Presidenta de AFT visita de sorpresa posible escuela chárter

La presidenta del sindicato de maestros estadounidenses participó de visitas sorpresas a escuelas que posiblemente se conviertan en chárteres

Por Metro Puerto Rico

La presidenta de la Federación Americana de Maestros (AFT, siglas en inglés), Randi Weingarten, y la presidenta de la Asociación de Maestros, Aida Díaz, visitaron hoy planteles en la mirilla de convertirse en escuelas chárteres.

Ambas acudieron a la Escuela Luis Muñoz Marín en Arecibo y la Escuela Ramón Marín Solá en Guaynabo.

“Algo quedó claro luego de haber estado hoy en escuelas bajo amenaza de caer en manos de operadores privados de chárter sin experiencia. Padres y educadores están unidos en la lucha para asegurar que las escuelas sigan siendo públicas. Vimos estudiantes en Guaynabo y Arecibo echando hacia adelante con el apoyo de sus padres y guiados por unos maestros comprometidos”, expuso Weingarten. 

Añadió que “lo que estas escuelas necesitan es inversión y apoyo, no un operador privado de chárter sin experiencia para manejar una escuela, sin un plan para los estudiantes de educación especial y sin un historial de compromiso con padres y maestros”.

“La Secretaria Keleher les aseguró a estas comunidades que sus escuelas no sufrirían cambios a menos que tuvieran el respaldo de las personas que viven allí. Ahora tiene que hacer buena esa promesa y escuchar a la gente”, dijo Weingarten.

Mientras, la presidenta de la Asociación de Maestros sostuvo que “las escuelas pertenecen a sus comunidades. Es por eso que sus opiniones deben ser escuchadas y respetadas. Hacemos un reclamo a la Secretaria Keleher para que escuche y haga valer la opinión de las comunidades escolares compuestas de estudiantes, padres, docentes y no docentes. Las comunidades que públicamente rechazan entregar sus escuelas a un operador chárter no lo hacen por capricho, todo lo contrario, lo hacen con mucho juicio porque no se cambia lo que funciona. Violentar esa determinación es una imposición indebida”.

Te podría interesar: 

“¿Cómo van a entregar una escuela que funciona a una compañía para que experimente? Si esas compañías tienen muchos deseos de administrar una escuela, que soliciten las que están cerradas y con su dinero, abran su propia escuela. Destruir lo que las comunidades escolares han construido provocará un daño irreparable. No entendemos por qué querer hacerles daño”, cuestionó Díaz.

Loading...
Revisa el siguiente artículo