridad”, añadió el secretario.

Con la transmisión de la variante Delta, con una elevada carga viral que facilita el contagio, el estimado de expertos sobre la proporción de la población que deberá vacunarse para generar una inmunidad colectiva se ha elevado a entre 85% y 90%, un total difícil de alcanzar mientras no se autorice la vacunación de niños menores de 12 años.

“Siempre existe un por ciento, que es el más bajo, que va a ir en contra de la vacuna, pero nosotros seguiremos trabajando, seguiremos educando. Nuestra labor es tocar puerta por puerta”, subrayó Mellado.

Loading...
Revisa el siguiente artículo