Repatrian a Dominicana a 36 inmigrantes ilegales

Dos mujeres fueron trasladadas a un hospital en Puerto Rico para recibir atención médica

Por Metro Puerto Rico

El guardacostas Winslow Griesser (WPC-1116) repatrió el sábado a un buque de la Armada de la República Dominicana a 36 de los 38 migrantes que fueron intervenidos en un viaje ilegal el jueves en las aguas del Pasaje Mona al sur de la Isla Mona, Puerto Rico.

 

droga

Dos mujeres del grupo de migrantes que requirieron atención médica en tierra, fueron trasladadas a un hospital local en Puerto Rico. Durante la intervención, la tripulación del Winslow Griesser también incautó siete kilogramos de cocaína, que se estima tienen un valor mayorista de más de 154.000 dólares.

“El profesionalismo y la habilidad demostrada por la tripulación, nuestras agencias asociadas y los aliados de la Marina de República Dominicana llevaron a una interdicción sin problemas y la recuperación y repatriación segura de los migrantes”, dijo el teniente Joel Wyman, comandante en jefe del Winslow Griesser. “Estas 38 vidas corrían un gran peligro, su bote improvisado estaba muy sobrecargado, tenían poco o ningún equipo para salvar vidas a bordo y estaban tomando agua rápidamente. El resultado podría haber sido trágico", agregó.

La intervención ocurrió durante un patrullaje de rutina el jueves por la mañana, cuando la tripulación de una aeronave de patrulla marina dash-8 de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. detectó un viaje de migrantes ilegales, aproximadamente a 20 millas náuticas al sur de la isla de Mona, Puerto Rico.

El grupo de migrantes viajaba a bordo de un bote improvisado de 30 pies que transportaba a 35 hombres y tres mujeres de nacionalidad dominicana. La tripulación del Winslow Griesser embarcó a los migrantes por motivos de seguridad en el mar, ya que el barco en el que viajaban estaba tomando agua y había acumulado más de diez centímetros de agua en su interior.

Una vez a bordo de un barco de la Guardia Costera, todos los migrantes recibieron comida, agua, refugio y atención médica básica. Durante la intervención, los miembros de la tripulación de la Guardia Costera fueron equipados con equipo de protección personal para minimizar la exposición potencial a cualquier posible caso de COVID-19. No hubo migrantes en estos casos reportados con síntomas relacionados con COVID-19.

Cutter Winslow Griesser transportó a los migrantes restantes a las aguas territoriales de República Dominicana frente a Punta Cana, donde se reunió con un buque de la Armada de República Dominicana, que recibió a los migrantes repatriados.

 

Te recomendamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo