Pierluisi apuesta a asignaciones de Medicaid para revertir recortes a UPR y municipios

Sin embargo, reconoció que el próximo presupuesto, con toda probabilidad, se aprobará bajo los parámetros actuales

Por Manuel Guillama Capella

Pese a sus objeciones al plan fiscal que la Junta de Control Fiscal (JCF) certificó el pasado viernes, el gobernador Pedro Pierluisi insistió que anticipa enmiendas al documento una vez se conozca el nivel de financiamiento que el gobierno federal autorizará para Puerto Rico bajo el programa de Medicaid.

El primer ejecutivo admitió que el presupuesto general para el año fiscal 2021-2022, con toda probabilidad, deberá regirse por los parámetros recién delineados por la JCF, toda vez que la discusión sobre Medicaid en el Congreso federal podría demorarse hasta el tercer trimestre del año.

La esperanza de Pierluisi es que una vez exista certeza sobre los fondos federales para financiar el plan de salud del gobierno, conocido como Vital en Puerto Rico, se pueda reasignar parte del presupuesto estatal a entidades como la Universidad de Puerto Rico (UPR) y los municipios, que enfrentan recortes sustanciales de cara al siguiente año fiscal.

“Cuando se materialicen los fondos para el programa de Medicaid, al nivel que sea, sobre los fondos que vienen de año en año de toda la vida, van a tener que ajustar el plan fiscal, porque es que eso viene. Yo tengo comunicación con el liderato congresional y yo sé… Aquí la pregunta es cuánto nos van a dar, si nos van a mantener los fondos al nivel que estamos actualmente, (si) los van a aumentar y el periodo de tiempo al que va a aplicar la legislación. Yo vislumbro que vamos a poder continuar recibiendo una cantidad bien significativa de fondos federales para el programa Vital”, manifestó Pierluisi.

Te recomendamos:

Para los años fiscales federales 2020 y 2021, Puerto Rico recibió una asignación global de cerca de $5,700 millones en Medicaid, o unos $2,850 millones anuales, que permitieron financiar cerca del 75% del costo del programa Vital.

El año fiscal federal, contrario al estatal, concluye el 30 de septiembre, por lo que probablemente la legislación congresional requerida para fijar el nivel de financiamiento de Medicaid a la isla se extenderá más allá del 30 de junio.

“Cuando se enmiende el plan fiscal entonces recortes que han hecho en otras áreas del gobierno no van a ser necesarios. Aquí se están afectando otras áreas del gobierno, como las transferencias a la UPR y yo les estoy diciendo que no hagan eso. Eso podría ser algo que pueden revertir, por ejemplo. Estoy diciendo que no le sigan cortando las transferencias a los municipios, pues en ese momento dado, si no se ha corregido antes, podrían revertir el corte a las transferencias a los municipios”, manifestó el gobernador.

“Es posible, por no decir probable, que ese presupuesto que tengamos un presupuesto que no atienda reclamos que yo hice. Nuevamente, yo espero que, durante el curso del año, esos recursos se puedan atender utilizando fondos que tenga el gobierno disponible”, puntualizó Pierluisi.

En el caso de la UPR, el plan fiscal reduce la aportación gubernamental para el año fiscal 2021-2022 a $465 millones, unos $36 millones menos de los que se autorizaron para el año vigente. En tanto, las transferencias a los municipios se reducirán de $132 millones a $88 millones, una diferencia de $44 millones.

La JCF ha estipulado que para el año fiscal 2024-2025 se habrá eliminado la totalidad de las llamadas remesas municipales.

Antes de la imposición de la JCF, la UPR recibía una asignación anual de $834 millones, mientras las transferencias a los municipios superaban los $350 millones.

Loading...
Revisa el siguiente artículo