Presidente de la CEE extraña sus funciones como juez

El presidente Francisco Rosado Colomer habló con Metro previo a la elección general de mañana

Por Metro Puerto Rico

A solo dos meses de haber sido seleccionado para presidir la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), Francisco Rosado Colomer admite que ya piensa en su regreso al estrado de juez, desde donde llegó al organismo electoral en uno de los momentos más críticos de sus 40 años de historia.

Asumir las riendas de la CEE solo tres semanas después de la vergonzosa debacle de las primarias, que ni siquiera pudieron completarse en la fecha estipulada, ha sido una labor “intensa”, describió Rosado Colomer en una entrevista con Metro en la que aseguró que, a pesar de las críticas y pugnas internas de las que ha sido objeto el ente, en conjunto con los comisionados de las partidos, los empleados y la presidenta interna, Jessika Padilla, ha sido posible encaminar la misión de defender el derecho “sagrado, fundamental” del voto de los electores.

Lo que ocurrirá luego de las elecciones del 3 de noviembre, así como del escrutinio general que comienza el 9 de este mes, todavía no está definido en la mente de Rosado Colomer.

 

“Esa decisión se tomará después que yo me tome unas vacaciones, porque créanme que ha sido intenso. Esto es un trabajo de siete días a la semana en este periodo, máxime en la forma en que llegamos. Digo nosotros, porque he tenido no solo la asistencia de los comisionados, que han decidido apoyar el diálogo, (sino que) he tenido la asistencia de los funcionarios y también de la presidenta alterna. Hemos hecho un excelente equipo”, subrayó Rosado Colomer, juez superior en la región de Ponce desde 2012.

El nuevo Código Electoral dispone que, no más tarde del 1 de julio del año siguiente a las elecciones generales, el comisionado electoral del partido de mayoría –definido como el que obtenga más votos íntegros en la papeleta estata en los comicios previos– nominará tanto a un presidente como un presidente alterno para que se someta al proceso de confirmación de los demás comisionados. Una vez confirmado un nombramiento, tanto el presidente como su alterno comienzan un término de cuatro años.

“Decisión no puedo tomar ahora, pero sí te puedo decir que me gusta la toga. A mí me gusta ser juez y lo he dicho siempre desde que llegué aquí y no me ha dejado de gustar. Eso se lo aseguro”, expresó Rosado Colomer.

Satisfecho con decisiones del Supremo

El diálogo y cooperación al que alude Rosado Colomer al interior de la CEE no ha evitado de ninguna manera las tradicionales diferencias que afloran en época electoral entre los representantes de los diferentes partidos, y que desde su nombramiento a inicios de septiembre han derivado en cuatro controversias que se han dirimido en el Tribunal Supremo.

En cada una de las cuatro ocasiones, el Supremo, por decisión de 6-3, ha sostenido las resoluciones que ha emitido Rosado Colomer para resolver desacuerdos entre los comisionados electorales, algo que el juez admite lo ha hecho sentirse particularmente “satisfecho” de su “análisis jurídico”.

Te recomendamos:

“Siempre dije que respeto el derecho a diferir y eso nutre los 205 tomos de las decisiones de nuestro honorable Tribunal Supremo. Lo respeto hoy como lo hice cuando juramenté como abogado. La diferencia está ahí, los matices se los da el escritor. Yo tomé la decisión en lo que estimaba el derecho que asistía al elector. Esa es mi posición, alguien puede diferir y eso es parte de nuestro sistema”, dijo el magistrado.

“Cuando yo estaba en el estrado me confirmaron y me revocaron, y eso no hace a los jueces que me revocaron malos ni a los que me confirmaron buenos. Eso hace una diferencia de criterio que alguien tiene que tomar la decisión. Satisfecho estoy porque mi análisis jurídico se sostuvo, creo que todo jurista se alegra de que le acojan su posición. No era a mí que le tocaba la última palabra, pero que me hayan dado la razón claro que se siente bien”, puntualizó Rosado Colomer.

Doble referido

Por otro lado, Rosado Colomer confirmó la información brindada inicialmente la pasada semana por el Partido Popular Democrático (PPD), a los efectos de que la CEE había referido al Negociado Federal de Investigaciones las alegaciones de que en Luquillo se presentó una solicitud de voto adelantado de una persona fallecida. Además, indicó que la información recopilada se refirió igualmente a las autoridades estatales.

Según la denuncia pública del PPD la persona fallecida que solicitó un voto adelantado por correo era tía del comisionado electoral del Partido Nuevo Progresista en ese pueblo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo