Nuevos territorios que podrían convertirse en países

Metro analiza los diversos movimientos separatistas que ocurren en el mundo y la posibilidad que tienen de ser reconocidos como países de reciente creación

Por Miguel Velázquez

Este 26 de junio se cumplen 30 años de los Acuerdos Matignon, que implican el diálogo de más alto rango entre la delegación separatista de Nueva Caledonia y el gobierno francés de Michel Rocard.

Nueva Caledonia es un archipiélago de Oceanía, situado en la Melanesia. Se sitúa a 1500 kilómetros al este de Australia y a dos mil de Nueva Zelanda.

Los deseos independentistas de Nueva Caledonia pueden tener elementos en común con los de Cataluña y otras regiones en el mundo. Dos razones fundamentales que impulsan a los territorios a buscar la independencia son la identidad y los factores económicos, explica en conversación con Metro Andrés Rodríguez-Pose, profesor de geografía económica de la London School of Economics y editor de la revista Economic Geography.

“Los movimientos independentistas impulsados por la identidad se basan en la creencia de que la cultura local, la visión de la historia o el idioma se ven amenazados por la homogeneización de las fuerzas nacionales”, explica Rodríguez-Pose y añade: “Los movimientos independentistas impulsados por reclamos económicos normalmente se basan en la idea de que áreas específicas de un país contribuyen demasiado o reciben muy poco del Estado-nación. A menudo, también se sienten desfavorecidos por el gobierno nacional en relación con otras áreas del país”.

Será este 4 de noviembre cuando Nueva Caledonia decidirá sobre su probable independencia. Los acuerdos signados en 1986 fueron el primer paso en el proceso independentista, el cual podría culminar este año.

Nueva Caledonia fue designada como una colonia de Francia a partir de 1853 y las primeras demandas de independencia surgieron a finales de la década de 1970. Surgió el Frente de Liberación Nacional y Socialista Kanak (FLNKS) en 1984, mismo año en que comenzaron los primeros hechos violentos para demandar la independencia.

Independizarse para bien, o para mal

Caledonia no es el primer territorio con deseos de ser independiente. “Desde el colapso del comunismo, han surgido varios países nuevos. Quince nuevos países surgieron de la desaparición de la antigua Unión Soviética; siete de la ex Yugoslavia; y Eslovaquia se separó de la República Checa. Y en el mundo en desarrollo, Eritrea, Timor Oriental y Sudán del Sur han accedido recientemente a la independencia. En general, el veredicto está mezclado sobre cómo les va a los nuevos países independientes. En algunos casos, las nuevas naciones han tenido bastante éxito (por ejemplo, Estonia, Eslovaquia y Eslovenia), mientras que en otras han llevado a estados fallidos, como Eritrea y Sudán del Sur”, explica Rodriguez- Posé.

¿Caledonia será independiente?

Fue en 1987, meses antes de la firma de los acuerdos, cuando se celebró un referéndum en el que ganó la permanencia como territorio francés. Para el referéndum de noviembre próximo las encuestas también muestras una ventaja del voto a favor, según información de France 24.

“No hay un número fijo de países y el mundo ciertamente podría acomodar nuevos países. Sin embargo, una pregunta más importante es cómo les irá a los nuevos países independientes”, señala Rodríguez-Pose. “Aunque todos los movimientos proindependentistas siempre muestran una imagen optimista después de la separación, no hay certeza de que así sea. La única certeza es que, si la independencia se logra a través del conflicto y la violencia, es probable que las naciones recién independizadas enfrenten un futuro económico sombrío por bastante tiempo”.

NÚMERO

195 países independientes existen en el mundo, de acuerdo al Departamento de Estado de EU

DATO

El más reciente territorio reconocido como país independiente es Sudán del Sur, que declaró su independencia el 9 de julio de 2011.

Q & A

¿Qué motiva a regiones del mundo como Cataluña o Caledonia a buscar su independencia?

Los estados nacionales son un fenómeno bastante reciente, que data de mediados del siglo XVII. Su número aumentó dramáticamente con la desconolización en el siglo XX. No hay nada mágico sobre el número actual de aproximadamente 200 estados reconocidos y los esfuerzos de las regiones para separarse son tan antiguos como los propios estados nacionales, particularmente por regiones cuyas poblaciones se ven a sí mismas como distintas del resto de la nación en algunas formas significativas. Cataluña, Escocia, el Tirol y regiones similares se ajustan a esta ley. Sin embargo, los movimientos de independencia no solo surgen; están formados por hábiles políticos que canalizan agravios en los esfuerzos por separarse. En las tres regiones, los líderes secesionistas han persuadido al menos a una minoría fuerte de que la región estaría mejor independiente, en control de su propio destino y sin la necesidad de compartir recursos con las partes más pobres de los países a los que actualmente pertenecen. Y en Europa en particular, esta opción se ha vuelto más atractiva ya que los líderes de los movimientos secesionistas afirman que el nuevo estado independiente sería un miembro de la Unión Europea, disfrutando de los beneficios de la autonomía política sin los costos de la "pequeñez" ya que el país formar parte de un mercado único de 500 millones de personas y una comunidad de defensa mutua de facto.

¿Cuáles son ejemplos de movimientos de independencia exitosos en la historia reciente?

Por supuesto, la ola de descolonización de la segunda mitad del siglo XX es el mejor ejemplo, pero más recientemente hemos visto ambos movimientos violentos de independencia: piense en Eslovenia, Croacia, Bosnia y, como resultado, en el resto de Yugoslavia, y negociados relativamente pacíficos, como Timor Oriental o Sudán del Sur (aunque en el caso de Sudán del Sur en particular después de una larga guerra civil).

En un momento en que parece que las fronteras ya están definidas, ¿podría alguno de estos movimientos tener éxito en independizarse?

La historia nos dice inequívocamente sí. Las naciones son "comunidades imaginadas", como argumentó enérgicamente el politólogo Benedict Anderson. La pregunta es si los líderes secesionistas convencerán a suficientes personas para que imaginen su comunidad de manera diferente, que quieran ser catalanes en lugar de España, y, en segundo lugar, si se puede encontrar una fórmula para dejar ir a la región. Esto es raro, pero puede suceder. Escocia se acercó.

¿Puede la estructura mundial adaptarse a nuevos países?

Sí. El sistema internacional y nuestro orden político se basan en estados nacionales. Acomodar algunos más no cambia la estructura. Lo que el sistema tiene más dificultades para manejar son las formas de autoridad política que no se parecen a los estados nación: piense en redes terroristas, grupos de delincuencia transnacionales o incluso en fenómenos desterritorial como el bitcoin.

¿Qué pueden ofrecer los países respectivos a las regiones independientes para llegar a un acuerdo?

Debido a que es más probable que las regiones ricas quieran separarse, los países en los que actualmente son parte se oponen en general. Ignorar o suprimir el movimiento de independencia a menudo conduce a un mayor apoyo para ellos. Es por eso que la mejor estrategia es involucrarlos y tratar de abordar los agravios subyacentes que han alimentado el secesionismo. Pero el nacionalismo puede alimentarse a sí mismo y demasiadas concesiones no solo pueden llevar a exigir incluso más autonomía, sino también alentar a otras regiones a jugar el mismo juego, lo que desata fuerzas centrífugas. Eso es lo que ha estado sucediendo en España con Cataluña y el País Vasco. Es un acto de equilibrio cuidadoso.

Una de las ironías de nuestra actual era de integración global es que estamos viendo la desintegración en la forma de estos movimientos. Pero es el resultado de personas que buscan significado, de pertenecer a un mundo que está cambiando demasiado rápido para muchos. La lucha contra el secesionismo en última instancia requiere que las personas participen en el status quo, en el orden actual, en lugar de alienarlas aún más, por más difícil que sea políticamente.

En Publimetro TV

¿Cómo son los policías en Rusia? Esto fue lo que nos dijeron los latinos que viajaron al Mundial 2018

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo