Miles de botellas de agua fueron desechadas en un solar vacío en Dorado

Se preveía que las botellas de agua fueran dispuestas y recicladas por una compañía contratada por FEMA

Por Metro Puerto Rico

Miles de botellas de agua fueron desechadas en un solar vacío en Dorado, luego que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) pagara $481,589 a la empresa Puerto Rico  Drilling, encargada de disponer y reciclar los diez millones de botellas de agua expiradas, que trajeron en respuesta a los huracanes Irma y María, pero que no distribuyeron hasta abril de este año, terminando en manos de miles de puertorriqueños desesperados.

Así se dio a conocer el lunes a través de un vídeo filmado por un ciudadano que se presenció al lugar, localizado en la carretera 693 de Dorado, luego que el periodista y corresponsal de CBS, David Begnaud, publicara información al respecto. El líquido expirado, que FEMA trajo a Puerto Rico en marzofue regalado por la compañía a la ciudadanía en el barrio Higuillar de Dorado, sin ningún registro del proceso, según reportó este diario.

Se trataba de suministros que mantenían en sus almacenes y que ofrecieron también a agencias federales y estatales a partir del 28 de diciembre de 2018, aunque fuentes aseguraron que las rechazaron porque ya estaban próximas a vencer y no contaban con la estructura para distribuirlas. Muestras de botellas de agua obtenidas por Metro en en el mes de abril, mientras se llevaba a cabo la distribución, mostraba que habían expirado en noviembre del mismo año.

 

 

La compañía Puerto Rico Drilling recibió un primer contrato de $69,000 para disponer de las 20,000 paletas que se echaron a perder bajo el sol que venció en mayo de este año y, según la agencia federal, fue evaluado por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), mientras miles de botellas permanecen hoy a la interperie en Dorado.

Cabe destacar que, de acuerdo con Osvaldo Rosario, catedrático de Química Ambiental de la Universidad de Puerto Rico (UPR), una vez pase el tiempo de vida de la botella, los componentes del plástico pueden adherirse al agua causando complicaciones al cuerpo humano si se ingieren. Lo más dañino para el producto, agregó el científico, es “si ha estado al sol o a temperaturas altas, porque eso puede acelerar los procesos químicos y achicar su tiempo de expiración”.

Metro pidió declaraciones a FEMA sobre el estatus de las botellas abandonadas, a lo que respondieron que el departamento legal estaría revisando la información que se ha hecho pública.

Miles de botellas de agua son desechadas en un solar vacío en Dorado

Loading...
Revisa el siguiente artículo