LUMA plantea insatisfacción de los clientes con la AEE

Presentaron ante el Negociado de Energía una encuesta que deja mal parada a la AEE en comparación con otras compañías eléctricas.

Por Metro Puerto Rico

Como parte de sus trabajos de transición en curso, LUMA Energy radicó el viernes ante el Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR) una evaluación de cómo comparan las métricas de desempeño de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (AEE) con los puntos de referencia reconocidos de la industria eléctrica. Destacaron —mediante un comunicado de prensa— que se trata de fuentes independientes que ubican la satisfacción general del cliente de la AEE en el último lugar de todas las empresas eléctricas de Norteamérica.

Parte de los datos incluidos en la evaluación se extrajeron de una encuesta que J.D. Power realizó a clientes de la AEE en diciembre de 2020. La encuesta clasifica 144 empresas de energía eléctrica según seis criterios que incluyen calidad y confiabilidad de la energía, precio, servicio al cliente y comunicación. La puntuación de la AEE es casi un 50 % más baja que la de la empresa comparable promedio, un 47 % peor que la segunda peor empresa de energía eléctrica y la más baja del grupo de 144 servicios públicos clasificados en la encuesta.

Los documentos también muestran que los niveles de confiabilidad del servicio están muy por debajo de los servicios públicos de peor desempeño incluidos en el estudio anual más reciente del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE). El IEEE es el organismo independiente que utilizan las empresas de servicios públicos de Norteamérica para evaluar la confiabilidad del servicio. La frecuencia de los apagones en Puerto Rico es un 300 % peor que la de la siguiente jurisdicción con peor desempeño y la duración de dichos apagones es un 200 % mayor, según el estudio. Los mismos documentos presentados ante el NEPR indican que el desempeño de la AEE continúa degradándose a una tasa de más del 20% anual.

Se destaca que la tasa de la AEE de incidentes registrables de OSHA para 2019, que miden la seguridad de los trabajadores, fue casi cinco veces mayor que el promedio de la industria. Esta tasa de incidentes es casi un 200 % más alta que la peor empresa de servicios públicos reportada en la industria, toda vez que los datos de 2020 se consideran poco confiables.

“Estos números confirman lo que los clientes nos han venido diciendo y resaltan aún más cuánto trabajo tenemos de frente. LUMA está aquí para traer cambios y ser un socio confiable que entregará la transformación de la red eléctrica, un mejor servicio al cliente, una mayor preparación ante emergencias, una fuerza laboral más segura y una recuperación económica general para la isla”, dijo el presidente y principal oficial ejecutivo de LUMA, Wayne Stensby. “Este es el tipo de trabajo que nuestras empresas matrices han logrado con éxito en todo el mundo y el trabajo fundamental que debemos hacer para todos los puertorriqueños”, agregó.

Se espera que LUMA asuma las operaciones de la red eléctrica a mediados de 2021. Sin embargo, hay varios sectores que han alertado que la contratación del operador privado será oneroso para Puerto Rico e impactará aún más la factura del servicio eléctrico.

Relacionado al tema:

Abogados de LUMA cobran más de $1,000 por hora y consultores casi $5 millones por hacer planes

Abogados de LUMA cobran más de $1,000 por hora y consultores casi $5 millones por hacer planes

La subcontratación de empresas que provienen principalmente de EE UU ha sido la norma en los primeros seis meses de facturación tras el acuerdo de privatización de la red eléctrica.

Se informó en el comunicado de LUMA que continúan trabajando en sus otras radicaciones regulatorias que incluyen la evaluación de todo el sistema de transmisión y distribución. Estos documentos serán presentados para evaluación y aprobación ante el NEPR en las próximas semanas, con el propósito de comenzar a ejecutar desde el primer día. LUMA también está reclutando personal para servicio al cliente.

“El trabajo duradero y de calidad requiere tiempo, recursos y experiencia, lo que requiere inversión. La red eléctrica de Puerto Rico ha sufrido décadas de abandono y mal mantenimiento que la han llevado a su estado actual, el cual tiene un impacto social y económico incalculable”, dijo Stensby. “Nuestro trabajo basado en hechos utiliza los mismos datos independientes que usaremos en LUMA para medir nuestro progreso como medida para mejorar la satisfacción del cliente, la salud y seguridad y la confiabilidad del servicio”.

Te recomendamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo