Crucial entrega de nuevos estados auditados de la UPR

Mientras los recintos comienzan a celebrar sus asambleas estudiantiles, el estudiantado afirma que su preocupación principal es la entrega de los próximos estados financieros auditados y el plan de trabajo del presidente de la institución

Por Lyanne Meléndez García

Una vez la Universidad de Puerto Rico (UPR) ha entregado los documentos requeridos por la Middle States Commission on Higher Education (MSCHE) como parte del show cause —categoría colocada por incumplir con la fecha de entrega—, se torna crucial que la institución cumpla con los próximos plazos de los nuevos estados financieros auditados el 31 de marzo.

A juicio de los presidentes del Consejo General de Estudiantes (CGE) de Ponce y Humacao, Juan José de Jesús Oquendo y Ámbar Arzuaga, respectivamente, esta es una de las principales preocupaciones del estudiantado, traída a la mesa durante la reunión mensual con el presidente de la Junta de Gobierno, Walter Alomar Jiménez, celebrada el pasado viernes. La Middle States colocó a la Universidad en la categoría show cause al incumplir con la fecha de entrega del 2 de enero de los estados financieros 2016-17, que luego entregaron el 15, tal como lo había adelantado a Metro en exclusiva el presidente de la UPR, Jorge Haddock. El 31 de marzo, la institución deberá enviar el estado financiero de 2017-18, y los single audits de 2016-17 y 2017-18.

“Si en marzo no se entregan estaríamos en una situación bien difícil porque con el incumplimiento de enero, que nos causó la degradación, estamos en una situación bastante frágil y seguimos en la mirilla de la Middle States”, dijo De Jesús Oquendo. De acuerdo con el líder estudiantil de Ponce, en la reunión trascendió que la administración continúa trabajando para cumplir con las fechas estipuladas y así evitar cualquier otro señalamiento por parte de las agencias federales.

Aunque en el encuentro la administración aseguró que consideran que pueden cumplir con la fecha límite del 31 de marzo, De Jesús Oquendo replicó: “A mí no me da la buena vibra de seguridad, siguiendo como se ha trabajado en el pasado, que los recintos tienen que entregar sus versiones y la firma externa necesita, por lo menos, un mes para auditar. Los estudiantes proyectamos que pueden estar para abril o mayo, pero Haddock y Alomar aseguran que estarán para el 31 de marzo”.

Por su parte, Arzuaga destacó a Metro que en el cónclave “se recalcó que hay que estar más al día con el tema” de la entrega de estados financieros y documentos a la Middle States, la cual visitará en febrero los recintos y celebrará una reunión sobre la UPR en marzo.

Proponen asamblea nacional de estudiantes

Las fechas de entregas de los documentos y requerimientos de la Middle States coinciden con el comienzo de las celebraciones de asambleas en cada recinto, donde evaluarán la posibilidad de participar de una asamblea nacional de estudiantes. La propuesta fue aprobada durante una reunión de la Confederación Estudiantil Nacional (CEN), donde acordaron que los estudiantes decidan si cada recinto participará o no, según indicó la representante estudiantil graduada ante la Junta de Gobierno, Marysel Pagán, al destacar que ya los recintos de Arecibo, Ciencias Médicas, Río Piedras, Humacao, Ponce, Mayagüez y Utuado tendrán asamblea próximamente.

Piden cuentas al presidente

Otro de los asuntos abordados durante la reunión con Alomar fue el reclamo de que el presidente Haddock presente su plan de trabajo.

“El presidente se ha pasado mucho en las redes y en la prensa, pero no hemos visto un plan de trabajo de él, y nosotros le dimos un ultimátum a que en enero tenía que presentar un plan de trabajo”, explicó el dirigente estudiantil de Ponce.

Mientras, la presidenta de Humacao indicó que en el encuentro se planteó que en la reunión de hoy de la Junta de Gobierno se acordó que se entregaría el documento que cuenta con más de 80 páginas. Este será sometido a un comité evaluador compuesto por los representantes estudiantiles, los profesores, Zoraida Buxó y una vacante, los cuales tendrán a su cargo evaluar el plan de trabajo y hacer recomendaciones. “Es una falta de respeto a la comunidad estudiantil que se le esté aumentando la matrícula y recortando exenciones y tengamos un presidente que esté ganando un salario de 240 mil anuales, más todos los beneficios si permanece en el cargo por dos años, que al sol de hoy no tenga un plan de trabajo”, reclamó De Jesús Oquendo. El joven expuso que en el plan de trabajo estarán muy pendientes de la filantropía y capacidad de allegar ingresos.

Te podría interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo