Escuelas en desuso se utilizarán como refugios en la nueva temporada de huracanes

El gabinete ejecutivo realizó hoy su primera reunión de cara a la temporada de huracanes que comienza el 1 de junio

Por Manuel Guillama Capella

Con 346 refugios disponibles con capacidad para 38,696 personas, el gobierno aseguró hoy que se encuentra listo para enfrentar la temporada de huracanes, que aunque oficialmente da inicio el 1 de junio, ya experimentó la formación de la primera tormenta tropical, de nombre Ana.

El secretario de la Vivienda, William Rodríguez, precisó que 278 de los refugios serán escuelas del sistema público de enseñanza, en las que se garantizará el distanciamiento físico para prevención de contagios, así como áreas habilitadas para personas con síntomas o diagnóstico de Covid-19. Entre los restantes 68 refugios, Rodríguez señaló que se incluyen escuelas públicas en desuso, centros comunales, iglesias y algunos centros privados.

La secretaria de la Gobernación, Noelia García, detalló que la reunión de esta tarde en el Centro de Convenciones, a seis días del comienzo de una temporada de huracanes que se proyecta muy activa, fue la primera en que el gabinete ejecutivo del gobernador Pedro Pierluisi discutió “a fondo” los planes de respuesta a desastres naturales.

La respuesta gubernamental a estos eventos quedaron en entredicho en múltiples ocasiones durante el pasado cuatrienio, principalmente tras el huracán María, en septiembre de 2017, cuando se estima que miles de puertorriqueños fallecieron en las semanas subsiguientes debido, entre otras cosas, a la falta de servicio de energía eléctrica, o en los terremotos de enero de 2020, en los que el manejo de almacenes de suministros reflejó irregularidades y se expusieron cuestionamientos sobre la cadena de mando en el ejecutivo.

Te recomendamos:

“Durante los últimos cuatro años hemos vivido situaciones que han cambiado nuestra historia. Desde el paso del huracán Irma y María, nos hemos visto en la obligación de hacer y atemperar lo que pudiera ser la respuesta a cualquier evento en calidad de lo que es la temporada de huracanes, que se ha mencionado será muy activa”, dijo el comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres, Nino Correa, quien subrayó la necesidad de garantizar la comunicación efectiva ante cualquier crisis.

García señaló que en el cónclave, del que participó sobre una decena de jefes de agencias, se discutió el papel que juega cada una de las dependencias que forma parte del Centro de Operaciones de Emergencias que se activa ante un fenómeno natural.

La jefa del gabinete de Pierluisi sostuvo que cada una de las agencias deberá nombrar dos coordinadores interagenciales, en lugar de solo uno, como se acostumbraba hasta la fecha. Sin embargo, no precisó si se implementaron cambios adicionales al Plan Operacional Conjunto para Incidentes Catastróficos, que delinea el papel de cada ente gubernamental durante una emergencia.

Durante unas vistas camerales que se celebraron el año pasado luego de los terremotos, funcionarios del gobierno admitieron que no se siguieron al pie de la letra las directrices del documento.

“La rueda no hay que inventarla, lo que tenemos que hacer es repasarla y conocerla. En el momento que cada uno conoce cuál es su rol y lo ejecuta, debemos estar listos y prestos para atender cualquier emergencia”, enfatizó García.

En la reunión, de la que participó el gobernador Pierluisi, estuvo presente Wayne Stensby, principal oficial ejecutivo de Luma Energy, consorcio que asumirá las operaciones de la red eléctrica el 1 de junio, coincidiendo con el inicio de la época de huracanes.

“Hemos creado, sometido y recibido aprobación para los planes de respuesta con las agencias pertinentes en Puerto Rico, así como FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias). Para estar integrados en la respuesta a emergencias con mis colegas (jefes de agencia), tenemos gente, flota, un centro de operaciones de emergencia en Santurce y estamos preparados para comenzar a descargar nuestras obligaciones el 1 de junio”, dijo Stensby.

El ejecutivo aseguró que las compañías que componen el consorcio, la estadounidense Quanta Services y la canadiense ATCO, cuentan con la experiencia y capacidad para manejar desastres naturales, incluyendo los huracanes que tan frecuentemente azotan en el Trópico.

“Quanta Services tiene sobre 40,000 empleados y despliega esos empleados, su flota y el peritaje para atender huracanes en cada temporada. En ATCO, nuestro manejo de utilidades responde a desastres cuando sea que ocurran. Se trata de planificación, de estar preparados, sea para fuegos de gran escala, tormentas o huracanes, es parte de nuestro ADN”, insistió Stensby.

Stensby, además, aseguró que Luma Energy cuenta con acuerdos colaborativos con varias empresas de utilidades en Estados Unidos y el Caribe.

La secretaria de la Gobernación, por su parte, negó que incorporar a Luma Energy justo al inicio de la temporada de huracanes represente un obstáculo para la preparación gubernamental.

“La transición y transformación del sistema eléctrico en Puerto Rico no puede esperar. Precisamente porque tenemos un sistema frágil, cuanto antes entremos a transformar el sistema, mejor. Nunca va a ser un buen momento. Hay que empezar y estamos convencidos de que la transición en términos del acceso al sistema y el empeño que se le va a poner al sistema debe ser transparente”, planteó García.

La funcionaria, sin embargo, no quiso estimar cuánto tiempo demoraría restablecer el sistema eléctrico a todo el país en caso de registrarse un sistema atmosférico similar al huracán María, cuando hubo bolsillos alrededor de la isla que estuvieron hasta 11 meses sin el servicio.

Hace un año, el entonces director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica, José Ortiz, proyectó que la corporación pública tenía capacidad de restablecer el servicio en dos meses y medio a toda la población.

“Es una especulación injusta. La realidad es que va a depender de la magnitud del evento que venga. Son especulaciones y podemos estar todo el día especulando, pero la realidad es que casi lo peor ya lo hemos experimentado, que fue María, pandemia y terremotos. Luego de lo aprendido estamos convencidos de que podemos ser mejor”, se limitó a decir la secretaria de la Gobernación.

¿Bajo Luma Energy habrá más recursos para responder a ese tipo de evento?, le insistió este medio.

“Por eso estamos migrando, para asegurar exactamente eso. Que Puerto Rico tenga una mejor reacción, una mejor estrategia. En términos de estructura, estrategia, seguridad de empleados, equipo, sí, a eso apostamos y nos dirigimos”, respondió García.

Loading...
Revisa el siguiente artículo