Juez ordena diálogo en búsqueda de acuerdo entre LUMA y la UTIER

Deben presentar los resultados del diálogo a las 2 de la tarde cuando continúa una vista evidenciaria en demanda de LUMA a la UTIER.

Por Aiola Virella

El juez Alfonso S. Martínez Piovanetti, del Tribunal de Primera Instancia de San Juan, ordenó a los abogados de LUMA Energy, a los de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) y a los de la Asociación de Jubilados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) entablar unos diálogos en búsqueda de un acuerdo transaccional que ponga fin a la demanda de la empresa privada contra los gremios obreros.

El diálogo para explorar la posibilidad de ese acuerdo debe ocurrir en un periodo de poco menos de dos horas antes de que el tribunal vuelva a sesionar en una vista evidenciaria que ya inició sobre la solicitud de un interdicto permanente contra la UTIER y la Asociación de Jubilados que busca limitar sus manifestaciones para que no se impida el paso a facilidades de la AEE bajo operación de LUMA. El juez Martínez Piovanetti exhortó a las partes a buscar un acuerdo en el que los demandados no acepten las alegaciones planteadas en la demanda de LUMA, pero acuerden unos parámetros que garanticen por un lado su libertad constitucional de expresión y por otro el acceso de LUMA a las facilidades que operan.

“Habría algún reparo a que sin reconocer que ha ocurrido ese tipo de bloqueo (el planteado en la demanda), haya alguna posibilidad de que las partes lleguen a algún acuerdo, de por lo menos lo que corresponde a la parte demandada va a continuar manifestándose de forma pacífica, sin obstruir paso a facilidades […] Yo creo que pudiera haber un ánimo a una resolución a la controversia”, expuso el juez a las partes durante la vista antes de ir a un receso. Martínez Piovanetti dijo que el Tribunal no tiene problemas en continuar con la vista evidenciaria, que anticipó se extendería a varias fechas adicionales de la próxima semana, pero invitó a las partes a buscar un acuerdo.

De hecho, salió a relucir que hubo un intento previo a la vista de hoy para alcanzar ese acuerdo, pero que no llegó a ser planteado a los representados de los abogados de las partes porque se trancaron antes de llegar a ese paso. El tranque estuvo básicamente en que los abogados de LUMA plantean que el acuerdo debe ser una extensión de la orden provisional que emitió el tribunal a principios de mes.

El abogado de LUMA es Luis Sepulvado sostuvo que “aquí no hay ningún animo de parte de LUMA de menoscabar ni directa ni indirectamente el derecho a los obreros a manifestarse. Para nosotros lo que es suficiente es que se nos de acceso. Que se garantice a grandes rasgos lo que dice su orden (la del juez). Que haya unos lindes claro. Estrictamente dame el acceso y no me interrumpas”. “Este caso merece ser resulto mediante una estipulación, pero debe haber certeza”, dijo el abogado. Básicamente el letrado pidió que sea un acuerdo bajo los parámetros de la orden previa del tribunal.

En ese punto, el juez le reclamó que debe estar abierto a negociar. “Si estamos hablando de una posible transacción, tenemos que escuchar a todas las partes, tiene que haber un diálogo, me acaba de decir que es esto o nada”, llamó la atención el juez.

Ante eso, el abogado Alejandro Torres por parte de la UTIER sostuvo que “no podemos tener un dialogo que tenga alguna posibilidad de resultados si la premisa de la cual se parte es que tu tienes que estar de acuerdo con lo que yo diga”.

De lo que surgió en la vista, se supo que en las discusiones previas de cara a un posible acuerdo que hablaba de compromiso de la parte demandada de no bloquear acceso a centros de distribución y operación del demandante, reconociéndose su derecho a manifestarse, que las manifestaciones no se tenían que anunciar previamente, pero que había un compromiso de diálogo mediante un enlace para coordinar cualquier asunto una vez establecida la manifestación.

Los abogados deben informar al tribunal a las 2 de la tarde si logran alcanzar un acuerdo.

Debate sobre vídeos en corte

Mientras tanto, en la mañana se inició la vista evidenciaria con el testimonio de la jefa de seguridad de LUMA, Michelle Fraley. Básicamente se presentaron varios vídeos de reportajes periodísticos o de coberturas de medios de comunicación en directo a las manifestaciones de la UTIER. Fraley describió el contenido de los vídeos, aunque admitió que no podía autenticar quién los tomó y la fecha en que se tomaron.

Los abogados de los demandados cuestionaron autenticación de los vídeos y valor probatorio de los mismos. También plantearon que no vieron evidencia de violencia u obstrucción, sino el ejercicio de libertad de expresión. El juez pidió a los abogados reservar las argumentaciones sobre cómo el tribunal debe aquilatar la prueba para el final de la presentación de prueba.

En un momento de la vista, el juez expuso que “yo tengo serias dudas sobre el valor probatorio – de ninguno de los videos que se mostrara no se nos ha puesto en posición de determinar en qué fecha se filmaron, en qué año se filmaron”. También recordó que la prueba debe ir solo sobre las argumentaciones de la demanda, es decir sobre si se prueba que se limitó el acceso a LUMA a las facilidades bajo su operación.

Más temprano, el juez dio paso a la vista evidenciaria para un interdicto porque dijo que trata de una disputa laboral. De hecho, está permitiendo a los abogados de los demandados contrainterrogar testigos.

“El tribunal tiene jurisdicción una vista de Injunction preliminar sin duda alguna. A diferencia de un injunction preliminar ordinario, le corresponde a la parte pasar su prueba. El Tribunal va a dar oportunidad de contrainterrigar testigos”, expuso el juez Martínez Piovanetti antes de juramentar los testigos de LUMA.

Te recomendamos:

Te recomendamos este vídeo:

Te recordamos este episodio del podcast Con Los Editores:

Loading...
Revisa el siguiente artículo