Expresidente de Brasil declara luego de ser arrestado

Varios políticos del país sudamericano han sido relacionados a un esquema de corrupción ligado a la empresa estatal Petrobras

Por Prensa Asociada

La policía federal brasileña estaba por escuchar el viernes los testimonios del expresidente Michel Temer y de su exministro Wellington Moreira Franco, un día después de que ambos fueran arrestados como parte de la creciente investigación sobre la corrupción en el país.

Desde su inicio en marzo de 2014, la llamada investigación Autolavado ha incriminado a varios políticos y empresarios del país sudamericano, entre ellos el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que actualmente cumple una condena de 12 años. También ha enviado a la cárcel a prominentes empresarios y políticos.

Temer, de 78 años, fue detenido el jueves por cargos de corrupción. Los fiscales dijeron que la empresa constructora Engevix le pagó sobornos a cambio de un contrato para construir una planta de energía nuclear en la ciudad de Angra dos Reis, en el sur del estado de Río de Janeiro.

Carmen Yulín correrá para la gobernación

Hoy, 22 de marzo, la política se presentó en el Jardín Botánico de Caguas para informar sobre su decisión

El máximo tribunal del país también bloqueó una decisión que permitió a un grupo de trabajo gestionar cientos de millones de dólares recuperados de escándalos de corrupción en la empresa estatal Petrobras.

Aunque fiscales y jueces involucrados en la investigación ven la detención de Temer como una gran victoria después de esos reveses, otros en Brasil criticaron la decisión del juez federal Marcelo Bretas de arrestarlo.

"El Autolavado está tratando de desviar la atención del descrédito en el que estaba cayendo", afirmó da Silva en Twitter el jueves por la noche. "El grupo de trabajo no necesita pirotecnia para sobrevivir, necesita sobriedad", agregó.

Te podría interesar:

 

Luis Henrique Machado, profesor de Derecho en la Universidad IDP de Brasilia, dijo que el arresto del expresidente, que era muy impopular, por "motivos absurdos", parecía ser una respuesta a los recientes golpes de los tribunales.

"Los fiscales y los magistrados han presionado e intimidado a la Corte Suprema de Brasil recientemente. Ese es el juego que se está jugando", afirmó Machado. "Es un invento judicial que podría costarle caro a todas las partes".

No es la primera vez que el juez Marcelo Bretas, que está a cargo de todos los casos relacionados con el caso Autolavado en el estado de Río de Janeiro, está en la mira. Bretas también está detrás de los arrestos del exgobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral y del empresario brasileño Eike Batista, que una vez fue número ocho en la lista de multimillonarios del mundo de Forbes. En 2016, condenó al entonces presidente de la estatal Eletronuclear, Othon Luiz Pinheiro da Silva, a 43 años de prisión.

El juez Bretas es visto por muchos a su alrededor como un hombre serio, firme e intransigente.

Temer gobernó entre 2016 y 2018 después de que su predecesora Dilma Rousseff fuera sometida a juicio político y destituida por mal manejo del presupuesto federal.

Rousseff y sus aliados en el Partido de los Trabajadores acusaron a Temer de orquestar su destitución, algo que él ha negado.

Vídeo relacionado:

Loading...
Revisa el siguiente artículo