Negociado de Energía regaña a Luma Energy pero autoriza los principios de operación propuestos

El ente regulador cuestionó la visión a corto plazo que el consorcio privatizador plasmó en su propuesta

Por Manuel Guillama Capella

La ausencia de una visión a largo plazo, poco detalle y la aparente desconexión con la política pública establecida fueron algunos de los señalamientos que presentó el Negociado de Energía (NEPR) en una resolución y orden emitida anoche en la que, no obstante, aprobó de manera condicionada los principios de operación (SOP) de la red eléctrica que Luma Energy sometió para su consideración.

“Una revisión prima facie de los SOPs de Luma indicaría un débil alineamiento con los objetivos de política pública de un sistema más distribuido, en el que aumente la dependencia de DER (recursos de energía distribuida). Algunos de los SOPs incumplen con auscultar las necesidades de una red integrada que prometa confiabilidad, resiliencia, sustentabilidad y asequibilidad”, plantea parte de la resolución, que avalaron los comisionados Lillian Mateo Santos, Ferdinand Ramos Soegaard y Sylvia Ugarte Araújo, así como el presidente del NEPR, Edison Avilés Deliz.

Como operador de la red eléctrica, Luma Energy tendrá a su cargo la implementación y proposición de futuras enmiendas al Plan Integrado de Recursos (PIR), documento que sirve de guía para el modelo energético por las próximas dos décadas. El PIR, a su vez, debe fundamentarse en la política pública energética, que desde 2019 propone una transformación que incluye la incorporación al sistema de más fuentes de energía renovable y un sistema menos centralizado en grandes plantas de generación.

Te recomendamos:

Según la mayoría de los comisionados, que puntualizaron las aparentes diferencias entre el NEPR y Luma Energy sobre la función de los SOP, el consorcio se limitó principalmente a presentar alternativas para atender los problemas inmediatos de la red eléctrica.

“Los representantes de Luma enfatizaron (durante una vista técnica) que los SOPs se enfocaban en el corto plazo porque Luma enfrentaba una brecha significativa en su entendimiento y conocimiento de la forma en que opera el sistema en Puerto Rico. Por ejemplo, los representantes de Luma señalaron que no tenían suficiente visibilidad de las decisiones operacionales de las unidades de generación, y muchas de las estaciones climatológicas de la Autoridad de Energía Eléctrica no están operacionales o funcionan intermitentemente. Luma señaló que es importante recoger y analizar datos sobre el sistema de transmisión y distribución existente para identificar mejor las oportunidades y necesidades. Luma ha expresado que recoger esta información, así como estabilizar el sistema existente debe ser prioridad a corto plazo”, sostiene la resolución y orden.

“En demasiadas ocasiones, los SOP (propuestos por Luma) meramente proveía para procedimientos operacionales o el proceso a desarrollarse, sin definir parámetros de ingeniería u operación técnica algunos para guiar esos desarrollos. Nótese, sin embargo, que la mayoría de las brechas identificadas a continuación pueden atenderse mediante el desarrollo de procedimientos, protocolos, guías y prácticas que consideren las recomendaciones incluidas”, añade el documento emitido anoche.

Al aprobar condicionadamente los principios de operación, el NEPR formuló varias órdenes, entre ellas que Luma presente dentro de 30 días un calendario para completar la redacción de protocolos, guías o procedimientos de operación del sistema, y anticipó que celebrará vistas periódicas para monitorear el cumplimiento.

En la noche del lunes, el NEPR igualmente aprobó el presupuesto inicial asignado a Luma Energy y denegó una petición que habría concedido inmunidad total a sus ejecutivos, empleados y contratistas por reclamaciones de daños. En su lugar, el NEPR concedió un relevo de responsabilidad parcial, que solo exime a la empresa de actos de negligencia ordinarios.

En una videoconferencia esta mañana, el principal oficial ejecutivo de Luma Energy, Wayne Stensby, se manifestó satisfecho, en términos generales, con las resoluciones emitidas anoche por el NEPR y que permitieron a Luma Energy tomar control desde hoy del sistema de transmisión y distribución.

No obstante, puntualizó que “no compartimos” las preocupaciones relacionadas con los SOP que el NEPR plasmó en su resolución y orden.

“Tendremos una relación de 15 años con el NEPR y sus comisionados. En los lugares donde hacemos negocios mantenemos relaciones constructivas con los entes reguladores y creemos que aquí estamos encaminados a hacer lo mismo. Eso no significa que no habrá tirijalas, pero respetamos su rol. En todas las resoluciones hay seguimiento y solicitudes de información, y esperamos mucho de eso. Trabajaremos con (los planteamientos del NEPR) pero no compartimos la caracterización sobre los SOP”, subrayó Stensby.

Un elemento que quedó pendiente de adjudicación por parte del NEPR, pese a la entrada en funciones de Luma Energy, fueron las métricas que a futuro permitirán determinar si el consorcio devenga los bonos por desempeño. Según Stensby, este fue uno de los “pocos” requerimientos contractuales que Luma y la Autoridad de Alianzas Público Privadas, como administrador del pacto de operación y mantenimiento, acordaron obviar previo a completar la transición.

Te recomendamos este episodio del podcast Con Los Editores sobre el cambio a LUMA:

Loading...
Revisa el siguiente artículo