Actividad sísmica en la región sur continuará en el futuro previsible

El director de la Red Sísmica anticipó un periodo de tranquilidad seguido de nuevos eventos, mientras el alcalde de Yauco confirmó que no hubo daños mayores tras los temblores de anoche

Por Manuel Guillama Capella

El alcalde de Yauco, Ángel Luis Torres, confirmó que la serie de temblores registrados entre la noche y la madrugada de sábado a domingo no produjo daños a la infraestructura en el municipio.

“Siempre nos preocupa lo que fue el epicentro el 7 de enero (de 2020), lo que es el Barrio Barinas, específicamente, los sectores de Ciénaga, Lima, Media Quijada y La Joya, que son colindantes tanto con Guayanilla como Guánica, porque también tenemos personas que continúan viviendo en módulos o (bajo) toldos azules, porque sus residencias y terrenos fueron declarados inseguros. También lo que es el casco histórico de la ciudad, que los edificios fueron severamente golpeados y, al día de hoy, no ha habido movimiento privado de demolición de los mismos y muchos de ellos están protegidos por el Instituto de Cultura (Puertorriqueña)”, expresó Torres.

El alcalde detalló que, al día de hoy, todavía unas 25 familias yaucanas permanecen desplazadas de sus hogares como consecuencia de la secuencia de movimiento telúricos que sacudió a la región entre finales de 2019 y principios de 2020.

Te recomendamos:

Más allá de que la reciente racha de temblores no haya provocado daños, Torres reconoció la población continúa pagando el costo emocional de los efectos que tuvieron los terremotos mayores hace ya año y medio.

“Especialmente nuestras personas de edad avanzada, que han estado afectados emocionalmente todo este tiempo, y cada vez que surge este tipo de movimiento se afecta uno emocionalmente”, dijo.

El director de la Red Sísmica de Puerto Rico, Víctor Huérfano, señaló que los movimientos telúricos de la pasada noche son una continuación de las secuelas que se han venido registrando en la zona suroeste del país, donde se concentran unas seis fallas geográficas activas al presente, y que ubican desde Cabo Rojo hasta Caja de Muertos.

El experto detalló que luego de las 11:30 p.m. del sábado, y hasta entrada la madrugada del domingo, se registraron unos 10 eventos de magnitud superior a 3.0. De ese total, unos cinco fueron reportados como sentidos, incluyendo uno de magnitud 4.5 a eso de la medianoche cuyos efectos se sintieron hasta el área metropolitana.

“Estos eventos típicos dentro de esa actividad que hemos venido experimentando en los últimos meses. Tenemos épocas, días, y tal vez hasta semanas, de tranquilidad, y de momento eventos así de importancia. Ya un evento de magnitud mayor a 4 se considera de importancia, dada la cercanía. La intensidad (del evento de 4.5) fue de 5, lo cual implica que fue sentido ampliamente y con alguna preocupación en la población”, detalló Huérfano, al añadir que no fue necesario activar ningún tipo de alerta de tsunami.

Huérfano expresó que, muy probablemente, la secuencia registrada a raíz del temblor de 4.5 haya concluido en la madrugada, lo que presagiaría un periodo de calma en la región. Sin embargo, señaló que es inevitable que, a mediano plazo, se reanude la actividad sísmica relacionada a los terremotos de 2020.

“Son pequeñas secuencias dentro de la secuencia”, describió Huérfano la actividad de ayer.

“Ahora esperaríamos unos días de tranquilidad y dentro de algunos días a lo mejor otro evento de importancia (magnitud mayor de 4.0) y otra secuencia asociada a ese evento”, anticipó.

Sin embargo, el fin de la actividad sísmica a asociada a los terremotos del 6 y 7 de enero de 2020, de magnitud 5.8 y 6.3, respectivamente, es imposible de predecir, admitió Huérfano.

“No hay manera de poder argumentar eso. Lo que esperamos es que en algún momento tengamos lo que era previo al 28 de diciembre de 2019. Y decir que la secuencia ya termina no significa que no va a temblar más nada. Significa que va a volver a lo que teníamos previo a esa fecha, que teníamos eventos todos los meses, solo que eran eventos tan pequeños que muy rara vez la gente los reportaba. Pero en general, esa zona y toda la geografía de Puerto Rico tiene ese tipo de actividad. Hace poco tuvimos actividad en las Islas Vírgenes, en el norte, en el área del canal de la Mona. Forma parte de nuestra realidad geográfica”, destacó el director de la Red Sísmica, adscrita al Recinto de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico.

Construcciones y demoliciones para fin de año

El alcalde Torres, por su lado, sostuvo que su administración espera haber podido culminar la construcción de las 25 unidades de vivienda para finales de este año, lo que permitiría la mudanza de las familias que aún carecen de un hogar seguro.

“Hace apenas una semana comenzamos un proyecto de construcción de 25 casas, con fondos municipales, (para cubrir lo) que ha sido nuestra mayor preocupación durante todo este periodo de movimiento telúricos. Son alrededor de 25 familias con entre 60 y 70 personas”, subrayó el ejecutivo municipal.

Torres detalló que, de los municipios más afectados por los terremotos de hace año y medio, Yauco es “el único” que está demoliendo estructuras privadas “con todos los requerimientos” de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) y la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia.

“De 113 residencias, al día de hoy hemos demolido 56. Esperamos también, quizás para fines de diciembre, haber podido culminar con esta etapa de demoliciones”, proyectó el alcalde.

Cerrar con el proceso de demoliciones, explicó Torres, permitiría a Yauco acceder a dinero del Departamento de Vivienda federal “para todas esas personas que, aparte de haber perdido la totalidad de su hogar, o la asistencia de FEMA no fue suficiente, tengan acceso a fondos para rehabilitar su hogar”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo