Aspiración de Rosselló podría crear entusiasmo por votar en elección especial

El único gobernador en renunciar a mitad de un cuatrienio mantiene un apoyó sólido entre el sector anexionista del país

Por Manuel Guillama Capella

El apoyo incondicional que el exmandatario que Ricardo Rosselló mantiene entre un amplio sector del movimiento estadista, a pesar de las circunstancias en las que se convirtió en el primer gobernador en renunciar al cargo, le conceden buenas posibilidades de ser electo este domingo, mediante nominación directa, como uno de los seis cabilderos de la estadidad que entrarán en funciones en julio, consideró el exsenador novoprogresista Orlando Parga.

“Yo creo que él va a salir electo y por una mayoría significativa”, anticipó el también analista político.

“Esta campaña camino hacia la elección de cabilderos estaba apagada, no motivaba, y desde ante que él anunciara que estaba disponible despertó la chispa y el entusiasmo de mucha gente que comenzó a impulsar esa posibilidad de que fuera cabildero como candidato ‘write-in’”, agregó Parga, quien opinó que el elector moderno ha “perdido el miedo” a apoyar aspirante por independientes o por nominación directa.

Te recomendamos:

Para el exsecretario de Estado Kenneth McClintock, el desenlace de la entrada de Rosselló al panorama dependerá del juicio “individual” que realice cada uno de los electores que decida emitir su voto en este proceso electoral.

“Cada cuál tiene que juzgar a los candidatos y a (los potenciales aspirantes por nominación directa) Gregorio Igartúa, Ricardo Rosselló, Miriam Ramírez, etcétera, y llegar a sus propias conclusiones”, sostuvo McClintock, sin querer particularizar sobre las posibilidades o implicaciones de una elección del ex primer ejecutivo.

McClintock, quien apoya la candidatura de Ricardo Marrero Passapera delegado a la Cámara de Representantes, opinó que la elección de este domingo cumple con el objetivo de legitimar el cabildeo de figuras poco conocidas, pero no así de aquellos líderes estadistas con amplia experiencia en la capital federal.

“En el caso mío, nunca consideré postularme, a pesar de que mucha gente me lo pidió, porque entendía que con las posiciones que he ocupado en el pasado y los contactos que he desarrollado a lo largo de 40 años en el Partido Demócrata […] no necesito el aval del pueblo nuevamente para tener legitimidad para tocar a las puertas del Congreso. Creo que el que se unan cuatro personas más en la Cámara y dos en el Senado, muchos de los cuales no tienen elecciones previas, al aval que están buscando los ayuda a que puedan también unirse a los que ya cabildeamos y nos conocen en Washington”, manifestó el también expresidente del Senado.

Parga, en tanto, consideró que una elección como cabildero sería un primer paso hacia la posible “rehabilitación” de la imagen de Rosselló dentro de las huestes anexionistas. Rosselló, esencialmente, ha desaparecido del ojo público desde su renuncia a la gobernación en agosto de 2019, a raíz de protestas populares sin precedentes luego de que se divulgaran las conversaciones que mantenía en un chat con el círculo más cercano de la administración, donde se atacaba constantemente a amplios sectores de la población.

“La elección de cabilderos yo creo que le viene como anillo al dedo hacia ese propósito porque él comenzó desde adolescente su carrera política, convirtiéndose en defensor ardiente del ideal de estadidad. Hizo misiones a Washington para hacer cabildeo en el Congreso. Es una experiencia que tiene desde que comenzó a hacer política. La reacción que he visto en la militancia del PNP parece confirmar lo que es una reacción positiva”, subrayó Parga.

“No sé si esto conducirá a que él vuelva a competir por un puesto electivo, como de gobernador o cualquiera otro que esté disponible en el panorama. Me parece que eso depende de cómo él logre, con el paso del tiempo, demostrar que adquirió la madurez necesaria que ese golpetazo que recibió de no poder completar su término le dio lecciones de vida para cambiar unas actitudes que lo condujeron a la desgracia que vivió en 2019. Eso está por verse”, añadió

En conferencia de prensa, el secretario general del Partido Nuevo Progresista (PNP), Carmelo Ríos, fue impreciso sobre al ambiente que prevalecería ante un posible regreso político de Rosselló bajo la insignia de la colectividad que dirigió desde 2016 hasta su renuncia a la gobernación.

Sin embargo, rechazó que una hipotética elección este domingo tendría un efecto perjudicial para la causa anexionista en la capital federal.

“Esa es la democracia, no tenemos un sistema perfecto. El pueblo de Puerto Rico tiene que evaluar los candidatos en sus méritos, a todos, y evaluarán qué es lo mejor para Puerto Rico (y) cuál es el mensaje que vamos a llevar. Cuál es la resistencia o cuál va a ser la misión. Para mí es bien clara, es la estadidad, la igualdad, sobre cualquier candidatura. Nuestra misión es llevar un equipo, no una sola persona, que pueda colaborar con la comisionada residente (Jenniffer González), con el líder del PNP, (el gobernador) Pedro Pierluisi, respetando la voluntad del pueblo. Después de todo somos un instrumento, no somos la causa”, señaló el senador.

“Como todo centro de poder, en el Congreso no hay hermanitas de la caridad. Son personas que cada cual en su trayectoria de vida y carrera política han tenido sus tropiezos. Se admira al que cae y se levanta otra vez. Derrotado es aquel que no se levanta a pelear otra vez. Creo que ese es un principio que se respeta y se admira al que tiene la valentía de hacerlo. En este caso Rosselló arrastra con las consecuencias de lo que ocurrió en el verano de 2019, pero cómo reacciona y se comporta en su futuro quehacer político determinará el grado de influencia, admiración y respeto que vaya a alcanzar”, opinó, por su lado, Parga.

En la elección especial se escogerán cuatro cabilderos que abogarán por la anexión en la Cámara baja federal y otros dos que lo harán en el Senado.

Escucha el podcast Con Los Editores:

Loading...
Revisa el siguiente artículo