Junta de Gobierno de la UPR contempla congelar parcialmente el Sistema de Retiro

La medida es una de las alternativas que podría implementar la institución tras recomendaciones de la Junta de Control Fiscal

Por J. Miguel Santiago Colón

La Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR) informó hoy, lunes, que evalúa una congelación parcial en el Sistema de Retiro para empleados que tienen menos de diez años de servicio en la institución.

El anuncio se da luego de que la Junta de Control Fiscal (JCF) le sugirió cambios a su Sistema a la administración universitaria.

“Hemos estado analizando los posibles ajustes al Sistema, entre ellos, una congelación parcial para los empleados que tienen menos de diez años de servicio en la Universidad para lograr una transición a un nuevo Sistema de Retiro”, expresó el presidente del ente rector, Emilio Colón, en declaraciones escritas enviadas a Metro Puerto Rico.

“La mayoría de los empleados y todos los pensionados seguirán en el sistema actual. Al corriente, nos encontramos finiquitando detalles para discutir este plan con todos los miembros de la Junta de Gobierno de la UPR y la Junta de Supervisión Fiscal, a los fines de movernos adelante con todo lo que implica este posible cambio. Entendemos que es una decisión que hay que tomar para mantener la salud fiscal de la Universidad, pero sobre todo su inversión en el mayor activo, los empleados”, concluyó.

El viernes, la directora ejecutiva de la JCF, Natalie Jaresko, insistió en una misiva que el primer centro docente del país aún no ha implementado cambios contemplados en el Plan Fiscal certificado aprobado en junio.

Contexto:

Junta de Control Fiscal pide cambios al Sistema de Retiro de la UPR

Junta de Control Fiscal pide cambios al Sistema de Retiro de la UPR

El ente fiscal aseguró que al reducir beneficios acumulados, la institución podría lograr un balance presupuestario para el año fiscal 2024

En el documento, la Junta recomienda dos opciones para salvaguardar el sistema de pensiones: congelar el plan de beneficios y moverse hacia un plan de beneficios definidos o congelarlo y paulatinamente reducirle beneficios.

No obstante, en el mismo Plan, el ente federal señala a esta última alternativa e insiste que sería el curso de acción más responsable porque implicaría que la UPR no tendría que ajustar su presupuesto para cumplir con las necesidades del sistema de retiro. Por lo contrario, debe reportar uno $40 millones en ingresos adicionales.

Para la presidenta de la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (Heend), Janell Santana, los estudios muestran que el Sistema de Retiro está solvente y que la deuda actual es responsabilidad de la administración universitaria, por lo que no es necesario ninguna de las alternativas.

“La Junta de Retiro al igual que todas las organizaciones no vemos como opción el que se congele el Sistema de Retiro máxime si tenemos un retiro que está solido. La Junta ha cambiado de opciones tantas veces […], lo que ellos sí han mantenido es cerrar el Fideicomiso de Retiro tal y como lo tenemos ahora, afectando a los que estamos activos y a las personas que ya están retiradas”, expresó a través de una entrevista telefónica.

De igual modo, Santana resaltó que el organismo fiscal no puede obligar tales medidas porque el plan de retiro no permanece bajo el Título III, como expone el Plan Fiscal.

Por su parte, el portavoz de la Junta, Edward Zayas, explicó que con la implementación de las sugerencias de la Junta, la UPR se ahorrará $1,700 millones al cabo de 30 años al congelar el sistema y reduciendo beneficios acumulados.

Zayas también aclaró que los beneficios que eventualmente se eliminarían sería una determinación que la administración universitaria tomará de escoger las segunda opción.

“Hay que partir de la premisa de que Puerto Rico está en quiebra. Está bajo el Título III del código de quiebras y cada beneficio que quieres dejar o aumentar de alguna forma tiene que compensar. En el caso de la UPR no es la excepción”, explicó el portavoz.

Loading...
Revisa el siguiente artículo