ACLU emite informe sobre las irregularidades de las pasadas elecciones

El informe se fundamentó en el trabajo de ocho observadores y testimonios de funcionarios electorales

Por Manuel Guillama Capella

En un informe emitido a ocho meses las pasadas elecciones, el Capítulo de Puerto Rico de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) emitió un informe en el que, además de destacar decenas de incidentes “irregulares” acontecidos entre los comicios generales y el escrutinio, concluyen que la cantidad de fallas observadas era “totalmente predecible a partir de la aprobación del Nuevo Código Electoral el 20 de junio de 2020 y el fallido proceso primarista del 9 de agosto de 2020”.

Entre las principales críticas que la organización lanzó al proceso electoral se incluyeron las deficiencias de las máquinas de escrutinio electrónico y sus respectivas tarjetas de memoria; la desorganización que provocó que, previo a comenzar el escrutinio general, aparecieran más de 180 maletines de voto adelantado que no se habían contabilizado inicialmente; y la aparente falta de seguridad en los mecanismos para resguardar el material electoral en las “jaulas” del coliseo Roberto Clemente, que se utilizó como sede para el escrutinio general.

La ACLU, que contó con un equipo de ocho observadores en el coliseo sanjuanero durante el escrutinio, describió además el ambiente “hostil” que prevalecía durante el proceso, particularmente de parte de funcionarios de los partidos de mayoría hacia sus contrapartes en representación de colectividades pequeñas o candidatos independientes.

Te recomendamos:

Buena parte de los señalamientos ya se ventilaron anteriormente en el Tribunal de San Juan, durante el juicio que se celebró en marzo, cuando el excandidato del Movimiento Victoria Ciudadana a la alcaldía capitalina, Manuel Natal, impugnó sin éxito el triunfo del novoprogresista Miguel Romero.

El informe incluye varios testimonios, en algunos casos de personas no identificadas, como el caso de funcionario que trabajó en el recogido de voto a domicilio que afirmó que su compañera, de otro partido, había recogido votos el día anterior sin “balance” partidista.

“Cuando nos entregaron el maletín, me dieron a firmar una lista. Me di cuenta de que ya había una firma. La razón para esto, es porque ella había hecho esa ruta sola, sin acompañante, el día anterior. Había recogido sola el voto de 27 electores sin que hubiera balance electoral”, lee el testimonio del funcionario.

Sobre el escrutinio general, la ACLU destacó las “irregularidades y falta de transparencia”, la “falta de uniformidad” en las instrucciones ofrecidas a funcionarios, el pobre mantenimiento de las máquinas y la ausencia de seguridad. Paralelamente aludieron a la hostilidad de la que, aseguraron, no estuvieron exentos los propios observadores de la organización.

“Todas las actuaciones de nuestros observadores se mantuvieron dentro del marco de lo que la CEE autorizó. Aun así, el ambiente que enfrentaron algunos de nuestros observadores y observadoras fue uno violento, a través de un trato hostil, agresivo, discriminatorio e irrespetuoso”, puntualizó la ACLU.

El informe, de 50 páginas, sostiene que, en un momento dado, uno de sus observadores fue intimidado por parte de funcionarios del Partido Nuevo Progresista (PNP) y oficiales de la Policía y forzado a borrar la evidencia que había obtenido. Asimismo, describe que “funcionarios del proceso de escrutinio entraron a la cuenta de Facebook de uno de nuestros observadores para indagar ideología política como fundamento para discriminar contra éste y entorpecer el cumplimiento de su trabajo”, lo cual fue informado al presidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Francisco Rosado Colomer.

Ambos incidentes habían trascendido inicialmente en el caso de Natal contra Romero, durante el testimonio de José Luis Lebrón Rosa, observador de la ACLU. En la sentencia del caso, el juez Anthony Cuevas restó valor probatorio al testimonio del observador por entender que se encontraba prejuiciado contra los partidos mayoritarios, luego de que se presentara como evidencia las publicaciones de redes sociales.

La ACLU, como parte de sus recomendaciones, argumentó que en eventos futuros el conteo de voto ausente y adelantado debe realizarse paralelo al conteo del voto regular, y no antes, como ocurrió en las pasadas elecciones generales, así como reforzar las medidas de seguridad del material electoral.

Asimismo, insistieron que la ley electoral debe enmendarse para garantizar mayor balance administrativo dentro de la CEE.

Loading...
Revisa el siguiente artículo