Industrias detallan cómo enfrentarán los retos que trajo el COVID-19

Limitaciones de horario, de capacidad de personas y la temporada de huracanes que se avecina son algunos de los obstáculos que enfrentan los sectores económicos

Por Miladys Soto

La apertura esta semana de varias industrias tras dos meses de cierre por el COVID-19 refleja la nueva realidad que enfrenta la Isla de operar bajo la amenaza del virus.

Las industrias de autos, restaurantes y centros comerciales son algunas de las que más se vieron afectadas por la crisis de salud. Ahora se disponen a continuar operaciones con medidas de seguridad que afectan su presupuesto y capacidad de personas que pueden recibir en sus establecimientos.

El presidente del Grupo Unido de Importadores de Automóviles (GUIA), Ricardo García, dijo a Metro que el impacto permanente a esa industria, que ha reportado una merma de un 43.2% en lo que va de año, son precisamente esos ingresos que dejaron de generar en las semanas de cierre, y que han traído consecuencias como despidos y cierres.

García precisó que el mayor reto de la industria es no terminar el año como uno récord en baja de ventas. "Los primeros cinco meses del año ya estaremos a un descenso de más de 50% versus 2019.  Ese también es el peor resultado de cualquier industria de autos este año. Son 30,000 familias que dependen de nuestro ecosistema y todos son igual de importantes", recordó el portavoz de GUIA.

Les podría interesar

Beneficiarios del PAN y pensionados podrán reclamar los $1,200 este viernes

El secretario de Hacienda aseguró que las instrucciones para entrar al enlace serán más rigurosas para no colapsar el sistema

Asimismo, García destacó que la recuperación de la industria será una complicada, y será difícil alcanzar los niveles 2018 y 2019, que fueron de ventas de sobre 100 mil unidades nuevas.

Ricardo García Suministrada

"La diferencia luego del huracán María es que no estuvimos cerrados 20% del año, apenas una a dos semanas, y en ese momento, necesitábamos reconstruir la Isla, la transportación es necesaria para eso. Ahora no hay nada que reconstruir, sino adaptarnos a nuestra nueva realidad de operar con menos tráfico, con una economía más golpeada aún. Sin embargo, hay que trabajar con lo que tenemos y eso incluye darle la seguridad a los empleados y clientes que seguimos protegiendo su salud y que se pueda aprovechar los factores externos que son favorables para la compra de un auto", manifestó García.

Algunos factores que mencionó como beneficiosos están el precio de la gasolina económica, tasas de interés bajas, así como las ofertas que tendrán los concesionarios.

Experiencia de visitar un restaurante "no será la misma"

Por otro lado, Marisol Vega, presidenta de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (ASORE), compartió que están conscientes de que los consumidores serán más cautelosos al visitarlos, por lo que "por la seguridad de ellos y de los empleados de la industria, las medidas de prevención e higiene vivirán con nosotros por un largo tiempo".

Además, la portavoz de la Asociación indicó a este medio que "el factor económico es uno de los mayores retos en estos momentos. De acuerdo con un sondeo interno, los dueños de restaurantes indicaron que han reflejado pérdidas económicas de más de un 75% en sus negocios lo que impacta el número de empleados activos".

Marisol Vera Asore Suministrada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vega agregó que con la reapertura de los restaurantes podrán recuperar parte de los ingresos que han perdido en los pasados meses. Asimismo, expuso que para algunos comercios las limitaciones en cuanto al horario de operación, sumado al 25% de ocupación dentro de sus salones comedores, no es económicamente factible, por lo tanto, han optado por continuar operando mediante “delivery” y “carry-out”.

"Por ello, hemos solicitado a la gobernadora que extienda el horario del “lockdown” hasta las 9:00 de la noche para que estos restaurantes tengan la oportunidad de abrir sus salones como otros lo han estado haciendo. Aun así, sabemos que esta será una recuperación lenta", puntualizó Vega.

Centros comerciales forzados a evolucionar

Por su parte, Adolfo Tito González, presidente de la Asociación de Centros Comerciales Puertorriqueños (ACCPR), opinó que la pandemia aceleró dramáticamente cambios que ya estaban ocurriendo en la industria de centros comerciales y venta al detal.

"La venta omni-canal, donde una tienda vende por distintos “canales” además del físico, incluye ventas online entregadas en la casa, ventas online recogidas en la tienda, y ventas tipo “curb-side delivery”. El COVID-19 ha comprimido varios años de evolución en proceso para que se lleven a cabo en solo unos meses", explicó el empresario.

Adolfo González centros comerciales Suministrada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otro aspecto que González destacó fue considera que el mayor reto de su industria tras la apertura de los centros comerciales, que está programada para el 1ro de junio, es generar confianza entre los consumidores. A esto se le suma el horario reducido y la limitación de la cantidad de personas por establecimiento.

"Este año ha sido uno duro, y va a seguir siéndolo por las limitaciones que tenemos para operar libremente, y el cambio en los hábitos del consumidor. Depende en gran parte de que se consiga una cura eficaz o se vacune la población. Mientras eso no ocurra, la industria se puede mantener con mucho esfuerzo, pero una recuperación a niveles pre-COVID va a ser difícil", admitió el presidente de la ACCPR.

Industria de alimentos de cara a la temporada de huracanes

Una de las industrias que se mantuvo operando durante la emergencia fue la de los alimentos. Manuel Reyes, vicepresidente de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), comentó que algunas de las medidas implementadas por el coronavirus y que serán permanentes en la industria es la de la limpieza de los carritos de compra, además del lavado constante de manos de los empleados y la desinfección de las tiendas.

Asimismo, Reyes dijo que entre los retos están el incremento en demanda global y la limitación de oferta por cierres temporeros de fábricas. "Han provocado escasez de ciertos productos y aumentos generalizados en precios que no controlamos", añadió.

Manuel Reyes MIDA Archivo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El portavoz de MIDA también detalló entre los retos la temporada de huracanes que se avecina, los horarios limitados de los supermercados y el cierre en los domingos establecidos en la Orden Ejecutiva.

"Económicamente nuestra industria no se ha visto tan afectada como otros sectores, pero en términos de normalizar inventarios y precios dependerá de lo que ocurra en las jurisdicciones de las cuales nos suplimos.  En las pasadas semanas hemos visto menos cierres de plantas y las que han cerrado han vuelto a operar lo que debería estabilizar el suplido.  Aun así la situación es volátil e impredecible", concluyó Reyes.

 

 

Les recomendamos:

Loading...
Revisa el siguiente artículo