Locales

Familiares esperan que asesinatos de Mari Pesquera y Muñiz Varela sean esclarecidos

Aunque mostraron esperanzas por la reapertura de las pesquisas, siguen decididos a develar la verdad con o sin el apoyo de las autoridades.

Santiago ‘Chagüi’ Mari Pesquera fue asesinado un 24 de marzo de 1976. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente en el vehículo de su hermana en la carretera #1 en dirección de Río Piedras a Caguas. Carlos Muñiz Varela fue tiroteado en la tarde de un 28 de abril de 1979 cuando iba de camino a casa de su madre en Guaynabo. Murió dos días después. Ambos crímenes han encarado trabas y retos para ser esclarecidos, desde alegaciones de encubrimiento hasta falta de acceso a evidencia a manos de las autoridades federales.

Ambas pesquisas se mantuvieron inmóviles por los pasados dos años. Ahora, sin embargo, el Departamento de Justicia decidió retomarlas.

Pero a más de 40 años de ambos asesinatos, sus familiares aún aguardan porque ambos casos sean resueltos o, al menos, se conozca la verdad. Con el pasar del tiempo, han recibido noticias sobre evidencia, nuevos testimonios y posibles testigos que se han podido identificar debido a la desclasificación de documentos. Pero también han enfrentado periodos en el que el silencio ha reinado.

La investigación de Mari Pesquera, por su parte, se esclareció parcialmente luego de que Henry Coira Story confesara que lo había asesinado en la noche del 24 de marzo de 1976. Sin embargo, en 1984 el Departamento de Justicia reabrió el caso luego de que un informe de la agencia determinara que otras personas podrían haber estado involucradas en el crimen.

Mientras tanto, en el caso de Muñiz Varela —pionero de viajes de cubanos exiliados a La Habana en la década del 70—, si bien ningún sospechoso ha sido llevado ante la justicia, la investigación se encuentra en una etapa avanzada en donde se han podido identificar a seis posibles sospechosos.

Rosi Mari Pesquera, hermana de Santiago, contó que apenas hace unos meses se reunieron con el fiscal asignado Pedro Berríos Lara, quien les indicó que estaría retomando la investigación. La misión principal del letrado, según Mari Pesquera, es intentar recibir mayor documentación de parte del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

“Se va a seguir insistiéndole al FBI de que los documentos que están vedados, que los saquen a la luz, [y] las cosas que están tachadas, que expliquen cuál es el contenido. De momento, también hay otros documentos que hay que evaluar y documentos que están en el Senado y que son parte de las carpetas federales”, dijo Mari Pesquera en entrevista telefónica con Metro.

“Espero que sea diferente este año porque muchas veces, cuando está el PNP [Partido Nuevo Progresista] en el gobierno, se detiene la investigación. Pero vamos a ver qué pasa este año porque el mismo [secretario del Departamento de Justicia, Domingo] Emanuelli ha dado órdenes de que se siga investigando. Definitivamente, su actitud es absolutamente diferente [en comparación a otras administraciones] y él es muy atento con el caso”, añadió.

Emanuelli reconoció que la agencia continúa buscando evidencia sobre otros posibles responsables del asesinato de Mari Pesquera. Al momento, Justicia admitió que no han encontrado evidencia que apunte a otros implicados. “[En] ese caso hubo una declaración de culpabilidad. No obstante, el Departamento no cesa en seguir y hacer acercamientos para ver si se obtiene algún tipo de información o documentación que pueda llevar a otro resultado”, mencionó el funcionario en entrevista con Metro.

Pese a que admitió que aún las autoridades no han podido identificar a otros posibles sospechosos, Mari Pesquera mantiene la esperanza de que puedan obtener resultados mayores en la pesquisa. “No se ha logrado mucho. No sé si se llegue a lograr porque hay muchas fuerzas en contra tanto en la Policía como en el gobierno. Nosotros paralelamente estamos desarrollando un documental porque si no llega la justicia por la parte gubernamental, pues nosotros queremos dejar en la consciencia de las personas y la del país lo que le ocurrió a ‘Chagüi’, que se recuerde como parte de la historia porque es algo que no debe volver a pasar”, señaló.

42 años en busca de la verdad

Carlos Muñiz Pérez tenía cinco años cuando su padre fue baleado en aquella tarde del 28 de abril de 1979. Aquel día su padre iba de camino a visitar a su madre. El hombre de 47 años reconoce que en los últimos años la investigación para esclarecer el crimen ha logrado avances importantes debido a las solicitudes de acceso a la información y desclasificación de documentos a las autoridades federales que la propia familia ha impulsado.

Ahora, luego de que Metro publicó el lunes pasado que Justicia y el FBI retomarán la colaboración para investigar el caso, Muñiz Pérez espera que esto redunde en mayor evidencia y que se pueda encausar a los responsables, aunque reconoce que esta vía cada vez se torna más cuesta arriba ante el fallecimiento de los posibles implicados. En los pasados dos años han muerto al menos dos sospechosos y un informante de las autoridades federales, identificado como Félix ‘Tuto’ Zabala, a quien también se le conocía como empresario de boxeo.

No obstante, mencionó que la familia continuará solicitando la desclasificación de documentos a las autoridades federales que les permita conocer y revelar más detalles sobre el asesinato de su padre.

Sin embargo, lamenta que su abuela de 91 años nunca podrá conocer la verdad sobre las personas que asesinaron a su hijo ya que ha ido perdiendo la memoria debido a complicaciones de salud.

“Lamentablemente, mi abuela morirá sin saber a su fondo quién asesinó a su hijo y por qué”, dijo Muñiz Pérez en entrevista telefónica con Metro.

“Quedamos, entre la familia, con esa responsabilidad y con esa encomienda para nuestra generación futura — mi hijo y los hijos de mi hijo —, para que por lo menos ellos sepan qué fue lo que sucedió. Y por la dignidad también de mi papá, de sus amigos Raúl [Álzaga Manresa] y Ricardo [Fraga] que esto algún día se sepa”, continuó.

Asimismo, las autoridades locales también esperan que la colaboración con el FBI les permita interrogar a Reynol Rodríguez, un posible testigo que se negó a ser entrevistado por el Departamento de Justicia al acogerse a la quinta enmienda de la Constitución federal.

“De alguna manera se tienen que alinear los planetas, pero creo que es importante el apoyo del secretario [Emanuelli] y también del propio gobernador [Pedro Pierluisi] porque hay una parte importante aquí en términos de la colaboración que se espera de la agencia federal y que, sin eso, desde mi punto de vista, es bien difícil completar la investigación de este caso”, señaló Muñiz Pérez.

Tags

Lo Último

Te recomendamos